lunes, 8 de agosto de 2011

Impresiones del viaje por Japón

Ya estoy de vuelta de mi viaje por el centro y el oeste de Japón. Estos meses de verano estoy de vacaciones en el laboratorio y hasta septiembre no comienzan las clases del master, así que ahorré para irme de viaje unos días. El verano pasado viajé a China para encontrarme con mis amigos, así que este año tocaba quedarse en casa y lanzarse a descubrir Japón. Ya era hora, después de más de un año viviendo aquí me daba reparo conocer tan poco el país, pero ahora veo que la decisión de esperar tuvo sus ventajas. Se disfruta mucho viajando por el país nipón si se tiene un conocimiento básico del idioma y el verano pasado tenía poca o ninguna idea de hablar japonés.



Quizás esa ha sido la mejor impresión del viaje, demostrarme a mí mismo que puedo desenvolverme sin problema con el japonés. Durante mi día a día en Tsukuba apenas lo utilizo ya que el campus en el que vivo es una burbuja de estudiantes, profesores e investigadores que utilizan el inglés como lengua vehicular. Durante el tiempo que llevo aquí he aprendido japonés pero apenas he tenido ocasión de practicarlo, tanto en el laboratorio o en las clases del master como en compañía de otros estudiantes internacionales siempre tiro a lo cómodo, el inglés. Me ha venido bien ponerme en situación y forzarme a hablar en japonés, cada conversación llevada a buen puerto ha sido una recompensa.



Cuando estaba organizando el viaje unos meses atrás me encontré con la paradoja de que a la hora de viajar por Japón aquellos que vienen de turismo tienen más facilidades que los nacionales o los extranjeros residentes. La razón es que los primeros pueden optar al Japan Rail Pass. Este billete de transporte disponible sólo para turistas permite hacer uso ilimitado de los servicios de transporte de la compañía JR, fundamentalmente autobuses y trenes incluyendo el Shinkansen o tren bala japonés. Yo planée el viaje con mi amigo Noel de México, compañero de beca Monbukagakusho que llegó a Japón al mismo tiempo que yo. Siendo los dos residentes en Japón no podíamos adquirir el Japan Rail Pass, así que tuvimos que utilizar otras armas para viajar en plan low-cost por Japón: la aerolínea Skymart, que ofrece vuelos a partir de ¥9,800, y el billete de tren 18 Kippu, que permite utilizar trenes locales y rápidos de la compañía JR de forma ilimitada durante 5 días (consecutivos o no) por tan solo ¥11,500, o lo que es lo mismo ¥2,300 al día. Es como una especie de Japan Rail Pass disponible para nacionales y residentes en Japón sólo que no permite utilizar el tren express limitado ni el tren bala, por lo que los tiempos en los desplazamientos se alargan considerablemente. El billete está disponible únicamente durante la temporada de vacaciones escolares en primavera, verano y otoño.



También utilizamos el coche en algún momento para tener mayor flexibilidad y llegar a algunos puntos cuyo acceso en tren es más complicado. Convalidar la licencia de conducir española por una japonesa fue una buena decisión que tomé en su día.



Sin más que añadir, os dejo con el mapa de destinos. Algunos están incluidos en el circuito típico turístico, mientras que otros suelen ser frecuentados más bien por turistas nacionales.



La idea del viaje era empezar por el centro y salir por el oeste en avión y hacer el resto de desplazamientos por tierra. Así, la ida fue desde el aeropuerto de Ibaraki hasta Kobe y el regreso desde Kitakyushu hasta Haneda. En cuanto a los vuelos low-cost, lo cierto es que los precios siguen la tónica habitual del transporte en Japón y me siguen pareciendo absurdamente caros en comparación con las compañías de vuelos low-cost que operan en el sudeste asiático y que ofrecen la misma calidad de servicio: AirAsia, Jetstar o Cebu Pacific, por mencionar algunas.



La primera etapa del viaje transcurriría en la región de Kansai. Así, el primer destino de la lista era Kobe, una de las ciudades de Japón en abrir primero su puerto a Occidente y recibir su influencia. En la actualidad es una ciudad cosmopolita muy popular entre los residentes extranjeros por su calidad de vida.



De ahí nos movimos a Osaka, donde haríamos noche durante una semana mientras por el día visitábamos sitios de alrededor. Siendo conocida por su vibrante vida nocturna, decidimos dejar Osaka para el fin de semana y aprovechar para salir de fiesta.



Cerca de Osaka se encuentra Nara, la antigua capital de Japón durante el período Nara (710-784). Es unos de los destinos turísticos más visitados de Japón por sus templos en excelente estado de conservación.



Fuimos también a Amanohashidate, en la costa del Mar de Japón. Este lugar está reconocido como una de las tres mejores vistas de Japón. Dicen que la barra de tierra que conecta las dos costas de la bahía de Miyazu representa una puente que sube hacia el cielo si se mira el paisaje boca abajo. Lo mejor fue bañarse en sus playas.



Otro de los destinos fuera del circuito típico que visitamos fue Ise, lugar de peregrinaje para los japoneses. Además de su gran belleza tradicional destaca sobre todo por su significado espiritual, ya que es aquí donde se encuentra el santuario sintoísta más sagrado del país.



La segunda etapa del viaje transcurrió en la región de Chugoku, con Hiroshima como nuestra base de operaciones. La ciudad es por todos conocida por ser el escenario del fin de la segunda guerra mundial, pero lejos de permanecer anclada en su trágico pasado encontramos una de las ciudades más dinámicas y modernas de Japón.



Desde Hiroshima se puede llegar fácilmente a Miyajima, uno de los iconos paisajistas representativos del país nipón con el enorme torii de color bermellón que reposa en el mar. El lugar está también catalogado como una de las tres mejores vistas de Japón.



Por último, hicimos un corto viaje al pasado hasta Iwakuni para ver su castillo y su puente de cinco arcos que datan del período Edo (1603–1867).



En total han sido diez días viajando por el centro y el oeste de Japón, sin apenas tiempo para el descanso: un día, un destino diferente con multitud de cosas interesantes que ver. Intentaré contarlo todo punto por punto con más detalle en sucesivos posts. Además de hacer turismo y visitar lugares interesantes, gracias a este viaje mi percepción de Japón ha cambiado a mejor. Definitivamente la imagen de Japón que ofrece Tsukuba no se corresponde con la que he ido descubriendo a cada paso que he dado, a cada tren que he cogido durante las últimas semanas. Quizás he tardado demasiado tiempo en darme cuenta de ello, pero tengo el presentimiento de que si continúo viajando por Japón más me gustará estar aquí.

8 comentarios :

Pepa dijo...

Pues a la espera quedamos de ver los posts individuales de cada cosa. Me alegro sobre todo de que cada vez el país te vaya conquistando más. Un abrazo

Andres = คนตรส dijo...

Yo sobre todo me alegro de poder volver a ver las magníficas fotos.

La verdad que gracias a tu blog consigo por el momento seguir pegado algo a Asia.

Un abrazo.

Pau dijo...

Curioso post Alberto. Yo las dos veces que he estado en Japón fue como turista y me pareció que las ventajas del JR Pass eran brutales. Me preguntaba si había algo parecido para los "locales" y tu post me lo ha explicado.

Con ganas de leer tus post para recordar algunos lugares muy especiales para nosotros.

Un abrazo!

EL TÍO CHIQUI dijo...

Me parece insuficiente el abono de transporte para residentes, ya que aunque el precio es reducido, tienes la enorme desventaja de tardar horas y horas en llegar de un sitio a otro. Aunque si tienes tiempo suficiente...puede valer.

El JR pass es una pasada, y lo es principalmente por la velocidad con la que te puedes desplazar con él.

abrazos!

CaDs dijo...

Geniales las fotos y el relato. Yo para el próximo año quiero hacer algo parecido, lanzarme por mi cuenta a viajar por aquí y ver si me puedo desenvolver bien con el japonés.

Javier I. Sampedro dijo...

Un viajecito bastante intenso por lo que podemos leer y conociéndote, tendremos aún más crónica por delante. Viaja todo lo que puedas por aquellas tierras, quien pudiese... igual un día hasta podemos hacer un viajecito juntos por la zona norte de Hokkaido, dan ideas por aquí. jeje

Un abrazo!

Pachem dijo...

Muy de acuerdo con todos los comentarios.

Genial post e increibles imágenes. Muchas gracias por compartirlo Alberto.

Alberto dijo...

Gracias a todos por dejar vuestro comentario.

@Pepa, poco a poco irán llegando los post individuales. Como digo, fue casi 1 día 1 destino así que hay mucho que contar y muchas fotos que enseñar. Con Vietnam me pasó lo mismo, cuando empecé a viajar por el país fue cuando terminé enamorándome. No sé si me pasará lo mismo con Japón...

@Andrés, bueno con tu viaje a China seguro que te ha vuelto a entrar el gusanillo de Asia. A ver si vuelves pronto por aquí.

@Pau, así es, yo también pensaba que habría algún tipo de ticket parecido al JR Pass por lo menos para los estudiantes de universidad, pero tan sólo un mísero descuento. El 18 Kippu sale barato, 2300 yenes al día, pero tiene sus limitaciones. Muchos de los sitios a los que he ido este verano ya los has visitado tú también con tus dos grandes viajes.

@Chiqui, al ser estudiantes dinero no teníamos, pero tiempo todo el del mundo, así que algún día lo pasamos en tren de sol a sombra. Un trayecto que el Shinkansen cubre en 1h30, a nosotros nos llevó 6 horas, vaya diferencia.

@Carlos, viajar a la aventura en Japón es una buena forma de poner a prueba tu nivel de japonés. Este viaje me ha dado mucha confianza y me ha animado mucho a seguir estudiando.

@Javi, ha sido un viaje tan completo como el de Marzo por el sudeste así que hay mucho que contar. En Hokkaido todavía no he estado y he oído hablar muy bien de esa parte de Japón. También me queda Kyushu, igual de interesante. Poco a poco iremos completando el mapa. Si podemos organizar algo juntos molaría, como siempre.

@Pachem, de nada. Ya tendrás oportunidad de viajar cuando estés viviendo aquí tú también. ;-)

Abrazos a todos.