lunes, 24 de octubre de 2011

¿A dónde hemos llegado?

Un supermercado de Tokio muestra los niveles de radiación de los productos
The Asahi Shimbun, 24 de Octubre de 2011

En lugar de informar de la fibra dietética y las calorías, un minorista en Tokio ha decidido informar de los niveles de cesio radiactivo junto al precio de sus frutas y verduras. El propósito, aliviar cualquier preocupación de los consumidores acerca de la contaminación radiactiva en los alimentos.

Un dispositivo medidor de radiación instalado en el supermercado permite detectar la cantidad de yodo radiactivo y cesio presente en cualquier producto, los niveles se muestran junto al precio del producto en la etiqueta de cada estante. El dispositivo puede detectar niveles de radiación de al menos 10 becquerelios por kilogramo.


En la imagen se muestra la etiqueta de la pera nashi con el precio y los niveles de radiación, 10 ベクレル (10 bequerelios)

Kunihiko Takeda, profesor de ingeniería en la Universidad de Chubu, dijo que mostrar el nivel de radiación es bueno tanto para el consumidor y el minorista. "Decir simplemente que 'es seguro' sólo contribuye a crear un sentimiento de desconfianza", dijo Takeda. "Si se proporciona la información los consumidores pueden comprar artículos incluso de Fukushima (Prefectura) después estar convencidos. Esto también beneficia a los productores."

Un ama de casa de 37 años que compró unas uvas en las que se detectaron 22 becquerelios de cesio dijo, "Tengo más confianza porque han llevado a cabo mediciones y muestran los resultados."

El supermercado tiene un rincón destacado donde pone a la venta productos de la prefectura de Fukushima. Los estantes ofrecen 22 tipos de frutas y verduras cultivados por agricultores de Fukushima, también pone a la venta arroz recogido con anterioridad al terremoto del 11 de Marzo.

Debido a que muchos consumidores empezaron a evitar las verduras provenientes de la prefectura de Fukushima tras el accidente nuclear de la central de Fukushima Dai-ichi, los responsables del supermercado decidieron ayudar a los agricultores vendiendo sus productos mostrando al mismo tiempo los niveles de radiación.

Los clientes del supermercado disponen de una lista de los estándares de radiación establecidos por distintas naciones. La lista incluye las cifras de Ucrania, país que establece unos niveles mucho más estrictos que los de Japón tras el accidente de Chernobil en 1986. Por ejemplo, mientras que el nivel de radiación de las frutas y verduras en Japón es de 500 becquerelios por kilogramo, en Ucrania, el nivel es de 40 becquerelios para los vegetales y 70 becquerelios para las frutas.

Los directivos del supermercado están considerando la opción de separar los productos en dos secciones: "dentro de los estándares de Ucrania" y "dentro de los estándares de Japón" en caso de que alguno de los productos supere los niveles de Ucrania. Uno de los directivos de la compañía dijo: "Aunque al final sea el consumidor el que tome la decisión, es necesario dar toda la información y ofrecer alternativas a los clientes".

La mayoría de los supermercados no muestran los resultados de las pruebas de radiación o establecen sus propios estándares en base a que cualquier producto cuyos niveles de cesio radiactivo sean inferiores a los establecidos por el gobierno (500 becquerelios por kilogramo) es seguro.

Por el contrario, algunas compañías que ofrecen productos directamente a los consumidores están estableciendo sus propios estándares porque los clientes tienden a mostrar un mayor interés por la seguridad de los alimentos. Por ejemplo, Radishboya Co. ofrece productos orgánicos a sus clientes y estableció a partir de septiembre sus propios estándares, que son una décima parte de los del gobierno. Otra empresa de mensajería, Pal System Co., ha establecido a partir de octubre sus propios estándares también, que son una quinta parte de los estándares del gobierno. Cualquier producto que supere sus propios estándares no será entregado.


(Traducido de "Retail outlet displays radiation levels of produce", The Asahi Shimbun, October 24, 2011)


Hace unos meses era un chiste gráfico, hoy es una realidad. ¿A dónde hemos llegado?

21 comentarios :

Javier I. Sampedro dijo...

Si que es irónico que lo pusieran a modo de humor y finalmente se ha convertido en realidad.

Creo que si esta medida se llevara a cabo en cualquier otro país, la gente pondría el grito en el cielo. Japón siendo más tolerante y sabiendo del problema, se lo toman como una buena forma de dar a conocer los datos al ciudadano, que sea transparente y luego no digan que se les oculta la verdad.

Seguro dará de que hablar..

Pepa dijo...

Supongo que con todo lo que ha pasado, y por muy controlados que sean los japoneses, un poco de psicosis con la radiacion tiene que haber... me parece buena medida como algo temporal hasta que se pase esa psicosis, pero creo que lo mas util para ello seria comparar no con niveles permitidos, sino con niveles medios medidos en lugares lejanos en los que nunca haya habido ningun tipo de problema de radiactividad.

Es decir, si estuviese ahi, me tranquilizaria más saber que la manzana que me estoy comiendo no tiene mas radiacion que si me la estuviese comiendo en casa, que saber que en ucrania tambien me dejarian comermela.... no se si me explico....

Alberto dijo...

Esa si que es buena,

¿niveles medios medidos en lugares lejanos en los que nunca haya habido ningun tipo de problema de radiactividad?

O Bq/Kg.

El Cesio-137 es un isótopo radiactivo de cesio que se produce por fisión nuclear (artificialmente).

Pepa dijo...

Ahm... pensaba que "algo" de radiacion había en todas partes... pos entonces si que es un poco surrealista y macabro, si...

Pau dijo...

A una sociedad paranoica

Anónimo dijo...

Alberto, siento decirte que estás equivocado. Hay una radiación de fondo en todo el globo, que obviamente varía de un sitio a otro. Por ejemplo, zonas con sustrato granítico tienden a tener una radiación de fondo más alta que otras zonas.

Aquí tienes un mapa con radiación de fondo.

http://a-place-to-stand.blogspot.com/2011/06/linear-no-threshold-calculating-alleged.html

No dudo de que ahí el índice de radiación sea superior al de otras zonas, pero de ahí a que lo normal sea 0, o que los niveles sean alarmantes, hay un mundo.

Un saludo.

Alberto dijo...

Anónimo,

Gracias por tu aportación. Ya sabía lo de la radiación natural o radiación de fondo. De hecho, la tengo en cuenta para hacer mis cálculos de dosis de radiación recibida viviendo en Japón, como puedes comprobar aquí http://www.volver.asia/2011/08/viajar-japon-despues-del-terremoto.html

En este post estamos hablando de la contaminación por cesio radiactivo, Cs-137, cuyo límite permitido está fijado por el gobierno de Japón en 500 Bq/kg (2000 Bq/Kg para el yodo radiactivo I-131). Según tengo entendido, el isótopo de Cs-137 tiene Abundancia Natural = 0 porque se trata de un isótopo artificial. (http://en.wikipedia.org/wiki/Caesium-137).

http://www.aist.go.jp/aist_e/taisaku/en/measurement/index.html
With regard to the explosion of Fukushima Dai-ichi Nuclear Power Plant, AIST has started to monitor the radiation dose in the air and the radiations from fallout. [...] We found radionuclides of Te-132, I-131, I-132, I-133, Cs-134, and Cs-137. These radionuclides are expected to be released from the nuclear power plants at Fukushima because these are not exist in the environment.

Si fuera así, el nivel de Cs-137 en alimentos que no han sido expuestos a radiación artificial sería 0 Bq/kg, como he dicho.

Pero vamos, no soy ningún experto en física nuclear así que puedo estar equivocado. Corrígeme si es así...

Anónimo dijo...

Lo que dices es cierto, pero la radiación es igual venga de Cesio, de Radón, de Yodo o de cualquier otro isótopo radiactivo. Vamos, que es un lo mismo 1 Becquerel de Cesio que 1 Becquerel de Radón, o Tritio o lo que sea, y hasta donde yo sé no tiene sentido distinguirlos.

Es cierto que cada isótopo tiene un tiempo de semidesintegración diferente, y que no todos los isótopos decaen de la misma forma (pueden emitir rayos gamma, partículas alpha, beta, dar lugar a otros isótopos, etc, y cada una de estas condiciones tendrá un impacto diferente), pero el becquerel no distingue nada de eso, simplemente es una unidad para "contar" el número de decaimientos.

Yo tampoco soy un experto, pero personalmente creo que los datos de la radiactividad de las frutas/vegetales no valen de nada si no se ponen al lado de cifras medidas en otras partes del mundo y en otras condiciones. Si se miden 20 Becquereles en una manzana en Tsukuba, y 5 en Móstoles, pero el límite está en 200, cuál es el problema? En Móstoles nadie diría "no te comas tantas manzanas que puedes intoxicarte". Los límites de seguridad tienen un margen bastante grande y estaban puestos de hace tiempo, si antes se confiaba, por qué no hacerlo ahora?

Alberto dijo...

Entiendo, gracias por responder el comentario. Parece que tienes más idea que yo sobre el tema.

Sobre los límites, parece que 500 Bq/kg para Cs-137 es un límite razonable, pues el estándar CODEX habla de 1400 Bq/kg redondeado a la baja a 1000 Bq/kg. (Hablamos sólo en caso de emergencia nuclear, claro)

Quizás esto no sea preocupante siempre que el gobierno controle que todos los alimentos distribuidos para el consumo están por debajo de ese umbral, aunque el hecho de que algunos supermercados decidan llevar a cabo mediciones de forma unilateral no da mucha confianza. Menos aún que algunos otros incluso establezcan sus propios estándares inferiores a los del gobierno; ¿con esta medida pretenden dar a entender que cualquier producto con niveles superiores a sus estándares, aunque inferiores a los del gobierno, es perjudicial para la salud?

Mi mayor preocupación no son los niveles en sí, sino el hecho de que un tema tan serio como la contaminación radiactiva pase a ser algo tan cotidiano como las calorías. Me parece macabro. Mientras un alimento esté por debajo del límite me parece bien que sea apto para el consumo, pero pienso que dar a conocer la información exacta infunde paranoia. ¿Te imaginas dudando entre comprar un producto más barato que otro pero con mayor contaminación radiactiva? Me entran naúseas sólo de pensar eso y sólo de saber que me estoy metiendo X bequerelios al cuerpo de más por culpa de la radiación de Fukushima. No me parece forma de vivir, sinceramente.

En fin, gracias por aportar a la discusión.

Pepa dijo...

Estoy siguiendo el debate porque me parece muy interesante :)

Alberto, sobre lo de que ciertos supermercados establezcan sus propios limites al margen de los del gobierno, me parece que lo más probable es que responda simplemente al márketing: si la sociedad está paranoica con la radioactividad, venderán los productos mejor cuanta menos radiacion se supone que tengan.

Alberto dijo...

Gracias por seguir la discusión, Pepa.

Tienes razón con eso último, se trata de marketing. Pero una vez más, reitero que hacer de la radiación algo tan trivial, algo con lo que se puede jugar a la hora de hacer dinero con los consumidores, me parece macabro.

Si la FAO y la OMS dicen en el CODEX Alimentarius que por debajo de 1000 Bq/kg un alimento es seguro, ¿a qué viene rebajar aún más los niveles decretados por el gobierno? Creo que mina bastante la confianza de los consumidores en el propio gobierno.

Saludos

Felipe Otero Iglesias dijo...

Lo del etiquetado no es nada. Me han dicho que en la sección de pescadería de algunos grandes almacenes de Corea tienen incluso contadores Geiger para demostrar que el nivel de radioactividad es bajo.

Anónimo dijo...

Me había olvidado de esto totalmente. Es lo que tiene comentar como anónimo, que no llegan notificaciones jejeje. Yo no creo que poner en las etiquetas la actividad radiactiva cree paranoia, creo que precisamente se etiqueta respondiendo a una paranoia que ya había.

Hace poco fueron los grandes premios de F1 y MotoGP en Japón, y se escuchó de todo, desde equipos que llevaban su propia agua para ducharse, hasta otros que llevaban su propia comida. La paranoia ya estaba ahí y lo estuvo desde primeras horas. No sé los medios en Japón, pero los medios en España se preocuparon explícitamente de alimentar esa paranoia. Simplemente porque el miedo vende. Y se faltó a la verdad y mucho, cosa que creo que hizo flaco favor a la sociedad japonesa.

En resumen, creo que no hay que exagerar, expuestos a radiación estamos continuamente, la tripulación de aviones comerciales por ejemplo recibe mucha más radiación que una persona que tiene un trabajo en tierra, cada vez que te haces rayos X, un TAC, un PET o que recibes radio terapia tu cuerpo absorve radiación, y siempre y cuando estés en los límites no tienes problema. No hay que asociar radiación con muerte y enfermedades. El exceso de radiación sí produce muerte y enfermedades, igual que el exceso de cierto tipo de medicación, o el exceso de hamburguesas del McDonalds. Pero nadie escapa del McDonalds como si nada más pegar un bocado se fuera a morir. Soy consciente de que esto último es un poco demagógico, pero la analogía es válida, en mi opinión. Hay que temer el exceso, la acumulación, no la mera presencia. Si te ponen los datos en una etiqueta puedes calcular a lo que te expones, y eso debería ser tranquilizador. En mi opinión los únicos que tienen motivos de preocupación son los que trabajan en la central ahora mismo, y aún así cuando un trabajador entra en contacto con un área contaminada se le retira inmediatamente y se descontamina lo mejor posible.

Por cierto, ya que estamos aunque posteé como anónimo no lo soy. Soy Damián, quedamos en Shibuya hace algo más de un año, cuando estaba ahí visitando a una amiga :-). Y ya que estamos te comento que le enseñé tu blog de vietnam a 2 amigos de allí que conocí aquí (Alemania) y uno de ellos me ha dicho que has captado perfectamente el espíritu del país. Casi se emociona cuando vio que a su ciudad le llamabas "la ciudad de la eterna primavera" jejeje.

Nara dijo...

Hola,

He seguido los comentarios de este post y me ha parecido interesante la discusión, así que me gustaría añadir algo, como información.

Como dice "anónimo", es cierto que un becquerelio de radiación da igual de dónde venga, si de cesio, radón, o lo que sea. Y en principio nos afecta igualmente siempre que sea radiación externa o ambiental.

El mayor problema está en la exposición interna. Así, si un alimento tiene becquerelios de más, a causa de isótopos no naturales provenientes, como puede ser el caso, de un accidente nuclear, ese isótopo entra en tu organismo. En ese caso sí importa de dónde viene la radiación, porque cada isótopo se puede fijar en determinadas partes del cuerpo y te irradia desde dentro. Así, el cesio puede fijarse en el corazón, dando problemas cardíacos, el estroncio en los huesos, dando problemas óseos, el plutonio en los pulmones, pudiendo dar cáncer pulmonar, etc. Además, dependiendo de la vida media de los mismos, dichos isótopos pueden estar durante años irradiándote y dañando tu ADN.

Por esto, no es lo mismo recibir "radiación de más" por un viaje en avión, que recibirla por comer arroz contaminado con cesio radiactivo, por ejemplo.

También me gustaría decir a raíz de lo que comentas, Alberto, sobre lo que la OMS dice que es seguro, primero que esos valores han sido aumentados, al principio tras el accidente de Chernobyl (no volvieron a bajarlos), y después tras Fukushima de nuevo. Y segundo, que la OMS tiene un acuerdo firmado con la Agencia Internacional de la Energía atómica (AIEA) por el cual la primera no puede difundir ningún estudio relacionado con los efectos o peligros de la radiación sin la aprobación de la segunda. Es decir, que en este como en otros temas, lo que diga la OMS, por desgracia, no nos puede resultar muy fiable.

Saludos

Alberto dijo...

@Damián,

claro que recuerdo que quedamos en Shibuya, espero que sigas intentando conseguir la oportunidad de venir a Japón. Que tengas suerte. Te agradezco que hayas salido del anonimato, es más fácil así.

Atendiendo a la discusión, yo creo que añadir la información de la radiación detectada en la etiqueta de los alimentos ciertamente responde a la preocupación y al interés de los consumidores, pero es que al mismo tiempo alimenta la paranoia haciendo que estos no confíen en el gobierno. El gobierno debería prohibir estas prácticas. Si un alimento por debajo de un límite es seguro, pues se pone a la venta y punto, sin dar más explicaciones. El problema está en establecer ese límite, el gobierno lo subió a 500 Bq/kg pero algunas empresas lo están rebajando, ¿por qué?, ¿porque no es lo suficientemente seguro? Pienso que debería haber cierta coherencia en todo esto, no tiene sentido que en Japón sea 500 Bq/kg y en Ucrania 40 Bq/kg.

Lo que comentas de la radiación absorbida cuando se viaja en avión o se somete uno a rayos X o un TAC, te lo refuta Nara. La comparación no sirve porque no es lo mismo exponerse a radiación externa que interna. Si una particula radiactiva se introduce en el organismo (a través de la respiración o de la cadena alimenticia) emitirá radiación a lo largo de su vida media (en el caso del yodo radiactivo son 8 días, pero en el caso del cesio son 30 años y el estroncio 38 años). Como dice Nara, esas partículas se adhieren selectivamente a determinadas partes del cuerpo y bombardean radiación continuamente causando daños con el paso del tiempo (el yodo se adhiere al tiroides, el cesio a los músculos causando tumores, el estroncio a los huesos causando leucemia).

El accidente nuclear tuvo lugar y no hay vuelta atras, así que las únicas formas de prevenir posibles daños es evitar que Fukushima siga liberando partículas radiactivas a la atmósfera, descontaminar las zonas donde se han depositado altas concentraciones de partículas arrastradas por la lluvia (últimamente puedes leer en las noticias que han encontrado puntos calientes en Tokio) y controlar la contaminación radiactiva en los alimentos (de lo que estamos tratando en este post).

A corto plazo, los únicos que tienen problemas son los trabajadores de Fukushima por la exposición externa a altas dosis de radiactividad, como dices. Fuera de la zona de exclusión, las dosis de radiación son bajas. A largo plazo, el problema lo tenemos todos aquellos que vivimos en Japón y estamos siendo sometidos a exposición interna por la asimilación de partículas radiactivas a través de la respiración o de los alimentos. Pienso que cuanto mayor es la cantidad de radiación detectada en un alimento mayor es la probabilidad de ingerir partículas radiactivas así que fijar un límite adecuado de contaminación radiactiva me parece más que necesario. Y jugar con ello me parece perverso.

@Nara,

gracias por tu aportación. Estoy de acuerdo con lo que dices pero lo último me deja bastante preocupado. Si no podemos fiarnos de las recomendaciones de la OMS apaga y vámonos. El problema que genera es gravísimo, por un lado los gobiernos deben atender a las recomendaciones de los organismos oficiales y los ciudadanos seguir las indicaciones del gobierno. ¿Podemos fiarnos de estudios llevados a cabo por organizaciones independientes como Greenpeace? Conozco a más de uno que dice que estos informes son sensacionalistas, sesgados (biased) y en algunos casos paranoicos.

Muchas gracias a los dos por participar y mantener la discusión activa.

Saludos

Anónimo dijo...

Alberto, sobre lo del anonimato es que en realidad nunca tuve intención de tenerlo "activamente", sino que comento así por pereza básicamente, y porque tampoco es necesario para la discusión, aunque como dices es cierto que es bueno ponerle caras a los nombres :-)

Tenéis toda la razón al decir que no es lo mismo la radiación recibida en un vuelo que la recibida por consumo de un alimento con actividad radiactiva. Pero a eso me refería con que el problema no es la radiación, sino el exceso. Y eso nos lleva a dos cosas:

-Las etiquetas de por si dicen poca cosa, porque hablan de actividad, no de dosis. Es decir, los isótopos que tienen esos alimentos, en que medida se van a fijar en el organismo o se van a desechar? Se debería hablar de Sieverts o millisieverts, no de Becquereles. Por tanto, me da la sensación de que es información cosmética, como ya dije antes hay que aportar más datos que sólo X Bequereles/kilo.

-Los límites se supone que tienen en cuenta todos los parámetros. Como dice Alberto, sino te puedes fiar de eso, apaga y vámonos. Nara, dices que la OMS y la AIEA tienen un acuerdo. Es la primera noticia que tengo, así que me puse a mirar. Dice 2 cosas interesantes:

"Siempre que cualquiera de ambas organizaciones tenga el propósito de iniciar un programa o actividad relativo a una materia en que la otra organización esté o pueda estar fundamentalmente interesada, la primera consultará a la segunda a fin de resolver la cuestión de común acuerdo."

Es decir, que tienen que ponerse de acuerdo, como pasa siempre que se inicia un estudio/actividad multidisciplinar. Pero antes de eso también se dice lo siguiente:

"la Organización Mundial de la Salud reconoce que incumbe en primer lugar al Organismo Internacional de Energía Atómica el fomentar, facilitar y coordinar la investigación, el desarrollo y la aplicación práctica de la energía atómica con fines pacíficos en el mundo entero, sin perjuicio del derecho de la Organización Mundial de la Salud a fomentar, estimular, facilitar y coordinar en todos sus aspectos la labor sanitaria internacional, con inclusión de la investigación científica."

Es decir, en caso de conflicto de intereses, la AIEA no puede vetar a la OMS (sin perjucio del derecho...).

Respecto a si los límites se han aumentado o no, pues la verdad no lo sé, pero no veo ningún motivo para desconfiar de ellos. Desde el punto de vista económico creo que tendría un impacto mucho mayor el tener que tratar a un porcentaje significativo de la población de ciertas enfermedades, que simplemente traer frutas del sur del país durante unos meses. Y desde el punto de vista político, con la mala prensa que tiene todo lo relacionado con lo nuclear, y con lo desconocido en general, no creo que compense aumentar ningún límite si no hay motivos para ello, ya que el impacto político sería enorme. Otra cosa es que hubiera corrupción de por medio, pero no creo que a nadie le interese meterse en esos berenjenales. Cuando se trata de ciencia siempre hay un grupo intentando refutar al otro, o demostrar al mundo que lo pueden hacer mejor o más grande, o llegar más lejos. Es un mundo muy competitivo, y si unos científicos de la OMS dicen que X es un límite seguro, y no lo es, seguro que va a haber otro grupo refutando los estudios, y aportando pruebas y tirando los límites de la OMS abajo. Porque el que más destaca es el que se lleva la fama y el que consigue más dinero para si mismo y su grupo, para poder seguir creciendo y destacando.

Respecto a esto último seguro que hay muchos estudios que "prueban" muchas cosas. Pero la verdad, he visto alguno y me ha dado la misma sensación que los que intentan vender avistamientos de ovnis como algo serio y cotidiano.

Creo que, una vez más, me he enrollado como una persiana jajaja

Anónimo dijo...

Mmmh, no aparece mi último comentario. Bueno, era demasiado largo como para volver a escribirlo jeje

Alberto dijo...

No sé qué ocurre que no deja publicarlo como anónimo, pego lo que me ha llegado como notificación por email:

Alberto, sobre lo del anonimato es que en realidad nunca tuve intención de tenerlo "activamente", sino que comento así por pereza básicamente, y porque tampoco es necesario para la discusión, aunque como dices es cierto que es bueno ponerle caras a los nombres :-)

Tenéis toda la razón al decir que no es lo mismo la radiación recibida en un vuelo que la recibida por consumo de un alimento con actividad radiactiva. Pero a eso me refería con que el problema no es la radiación, sino el exceso. Y eso nos lleva a dos cosas:

-Las etiquetas de por si dicen poca cosa, porque hablan de actividad, no de dosis. Es decir, los isótopos que tienen esos alimentos, en que medida se van a fijar en el organismo o se van a desechar? Se debería hablar de Sieverts o millisieverts, no de Becquereles. Por tanto, me da la sensación de que es información cosmética, como ya dije antes hay que aportar más datos que sólo X Bequereles/kilo.

-Los límites se supone que tienen en cuenta todos los parámetros. Como dice Alberto, sino te puedes fiar de eso, apaga y vámonos. Nara, dices que la OMS y la AIEA tienen un acuerdo. Es la primera noticia que tengo, así que me puse a mirar. Dice 2 cosas interesantes:

"Siempre que cualquiera de ambas organizaciones tenga el propósito de iniciar un programa o actividad relativo a una materia en que la otra organización esté o pueda estar fundamentalmente interesada, la primera consultará a la segunda a fin de resolver la cuestión de común acuerdo."

Es decir, que tienen que ponerse de acuerdo, como pasa siempre que se inicia un estudio/actividad multidisciplinar. Pero antes de eso también se dice lo siguiente:

"la Organización Mundial de la Salud reconoce que incumbe en primer lugar al Organismo Internacional de Energía Atómica el fomentar, facilitar y coordinar la investigación, el desarrollo y la aplicación práctica de la energía atómica con fines pacíficos en el mundo entero, sin perjuicio del derecho de la Organización Mundial de la Salud a fomentar, estimular, facilitar y coordinar en todos sus aspectos la labor sanitaria internacional, con inclusión de la investigación científica."

Es decir, en caso de conflicto de intereses, la AIEA no puede vetar a la OMS (sin perjucio del derecho...).

Respecto a si los límites se han aumentado o no, pues la verdad no lo sé, pero no veo ningún motivo para desconfiar de ellos. Desde el punto de vista económico creo que tendría un impacto mucho mayor el tener que tratar a un porcentaje significativo de la población de ciertas enfermedades, que simplemente traer frutas del sur del país durante unos meses. Y desde el punto de vista político, con la mala prensa que tiene todo lo relacionado con lo nuclear, y con lo desconocido en general, no creo que compense aumentar ningún límite si no hay motivos para ello, ya que el impacto político sería enorme. Otra cosa es que hubiera corrupción de por medio, pero no creo que a nadie le interese meterse en esos berenjenales. Cuando se trata de ciencia siempre hay un grupo intentando refutar al otro, o demostrar al mundo que lo pueden hacer mejor o más grande, o llegar más lejos. Es un mundo muy competitivo, y si unos científicos de la OMS dicen que X es un límite seguro, y no lo es, seguro que va a haber otro grupo refutando los estudios, y aportando pruebas y tirando los límites de la OMS abajo. Porque el que más destaca es el que se lleva la fama y el que consigue más dinero para si mismo y su grupo, para poder seguir creciendo y destacando.

Respecto a esto último seguro que hay muchos estudios que "prueban" muchas cosas. Pero la verdad, he visto alguno y me ha dado la misma sensación que los que intentan vender avistamientos de ovnis como algo serio y cotidiano.

Creo que, una vez más, me he enrollado como una persiana jajaja

Alberto dijo...

Bueno, he estado preguntando a un profesor de mi universidad muy metido en estos asuntos y en su opinión las recomendaciones de la OMS están influenciadas por su acuerdo con la IAEA así que en materia de cómo afecta la radiación nuclear a la salud la información puede no ser fiable. No ha sabido darme muchas explicaciones, quizás Nara pueda añadir algo más al respecto.

Este mismo profesor me ha pasado anteriormente algún que otro informe de Greenpeace y, a pesar de la fama que tienen, la información que presentan parece bastante fiable, con mediciones llevadas a cabo por laboratorios independientes reconocidos. La verdad es que me fío más de estos informes que de los que publica el gobierno japonés. Sin entrar en conspiraciones, parece que existen conexiones entre los políticos y la industria de la energía nuclear (no se trata de corrupción, sino más bien que parte de la financiación que reciben los partidos proviene de las compañías eléctricas). En fin, que no inspiran confianza ciega, y ya han demostrado cagarla en el pasado.

Lo único que saco en claro de todo esto es que en caso de haber consecuencias, estas tardarán en llegar porque el efecto es a largo plazo. Por ahora me queda un año y medio hasta acabar el Master. De seguir esto así consideraré seriamente abandonar Japón porque no me apetece poner en riesgo mi salud ni mucho menos andar rayándome cada vez que voy al supermercado a hacer la compra o leo el periódico.

Un saludo

Nara dijo...

Hola,

Ha pasado ya un tiempo pero he encontrado este vídeo y como hablan un poco sobre las relaciones OMS-IAEA, me he acordado de lo que comentábamos aquí.
Dejo el enlace por si es de tu interés:
http://www.youtube.com/watch?v=MZR_Fvp3RrQ

Algunos extractos al respecto:

"In 1995 the Director General of WHO, Dr. Hiroshi Nakajima, tried to inform on Chernobyl by organizing in Geneva an international conference with 700 experts and physicians. This tentative was blocked. The International Agency for Atomic Energy blocked the proceedings which were never published. The truth on the consequences of Chernobyl would have been a disaster for the promotion of the atomic industry."


"Today out of 100 children in Belarus, ony 20 can be declared to be healthy. Before the Chernobyl catastrophe the number was 80 out of 100. The IAEA, the UNSCEAR and the World Health Organization, who do not study the effects of the internal contamination by incorporated radionuclides, have no explanation for the increased incidence of somatic pathologies in those children."

Saludos

Alberto dijo...

Gracias por compartir el vídeo, Nara.

Es bastante duro saber que la OMS no puede actuar en defensa de la población cuando hay problemas derivados de la energía nuclear de por medio.

Saludos