jueves, 23 de agosto de 2012

Consejos para trabajar en Vietnam

A falta de seis meses para que concluya mi beca de investigación en Japón me estoy planteando marcharme después a Vietnam para trabajar. Antes de tomar una decisión tan importante, y para evitar hacerlo a ciegas, he decidido venir a Ho Chi Minh City este mes con el fin de tantear el mercado laboral. Durante este tiempo he aprendido algunas lecciones sobre trabajar en Vietnam que me gustaría compartir.



Antes de nada quiero aclarar que no soy ningún experto en esto de buscar trabajo y que mi experiencia se basa en que estuve trabajando en Vietnam durante 2007-2008 gracias al programa de becas ICEX para formación de jóvenes profesionales en la red de Oficinas Comerciales de España en el Exterior y que desde entonces he procurado regresar todos los años para no perder el contacto con el país.

Por lo general, la búsqueda de trabajo en el extranjero siempre es complicada, lo es más aún en Asia donde las diferencias culturales y los problemas de comunicación están más presentes. Pienso que a un español le resultaría más fácil encontrar trabajo en Europa o en América. No obstante, con la crisis afectando principalmente a las economías de Occidente, los ojos del mundo están puestos en Asia, un continente con mucho potencial. Es posible que alguno de vosotros esté pensando en venir aquí para buscar trabajo y Vietnam es una alternativa a tener en cuenta.

Un país de oportunidades

Además de ser un excelente destino para venir de turismo, Vietnam es un país de oportunidades profesionales. Los datos no mienten, se trata de uno de los países del mundo que mayor crecimiento económico ha experimentado en las últimas décadas.

Aunque el país mantiene aún en el presente una forma de gobierno centralizada por el partido comunista, en 1986 Vietnam abandonó formalmente la programación económica Marxista y se introdujeron elementos de mercado como parte de un amplio paquete de reformas económicas conocido como Đổi mới (que en vietnamita significa, "Renovación"). En cierta forma, Vietnam siguió el modelo de China y obtuvo resultados similares. Así, entre 1990 y 1997 Vietnam logró un crecimiento del PIB de un 8% anual y durante los años 2000 al 2002 continuó siendo alrededor de un 7%, convirtiéndose en la segunda economía de mayor crecimiento de Asia. Dicho crecimiento vino sustentado por la producción industrial y la manufactura textil (aprovechando las condiciones de mano de obra barata), y por un gran volumen de exportaciones.


Barcazas intercambiando frutas y verduras en el mercado flotante de Cái Răng, en el Delta del río Mekong.

No obstante, atrás quedaron los tiempos en que los únicos expatriados en Vietnam eran los diplomáticos y los encargados de supervisar las fábricas de ropa, muebles y zapatos. Con su entrada en la OMC en 2006, el Gobierno permitió la entrada de capital extranjero en sectores clave como la construcción, infraestructuras, consumo y servicios, lo que provocó una progresiva modernización del país.

Con la consolidación de un mercado interior son las entidades bancarias y financieras las que intentan abrirse camino ahora en Vietnam, mientras continúa el desarrollo del sector servicios y se impulsan industrias de alto nivel, como las tecnologías de la información. Recientemente se inauguraron en Ho Chi Minh City dos centros tecnológicos, el Parque de Software Quang Trung y el Parque de Alta Tecnología de Saigón, lo que atrajo el interés de muchas empresas dedicadas a las nuevas tecnologías y una fuerte demanda de ingenieros.

Tradicionalmente, Ho Chi Minh City ha sido considerado el motor económico, industrial y comercial de Vietnam, llegando a contribuir con hasta un 20% del PIB nacional, en contraste con el 8% que aporta Hanói, la capital, la cual ha sido siempre más conocida como el centro político y cultural. El proceso de modernización ha sido más evidente en Ho Chi Minh City, cuya mentalidad más abierta y cosmopolita intenta imitar el modelo de su vecina Singapur, aunque en los últimos años Hanói ha sufrido un cambio radical y su economía ha comenzado a expandirse con la apertura de nuevos parques industriales. De acuerdo a un estudio de PwC, Hanoi y Ho Chi Minh City serán respectivamente la primera y segunda ciudades del mundo con mayor ritmo de crecimiento en términos de Producto Interior Bruto entre 2008 y 2025, por delante de ciudades de China o la India. Vietnam camina a paso ligero hacia la modernización.



El crecimiento económico de Vietnam además ha venido acompañado de un descenso del nivel de pobreza, el cual se ha reducido incluso más que en algunos países recientemente industrializados de la zona, y de una mejora paulatina de la calidad de vida y el poder adquisitivo de sus habitantes. Algunos informes estiman que Vietnam podría convertirse en un país desarrollado entre 2015 y 2020.

El papel de los extranjeros en Vietnam

A pesar de los espectaculares datos en cuanto a crecimiento económico, el éxito de las empresas extranjeras en Vietnam no está garantizado y conlleva no menos riesgos que en China. Existen, sin embargo, algunas diferencias entre ambos países. El mercado de Vietnam es más pequeño y a la vez más dinámico, con algunas condiciones favorables como por ejemplo el uso del inglés como idioma de los negocios sobre todo en el sur, en Ho Chi Minh City. Venir a montar un negocio a Vietnam ha sido y continuará siendo siempre una aventura, cada industria sigue un compás diferente y hay que saber desembarcar en el momento oportuno, pero sin lugar a dudas venir a trabajar es hoy en día más posible que hace unos años por la mayor presencia de empresas internacionales en diferentes sectores.


Panorámica del skyline del distrito 1 de Ho Chi Minh City, actualmente en construcción. Coloquialmente, el nombre de Saigón se utiliza hoy en día para referirse al distrito 1 del centro.

Hay dos hechos llamativos que favorecen la llegada de extranjeros para trabajar en Vietnam. En primer lugar, la falta de conocimiento técnico en materias donde la universidad todavía no es capaz de formar personal cualificado y el número de vietnamitas estudiando en universidades de otros países es reducido. En segundo lugar, la escasa presencia de expatriados en comparación con otros países de Asia cuya cultura quizás es más popular y conocida en Occidente, como China o Japón.

Para mantener el crecimiento y seguir modernizándose Vietnam necesita que los extranjeros vengan y aporten innovación y transmitan conocimientos especializados a las nuevas generaciones. En las últimas décadas esta necesidad ha venido cubierta por los llamados Viet-Q o Việt Kiều, la generación posterior a los cerca de tres millones de vietnamitas que abandonaron Vietnam como refugiados tras la Caída de Saigón, muchos de los cuales fueron a parar a Estados Unidos y Francia. Con el tiempo, algunos de los hijos de estos exiliados han regresado a Vietnam para emprender negocios. Y no pocos han tenido éxito. Se dice que los Viet-Q son grandes emprendedores porque su mentalidad y su formación son occidentales pero en apariencia son como cualquier vietnamita y aunque desconozcan por completo el idioma el trato resulta más fácil que con un occidental caucásico. No obstante, a pesar de los esfuerzos del Gobierno de Vietnam por atraer el interés de los Viet-Q, llegará un día en el que el flujo deje de ser constante y, llegado el momento, la presencia de europeos se ve con buenos ojos, quizás por reminiscencias de su herencia francesa.



Uno de los ejemplos más exitosos del movimiento Viet-Q es la cadena de café Highlands Coffee. Se cuenta que su fundador, David Thai, fue testigo del auge de la cadena de café Starbucks en su ciudad natal de Seattle hasta convertirse en una corporación multinacional, y esa inspiración le hizo venir a Vietnam en 1998 para convertirse en el primer vietnamita de origen extranjero en registrar una empresa privada. Con más de 80 cafeterías por todo el país y el control de la producción de café empaquetado para restaurantes, hoteles y supermercados, la entrada de Starbucks en Vietnam (que acaba de convertirse en el primer exportador de café del mundo) se hace muy complicada.

Criterios de elegibilidad para el visado de trabajo

La tasa de desempleo en Vietnam se sitúa actualmente en menos del 5%. Hemos visto además que ofrece muchas oportunidades profesionales, pero no penséis que el país está dispuesto a abrir sus puertas a todos los extranjeros. A pesar de ser un país en vías de desarrollo, para venir a trabajar se exigen los mismos requisitos que en países desarrollados de Asia como Corea o Japón. La normativa legal en torno a la concesión de visados de trabajo en Vietnam dice lo siguiente:

Work permit for foreign laborers working in Vietnam

APPLICATION CONDITIONS AND DOCUMENTS

Eligibility of Applicants

1. Being 18 years of age or older
2. Being physically fit to the work requirements
3. Must have highly technical skills or highly professional qualifications (including: engineers and persons of a standards similar to or higher than engineers; traditional trade artisans) and be very experienced and be senior professionally in the direction of production or business operation or in management work which Vietnamese employees are not yet able to perform.
4. Have no previous conviction or criminal record and must not currently be subject to criminal prosecution or any criminal sentence in accordance with Vietnamese and foreign laws
5. Foreign employees engaged in private medical or pharmaceutical practices or directly carrying out disease examination and treatment in Vietnam must satisfy all conditions stipulated by the Vietnamese laws in relation to private medical or pharmaceutical practice.

Se exige por tanto que los solicitantes dispongan de un alto conocimiento técnico o una alta cualificación profesional (incluyendo ingenieros o estándares similares) y cuenten con una experiencia de categoría senior que les permitan llevar a cabo operaciones de producción o de negocio o gestiones que un empleado vietnamita no sea capaz de realizar.

Application dossiers, which shall consist of the following:

1. Application for issuance of work permit of the labor users;
2. Application for working in Vietnam;
3. Form of criminal record issued by the competent authority from the foreign countries they lived. In case where the foreigners have resided in Vietnam for over six months, they should also submit the Form of criminal record issued by the Department of Justice in the locality where they are living.
4. CV of the foreign laborer’s resume, made according to a form set by the Ministry of Labor, War Invalids and Social Affairs, including an attached photograph of the foreigner.
5. Medical certificate issued in the foreign countries; if the laborer is residing in Vietnam, health certificate must be granted under the regulations of the Health Ministry
6. Legal copies of certificates on professional skills such as: bachelor, master, doctor and certificates on qualifications granted under the existing law of the foreign countries. If foreigners are craftsmen of traditional crafts or are persons having experience, but no formal certificates, shall provide written documents provided by competent authorities of their country attesting to their qualifications and experience.
7. Three color photos (size 3cm x 4 cm) with bare head, taken frontally, showing clearly the face and 2 ears and no glasses

La solicitud de visado de trabajo debe ir acompañada de copias legales del título de grado, master, doctorado y otros certificados emitidos por las autoridades de un país extranjero. Si el solicitante cuenta con habilidades artesanales o tiene cierta experiencia profesional en un sector, pero no cuenta con un certificado oficial, deberá proporcionar documentos emitidos por las autoridades competentes del país acreditando tales cualificaciones y experiencia.

El 17 de junio de 2011 el Gobierno emitió además un Decreto que endurecía la normativa de regulación de empleo de extranjeros en Vietnam. Algunos apartados son especialmente relevantes.

Cambios en la regulación de empleo de extranjeros en Vietnam

1. Ya no hay necesidad de obtención de un permiso de trabajo para jefes representantes de oficinas de representación o jefes de oficinas de proyectos, para los extranjeros transferidos internamente dentro de una compañía que opera en un sector establecido bajo los compromisos de Vietnam respecto a la OMC, trabajadores de proyectos de Ayuda Oficial al Desarrollo y periodistas extranjeros autorizados por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Vietnam.

2. El Ministerio de Seguridad Pública tiene instrucciones de no otorgar visados de trabajo a aquellos extranjeros que no tengan permiso de trabajo, y de expulsar a los extranjeros que trabajen sin permiso de trabajo o cuyo permiso de trabajo haya expirado.

...

4. En virtud del Decreto 34 previo, cuando se solicitaba la extensión de un permiso de trabajo de un empleado extranjero, era suficiente con dar una razón de por qué no se había entrenado a un trabajador vietnamita para reemplazar al extranjero. En el marco del nuevo Decreto 46, la solicitud de prórroga del permiso de trabajo de un extranjero debe ir acompañado de un contrato de formación firmado entre el empleador y una persona vietnamita que será formada para reemplazar al extranjero.

...

7. Antes de contratar trabajadores extranjeros, los empleadores deben anunciar su necesidad de trabajadores vietnamitas en los periódicos locales y centrales. Escuelas internacionales y agencias de empleo están exentos de este requisito.

En resumen, las empresas vietnamitas o extranjeras que soliciten el visado de trabajo para un ciudadano extranjero (o la extensión del mismo) deben justificar ante las autoridades del Ministerio de Empleo porqué desean contratar a un extranjero en lugar de un vietnamita. Los argumentos deben ser razonables, como estar en posesión de un título universitario o una cualificación profesional que sea escasa en Vietnam (por ejemplo, ingenieros, arquitectos, científicos, médicos especializados, pilotos de aviación comercial, etcétera), tener conocimientos de idiomas extranjeros a nivel nativo (por ejemplo, profesores de idiomas), tener habilidades artesanales únicas adquiridas en otro país (por ejemplo, chefs y jefes de cocina), etcétera. Como es evidente, los empleos de escasa cualificación profesional no son aptos para la concesión del visado de trabajo. En otras palabras, el Gobierno de Vietnam no está dispuesto a que un extranjero ejerza un puesto de trabajo que perfectamente puede desarrollar un vietnamita.

Esto contrasta un poco con la situación que se vive en España, que hace años decidió abrir sus puertas a los trabajadores inmigrantes para que estos pudieran desempeñar cualquier tipo de trabajo, ya fuera de baja, media o alta cualificación. No digo que fuera una buena o una mala idea, pero está visto que no todos los gobiernos del mundo coinciden en cuanto a políticas de inmigración y medidas de protección contra el desempleo.


Puestos de verduras en el mercado de Hoi An. En un principio, sectores como el comercio y la hostelería no son los más adecuados para la concesión del visado de trabajo en Vietnam.

Estrategias para buscar empleo

Si después de haber leído esta información pensáis que de acuerdo a vuestro perfil profesional y experiencia seríais capaces de venir a Vietnam y aportar valor en un determinado sector, y además estáis dispuestos a soportar las condiciones de vida de un país de vías de desarrollo, sólo tenéis que poneros mano a la obra y buscar trabajo.



A día de hoy, la mejor estrategia para encontrar trabajo en Vietnam consiste en venir a Vietnam y mover el currículum por medio de contactos. Siendo claro y conciso, encontrar trabajo en Vietnam estando en el extranjero es bastante complicado. Existe la posibilidad de que nos contrate una empresa extranjera y nos envíe allí con un determinado fin, como técnico comercial o representante de una oficina en el exterior, pero en cualquier otro caso las empresas prefieren reclutar trabajadores a nivel local que traer expatriados, principalmente por los costes.

Existen algunas páginas de búsqueda de trabajo por internet como VietnamWorks y han aparecido en escena algunos portales internacionales como RobertWalters, Monster, Careerjet o JobStreet, pero su utilidad es más bien simbólica. Por ahora lo más efectivo sigue siendo el boca a boca, conseguir que un contacto pase tu currículum a la persona indicada en una empresa. Enviar los currículum por correo desde España y esperar a que suene la flauta para hacer las maletas no sirve. Aquí se aplica el refrán que dice que el que quiere peces se tiene que mojar el culo. Aparte, no todos los modelos de negocio se entienden igual en Oriente que en Occidente, por lo que considero fundamental venir aquí y conocer el sector que nos interesa antes de buscar trabajo.



En Vietnam, por regla general, las empresas descartan en primer lugar los currículum que no venga acompañados de la correspondiente dirección y número de teléfono local para avisar en caso de una entrevista. Y es que ninguna empresa en su sano juicio se arriesgaría a iniciar un proceso de selección con una persona que reside en el extranjero y tenga que desplazarse y pedir un visado sólo para hacer una ronda de entrevistas. Por supuesto, puede haber excepciones con determinados perfiles profesionales muy específicos en cuanto a requisitos y con una demanda urgente, pero se trata de casos muy puntuales.

Una vez aquí en Vietnam, uno tiene que salir a la calle y relacionarse tanto con vietnamitas como con extranjeros residentes para tejer una red de contactos. Las oportunidades profesionales pueden surgir en el momento más inesperado en el lugar más inoportuno. Una vez hayan pasado nuestro currículum toca esperar, los procedimientos administrativos en Vietnam llevan su tiempo, así que mejor venir aquí con una buena dosis de paciencia. Lo bueno que ofrece Vietnam, comparado con otros países de Asia, es que el coste de vida aquí es barato y permite por tanto estar más tiempo buscando trabajo.

El contenido recogido en este post tiene mero caracter informativo y puede resultar impreciso en algunos detalles, así que se agradecen los comentarios de cualquier entendido en el tema.

viernes, 3 de agosto de 2012

De vuelta por Vietnam, Persiguiendo mi futuro

Escribo estas líneas a medio camino entre Japón y Vietnam. El caso es que no tuve tiempo de dejar el post preparado pero tiene gracia, ya que es ahí precisamente donde tengo puesta la cabeza estos últimos meses.

Está siendo este un verano ajetreado, con vuelos aquí y allá. Recién acabo de regresar de pasar unos días por España con la familia. Ahora, como cada año, encuentro el momento de cumplir con mi cita de volver a Saigón, la ciudad que antaño me acogió. Año tras año, estas visitas han servido más que nada para revivir los recuerdos más felices, sin embargo, esta vez el motivo del viaje es bien distinto.

Vengo con la intención de poner punto y final a un sentimiento que nunca ha dejado de acompañarme estos últimos años: volver a vivir en Vietnam.



Por seguro que a los lectores de este blog no se les escapa que Vietnam siempre ha ocupado un lugar especial en mi corazón. Que al contar aquí con más o menos gloria mis aventuras por los rincones de Asia, siempre que hablo de Vietnam las palabras van cargadas con más emoción.

Fue mi primer encuentro con Asia. Y ya saben lo que dicen de la primera vez, que nunca se olvida.

Echemos cuentas. Me queda todavía medio año en Japón antes de terminar de estudiar el master en abril. Después, se acabó la beca y toca ponerse a trabajar. Como ya dejé caer anteriormente, intención de volver a España no tengo, así que debería empezar a buscar mi siguiente destino. Podría quedarme a trabajar en Japón, habiendo estudiando en la universidad parece el camino más directo, pero de verdad me gustaría regresar a Vietnam así que voy a intentarlo.

Durante todo el mes de agosto estaré viviendo en Ho Chi Minh City. Principalmente hay dos motivos que me han llevado a tomar la decisión de viajar allí ahora y no cuando termine la beca.

- A falta de medio año para poder empezar a trabajar, aún es pronto para ponerme a buscar ofertas pero el simple hecho de ir hasta allí me permitirá tantear el mercado laboral. Lo de conseguir trabajo en Vietnam por internet todavía no lo tienen muy avanzado, hace falta desplazarse hasta allí en persona para reunir contactos. A final de mes puede que haya logrado hacer dos, una o ninguna entrevista de trabajo, pero pienso que por entonces estaré en condiciones de evaluar mejor si podría trabajar de lo que me gusta o no.

- Por otro lado, quiero comprobar si realmente estoy tan enamorado de Vietnam como parece o vivo únicamente con la nostalgia de lo que un día tuve y nunca más podré volver a tener porque las cirscunstancias han cambiado. Necesito pasar allí una temporada, una semana quizás no sea suficiente, para acostumbrarme de nuevo al ritmo de vida y ver si realmente me encuentro cómodo.

Una vez haya pasado un mes en Vietnam, podré decidir lo que me interesa hacer el año que viene cuando termine mis estudios en Japón.

Si la busqueda de trabajo no sale como yo esperaba o al cabo de un mes veo que no me encuentro a gusto viviendo en Vietnam, no pasa nada. Aún estoy a tiempo de regresar a Japón y ponerme a estudiar japonés hasta conseguir un nivel aceptable que me permita buscar trabajo de aquí a seis meses. Lo que no quiero que ocurra es que abandone Japón sin estar seguro de que no vaya a arrepentirme de esa decisión. Quiero evitar a toda costa terminar llevandome un batacazo, como me ocurrió en Hong Kong. Aprendí la lección y esta vez no pienso hacer las cosas a lo loco.

Si la cosa va bien espero allanar un poco el camino y volver a Vietnam dentro de unos meses para concretar ofertas profesionales y trasladarme una vez haya terminado la beca en Japón.

Llevo meses planeando todo esto en mi cabeza. Igual sobre el papel es más fácil de describir, cuando no hay sentimientos de por medio, pero aún así ha llegado el momento de ponerlo en práctica.

Así que pase lo que pase, esta no es una visita cualquiera.