jueves, 27 de diciembre de 2012

Balance de 2012, propósitos para 2013

El año 2012 llega a su fin y como ya es tradición en este blog es momento de hacer balance.

Este ha sido mi tercer año en Japón. Aprovechando que vivo aquí me he dedicado a seguir descubriendo el país viajando por el interior y le he terminado cogiendo gusto a hacer road trips. Comparado con 2010 y 2011, he viajado menos por otros países de Asia, aunque los pocos viajes que he hecho me han sabido a mucho.

A continuación, voy a repasar mes a mes lo que ha sido para mí este 2012.

★ En Enero comencé el shukatsu o búsqueda de trabajo para recién graduados en Japón. Normalmente este proceso se lleva a cabo un año antes de terminar los estudios universitarios, es decir, aquellos que esperan graduarse en marzo de 2013 buscan trabajo entre enero y marzo de 2012. La búsqueda de trabajo normalmente consiste en asistir a ferias de empleo y seminarios de orientación, ver presentaciones de distintas empresas y posteriormente rellenar formularios y hacer tests en la web de aquellas que te interesan. El resultado fue bastante desastroso porque en Japón todas las empresas, sean japonesas o extranjeras, realizan los procesos de selección en japonés, y aunque podía más o menos defenderme hablando y escuchando, el manejo de los kanji lo llevaba fatal y a la hora de rellenar los formularios a duras penas podía leer y escribir.

Lo que aprendí de todo esto que si quería trabajar en Japón iba a tener que invertir mucho tiempo y esfuerzo en aprender japonés, un sacrificio que en mi opinión no merecía la pena si en el fondo no estaba seguro de querer quedarme viviendo en Japón una larga temporada.

★ En Febrero asistí con el laboratorio de la universidad a un ciclo de conferencias organizado por el Instituto Avanzado de Ciencia y Tecnología de Corea (KAIST) en Daejeon, Corea del Sur. También estuve esquiando por primera vez en Japón, en la estación de Ishiuchi, cerca de Yuzawa en las montañas de Niigata.



★ Marzo era temporada de vacaciones en la universidad, así que organicé un viaje de varias semanas por Indonesia. Primero fui a Yogyakarta para ver Borobudur y Prambanan, dos importantes monumentos declarados Patrimonio de la Humanidad. Durante esos días estuve viajando en solitario y la verdad es que la experiencia fue bastante positiva.



Para la segunda etapa del viaje me junté con dos buenos amigos, Dani y Javi, y desde Jakarta volamos hasta Raja Ampat, un archipiélago en la provincia de Papúa Occidental, al oeste de la isla de Nueva Guinea. La idea era buscar un lugar tan remoto y alejado de las rutas turísticas que ni siquiera apareciese en las guías de viaje. Llegar hasta allí fue una gran aventura, podríamos decir que el viaje de nuestras vidas. Tras una travesía de tres días por mar alcanzamos la isla de Pulau Wayag, uno de los paraísos naturales más bellos de la Tierra. La crónica de este viaje probablemente sea lo mejor que haya escrito en este blog hasta el momento.



★ En Abril comencé el segundo curso del master en Risk Engineering en Japón. Al terminar el primer año había conseguido quitarme de encima todas las asignaturas, así que para el segundo podía centrarme en el proyecto de investigación.

★ En Mayo organicé con mis amigos de Tsukuba un road trip por Japón aprovechando las vacaciones de Golden Week. Comenzamos la ruta por Matsumoto, en la prefectura de Nagano.



Llegamos hasta Awajishima, en la bahía de Osaka, y de ahí cruzamos a Shikoku, la menor de las cuatro islas principales de Japón y donde se encuentra un famoso camino de peregrinación budista.



★ En Agosto fui a Vietnam y estuve viviendo durante todo el mes en Saigón. El objetivo del viaje era tantear el mercado laboral en vísperas de terminar mis estudios en Japón. La idea de regresar a Vietnam me lleva rondando la cabeza desde hace mucho tiempo y es ahora cuando se presenta la oportunidad de hacerlo, así que debo tomar una decisión.



★ En Septiembre vinieron mis padres de visita por Japón. Fue una alegría tremenda tenerles por aquí, organizar el itinerario y acompañarles a todos lados. Disfrutaron mucho y se marcharon muy contentos.



★ En Octubre volví a salir de road trip con los amigos de Tsukuba, esta vez al norte de Japón para ver la bahía de Matsushima, en la prefectura de Miyagi. Puse así la marca en la última de las Tres Vistas de Japón que me faltaba por ver.



★ En Noviembre asistí a una competición de yabusame, la modalidad japonesa de tiro con arco a caballo. Fue muy bonito ver este rito ancestral que data de los orígenes de los guerreros samurái y que ha llegado a conservarse hasta nuestros días.



Ese mes también estuve por Hakone, una región de lagos y montañas en la prefectura de Kanagawa, cerca del monte Fuji. Un destino muy popular en Japón al que tenía ganas de ir.



★ En Diciembre he estado bastante ocupado con la recta final del master. He presentado un paper para intentar conseguir una publicación académica el año que viene con todo el trabajo de investigación de los últimos meses. También he terminado de escribir la tesis de master y he enviado el borrador a mi supervisor académico para que lo revise, antes de entregarlo en enero.


En el ámbito personal...

este año he seguido disfrutando de mi vida en Japón y aprendiendo cosas de esta cultura tan fascinante, aunque por otro lado también me ha tocado aguantar algunas situaciones incómodas y he comprobado que el proceso de adaptación no termina nunca, hasta llegar a un punto en el que a veces no me siento feliz viviendo aquí. Realmente no sé si se trata de la vida de estudiante de universidad o la vida en Japón en general, pero tengo ganas de que llegue abril y termine mi estancia en Tsukuba. Después de tres años haciendo lo mismo necesito un cambio.

Tenía algo de incertidumbre por lo que vendría después, no estaba seguro de querer quedarme trabajando en Tokio, pero después de pasar por Vietnam en agosto vi las cosas más claras. Aquello me hace muy feliz y me apetece volver. Veremos si en 2013 me atrevo a dar el paso definitivo.


En el ámbito blogueril...

este año el blog ha cumplido 5 años, coincidiendo con mi partida a Vietnam en 2007. Como habéis visto, con el tiempo la temática del mismo se ha ido centrando más en los viajes por el este y sudeste de Asia que en las historias personales.

Hace poco hemos estrenado página en Facebook y en Google+, una puesta a punto adecuada para estos tiempos que corren aunque tampoco espero demasiado de ello. Y es que este año he podido dedicar al blog mucho menos tiempo que otros años y ese poco tiempo he preferido emplearlo en escribir entradas que en hacer promoción de los posts en tropecientas redes sociales, subir las mismas fotos a diferentes sitios y estar pendiente de tal concurso de blogs para mirarme más el ombligo.

Echando un ojo a las estadísticas he visto que los post más leídos este año han sido aquellos que brindan un servicio útil al lector (como Guía de Japón, Estudiar un Master en Japón y Consejos para trabajar en Vietnam) y las crónicas de grandes viajes con fotos chulas (la crónica de Raja Ampat ha subido al mismo nivel que El Nido o Angkor). Así pues, de ahora en adelante apostaré más por este tipo de entradas frente a las curiosidades del día a día en Japón, que no han servido más que para un entretenimiento momentáneo y su valor se ha perdido rápidamente.

Lo cierto es que llevo este último año y el anterior quejándome de que no encuentro tiempo para postear cada pocos días o por lo menos cada semana, pero en el fondo prefiero no sentir ninguna obligación y ponerme a escribir cuando realmente tengo algo interesante que contar antes que terminar convirtiendo el blog en una extensión de Twitter o Instagram.

En fin, espero que el 2013 me depare más viajes y que los pueda contar a través de este blog.


Propósitos de año nuevo

Para este año nuevo me planteo los siguientes objetivos:
  • Terminar de escribir la tesis del master y graduarme.
  • Conseguir esa segunda publicación académica que estoy buscando, por si en el futuro siguiera investigando.
  • Encontrar trabajo en Vietnam, si surge una mejor oportunidad que en Japón.
  • Si finalmente me mudo a Vietnam, retomar el aprendizaje del vietnamita.
  • Viajar por algún rincón de Indochina en el que no haya estado todavía.
  • No marcharme de Japón sin visitar las tres o cuatro cosas importantes que me faltan por ver.
  • Escribir un libro sobre los viajes que he realizado por Asia en los últimos años.
Como siempre, todo mi agradecimiento a vosotros, queridos lectores, por vuestro apoyo y por dejar de vez en cuando vuestros comentarios, que son bien recibidos.

Os deseo ¡FELIZ AÑO NUEVO!, que el 2013 os traiga salud, dinero, amor y viajes, muchos viajes.

Un fuerte abrazo.

12 comentarios :

Xavi_kun dijo...

Que buen resumen del 2012, parece que fue un año interesante :)
Mis mejores deseos para el 2013 lleno de nuevos viajes y de curro !!!

Abrazos

Felipe OI dijo...

Pues sí que ha sido un año completito, lleno de experiencias (buenas en su mayoría). Y por lo que parece el 2013 será aún más intenso...

Mis mejores deseos para el nuevo año, sabes que en Corea tienes un apoyo para lo que puedas necesitar :)

Pau dijo...

Se puede decir que no has perdido el tiempo y que el 2013 se presenta igual de ambicioso.

Te deseo lo mejor para el año que estamos a punto de empezar.

Un abrazo!

Anónimo dijo...

Según lo escrito, te has pasado la mitad del año viajando, la cuarta parte escribiendo o pensando acerca de tu futuro y la otra cuarta parte estudiando en la universidad.

En breve te toca decidir si quieres seguir trabajando en Japón, irte a retomar tu vida en Vietnam o escaparte a cualquier lugar del mundo donde valoren tu currículum. Piénsalo, pero piénsatelo bien, porque las opciones que tienes son muchas más de las que crees que hay.

¿De verdad quieres trabajar? ¿O preferirías estar todo el día viajando, escribiendo y tomando fotos?

Hay muchos ejemplos de gente (y no sólo españoles) que cambiaron su rumbo después de una temporada en Japón, y todos ellos encabezados por el magnífico Ignacio Izquierdo.

No, no es la vida en Japón, ni la vida en la universidad japonesa (esa es una buena vida). Simplemente es que no te has cerrado a su cultura, has abierto todos los sentidos para experimentar cosas que nunca creerías que podrían existir. Y esa sensación del día a día te ha gustado demasiado como para ahora plantearte pasar once meses al año esperando el mes de vacaciones, cinco días a la semana esperando al efímero fin de semana, o peor aún, toda una vida esperando a la jubilación (que quién sabe cuándo o siquiera si llegará).

Has vivido en Vietnam con el ICEX, te otorgaron la beca Monbukagakusho, y no sé yo qué otros logros has conseguido. Cualquiera de ellos es considerado imposible por el 90% de la población, y por eso ni lo intentan. Tú sabes que eso, y mucho más, es posible; que puedes conseguir lo que te propongas. Pues venga, ponte en marcha para hacer realidad tus sueños, e intentar que cada día sea como aquella primera semana en Japón, aunque haya que nadar a contracorriente.

Fuetimate dijo...

Que el 2013 sea tu año!
En Fuet-i-Mate
hay un reconocimiento a lo que has vivido hasta ahora

Alatiel y Javier dijo...

Menudo 2012 que te has pegado!!! Que el 2013 sea todavía mejor y que tengas suerte con tu ansiada vuelta a Vietnam.

Nosotros seguiremos pasando por aquí, para seguir tus consejos que nos ha sido de mucha utilidad para preparar nuestros viajes por China y Vietnam. Te hemos incluido en nuestra lista para el premio Dardos.
http://otroviajeenlasmochilas.blogspot.com.es/2012/12/premios-dardos.html
Feliz y viajero 2013!!!

Pepa dijo...

No, si aún te quejarás!! XD Seguro que consigues lo que te propongas, como hasta ahora :D Feliz Año Nuevo! Por mi parte voy a pasar de hacer balance del 2012 porque ha sido bastante difícil, y solo doy gracias de que termine por fin sin consecuencias! XD Grandes esperanzas para el 2013! Un abrazo!

Alberto dijo...

Gracias a todos por los comentarios y por vuestros deseos para el 2013.

@Xavi, a ti te deseo lo mismo, viajes y curro. Que encuentres pronto trabajo en Asia y puedas seguir viajando.

@Felipe, para mí 2012 ha sido un año muy completo, aunque 2013 parece que será más agitado. Con cambios y mucha incertidumbre, pero también con ilusión por comenzar una nueva vida.

Gracias por ofrecerme tu apoyo, amigo.

@Pau, intento aprovechar mi estancia en Asia al máximo para vivir experiencias. Mis mejores deseos para ti en 2013. Que tengas muchos viajes.

@Anónimo, tu comentario me ha hecho reflexionar bastante. Supongo que tendrás tus razones para comentar desde el anonimato, pero siento como si fueras alguien cercano a mí que me conoce muy bien.

Has dado totalmente en el clavo. A estas alturas, después de tanto trote por Asia, ya no concibo la vida sin viajar. Me aterra empezar a trabajar y que quedarme encerrado, esperando que lleguen los días de vacaciones para poder escaparme. Precisamente en Japón las vacaciones son muy escasas, un motivo por el cual no quiero quedarme aquí trabajando.

Lo que comentas de estar todo el día viajando, escribiendo y tomando fotos, el dedicarme por completo a los viajes, es muy tentador. Es un estilo de vida que alguna vez me he planteado pero por el momento no tengo la confianza suficiente como para dar el paso. Una parte de mí quiere empezar una carrera profesional, pero no hasta el punto de dedicarme sólo a trabajar y ganar dinero, sacrificando los viajes. Lo ideal sería un término medio, vivir en algún país de Asia desarrollando algún tipo de actividad profesional que me deje tiempo para viajar. He comprendido que en Japón esto es muy difícil por varios motivos: casi no hay días de vacaciones, los precios de los billetes de avión son muy caros y al estar en el extremo noreste de Asia se tardan muchas horas en llegar a otras partes del continente. Pienso que Vietnam es una mejor opción porque la cultura del trabajo es más flexible y al estar situado más en el centro, la mayoría de países que quiero visitar están a pocas horas en avión y los billetes son más baratos.

Así pues, por el momento intentaré trabajar en Vietnam y dejar los viajes como una afición. Pero en el futuro no descarto cumplir ese sueño de echarme la mochila a la espalda y dedicarme sólo a viajar. El tiempo dirá...

Gracias por tu aportación, es uno de los mejores comentarios que he tenido en el blog, me ha hecho pensar.

Alberto dijo...

@Fuetimate, muchas gracias por el reconocimiento. ¡Feliz 2013!

@Alatiel y Javier, gracias. Ese es mi mayor deseo para este año, volver a Vietnam. Veremos si se cumple.

Gracias por pasaros por aquí. Me alegra que el blog os haya sido de utilidad para preparar vuestros viajes. Oir eso me anima a seguir escribiendo.

Es un honor que me hayáis incluido en vuestra lista de premiados. :-)

Que el 2013 os traiga muchos viajes.

@Pepa, no me quejo, pero siempre podría ser mejor. Ya sabes que no me conformo, jejeje.

Espero que en el 2013 se cumplan tus esperanzas.

¡Feliz Año Nuevo!

Abrazos.

Anónimo dijo...

Alberto, soy el mismo Anónimo de antes. No es que me esconda, simplemente es que en comentarios tan personales no me gusta dejar demasiado rastro. Soy ese que estuvo estudiando nanociencia en Yokohama con una Monbukagakusho y que al acabar decidió dejar de lado la ciencia para estar en las nubes.

El caso es que cuando me quedaba un año o así para acabar, tuve unos pensamientos parecidos a los que te he puesto. Y aunque costó trabajo decidirse, aunque decepcioné a gente que creía que iba a seguir por un camino que ya tenía bien enfilado, y posiblemente lo peor de todo, dejar de ser independiente para volver a casa (que no es que esté mal, pero ya me había hecho mi propia vida), pues fue algo que de momento ha merecido (mucho) la pena.

Al contrario de lo que crees, apenas te conozco de intercambiar comentarios o algún que otro mensaje. Pero la forma de escribir, o mejor dicho, lo que escribes entre líneas de forma voluntaria o involuntaria me recuerda un montón a lo que yo sentía cuando estaba en Japón acabando mi Master. A ojos de la gente se podía decir que había conseguido llegar a una posición exitosa, pero ante mí mismo sabía que ese era un camino que no iba a alimentar mi alma. Era vender mi tiempo para ganarme los fines de semana y vacaciones, en lugar de intentar disfrutar cada día, independientemente de que fuera festivo o laboral.

Te animo a que intentes convertir de algo que te apasiones y hacer de ello tu vida. No sé, puede ser escritor de guías de viaje, acompañante cultural, traductor/intérprete, pfff... o yo que sé. El caso es que si hay un momento en la vida para intentarlo es ahora, cuando acabes esta etapa, porque aún eres joven, no tienes ataduras familiares (supongo!), habrás ahorrado algo en Japón, y tienes un plan B al que volver en caso de que algo salga mal.

Ánimo, y hasta otra!

Alberto dijo...

@Anónimo,

Vale, ya sé quien eres. ;-) Por tu forma de hablar, pensé que bien eras alguien conocido o bien alguien que había pasado exactamente por la misma situación que yo, lo cual era menos probable.

Recuerdo que antes de venir a Tsukuba estuve leyendo tu blog mientras terminabas tus estudios en Japón, con tus dudas e incertidumbres sobre tu futuro. Recuerdo que te planteaste cambiar de destino pero al final lo descartaste todo por volver a casa, abandonar tu carrera de investigador científico y dedicarte a lo que más querías: estar en las nubes.

Entiendo que después de haber sido independiente en Japón tuvo que ser muy duro regresar a casa y volver a depender de tu familia, pero digamos que fue un pequeño sacrificio por un bien mayor. Ahora que has conseguido lo que te proponías puedes decir que sin duda mereció la pena arriesgar lo que habías construido en Japón por hacer lo que más te apetecía. Yo siento una admiración profunda por lo que hiciste.

En mi caso, me pasa algo parecido. Hay gente entre mi familia y mis amigos que espera que me quede en Japón. Que después de haber conseguido meter el pie, manejarme con el idioma y obtener un título universitario trabajar aquí debería ser el paso inmediato. Y en su opinión también es el paso más razonable, ya que Japón es un país desarrollado, los sueldos son altos, la calidad de vida es buena y bla bla bla, pero al igual que tú yo pienso que este camino no me lleva a la felicidad. Aunque yo he vivido aquí como estudiante, he conocido cómo es la vida trabajando en Japón de la mano de amigos y conocidos, y la verdad, pienso que ese estilo de vida no está hecho para mí. Para algunos la prioridad puede ser ganar dinero, o trabajar en la industria más puntera y aprender de los mejores. En ese caso Japón es el lugar indicado. Para mí, el trabajo es secundario, prefiero no sacrificar mi tiempo libre y poder viajar a menudo, ver mundo, y en Japón difícilmente voy a poder hacerlo por la manera en la que se trabaja aquí.

Por ese motivo me planteo un cambio de destino a un lugar donde las condiciones sean más flexibles. Como he dicho antes, por el momento no me planteo dedicarme exclusivamente a viajar ya que mi profesión también me apasiona y me gustaría seguir trabajando en ello. Así que intentaré hacerlo en el país de destino.

Aunque es una apuesta casi segura, conlleva cierto riesgo así que el momento para hacerlo es ahora, cuando termine mi beca y no tenga ninguna atadura (dejar un trabajo siempre es más complicado).

En fin, de nuevo agradezco tu comentario, tú que has pasado por lo mismo me puedes dar mejores consejos que nadie. El cambio que me planteo no es tan radical como el tuyo, pero tu experiencia me sirve como ejemplo de que a veces uno consigue triunfar saliéndose del guión establecido. No descarto hacerlo en un futuro, pero veamos primero si funciona el plan que tengo en mente.

Abrazos

Javier I. Sampedro dijo...

Muy buen balance de este año que dejamos atrás, avanzando en los estudios y con tiempo para escapadas viajeras que ayudan a desconectar y retomar las cosas con más fuerza. Seguro que el 2013 depara buenas cosas, no tengo duda; el poder quedarte en Asia algo que tienes como prioridad y seguir descubriendo la región, y el propósito de escribir un libro de los viajes me parece muy interesante y ambicioso a la vez.

Ánimo con todo! feliz año!