sábado, 26 de marzo de 2011

Noches por todo lo alto en Singapur

Continuando con la crónica de mi viaje en Marzo por el sudeste asiático hoy toca contar lo que aconteció después de pasar por Ko Tao, Tailandia para hacer el curso de submarinismo. Javi y yo habíamos conseguido por fin la ansiada certificación de buceo y había que celebrarlo, así que reservamos el fin de semana para pasarlo en Singapur invitado por nuestro gran amigo Mike, compañero de beca ICEX. Ah, la agitada Singapur, qué agradable es volver de nuevo, sentir que me recibe con los brazos abiertos siempre que voy dispuesto a dejarme los dineros desparramando por la noche. Esta no era una excepción y venía con compañía, el fin de semana prometía ser legendario.



El viernes nada más aterrizar en Changi fuimos directos a casa de Mike y este nos recogió en la estación. Momento de sonrisas y abrazos, reminiscencias de aquellos míticos reencuentros de nuestra anterior vida ICEX, mientras haya amistad nunca pasarán de moda. Como veníamos con hambre nos llevó de cena y mientras tomábamos unas Tiger y una buena ración de morning glory nos pusimos al día. Después fuimos al piso de Mike y allí nos estaba esperando Dani, el otro genio y figura. Había pasado justamente un año desde que fuera con estos dos a liarla a Filipinas y era ya la segunda vez que me invitaban a pasar unos días en su casa en Singapur.

Tomamos unas copas en casa y después salimos por Clarke Quay. Recuerdo poco o nada de esa noche, jajaja... justo lo que quería.

Al día siguiente, sábado, nos levantamos super tarde (salir de fiesta tras un viaje de 24 horas no le deja el cuerpo bien a nadie) y pasamos la tarde en la piscina del condominio. Después de comprobar cómo viven los expatriados en Singapur a uno le da la impresión de que vivir en Tokio es un atraso. Yo ya he dicho que si tengo la oportunidad aquí en Japón no me quedo, en el sur se vive mejor (por supuesto que el clima ayuda).



Cuando estaba atardeciendo salimos a hacer algo de turismo por la ciudad y fuimos hasta el centro para visitar el recientemente inaugurado hotel-casino Marina Bay Sands.



La anterior vez que pasé por Singapur todavía no se encontraba acabado, así que me quedé sin subir a la plataforma elevada abierta al aire libre, el Sands SkyPark.





Desde arriba las vistas no decepcionan, especialmente de noche. A un lado Marina Bay, con el Singapore Flyer iluminado.



Al otro lado el distrito de Riverside, con los rascacielos de Raffles dominando el skyline.



El mirador del Sands SkyPark da la vuelta a la plataforma por uno de sus extremos, así que por todos lados había gente pegada al cristal sacando panorámicas nocturnas de Singapur para llevarse de recuerdo.



En el centro de la terraza está el restaurante KU DÉ TA, uno de los iconos culinarios más distintivos de Asia.



Javi y yo estábamos de celebración, así que esa noche decidimos tirar la casa por la ventana y entrar a cenar. Tuvimos suerte de pillar mesa ya que íbamos sin reserva ni historias.



KU DÉ TA es un restaurante de cocina asiática moderna, inspirada por los viajes de su chef desde el norte al sudeste de Asia. Para empezar pedimos sashimi de salmón ligeramente pasado por la plancha, de forma que por fuera estaba un poco hecho pero por dentro conservaba la esencia del sashimi y se te derretía en la boca.



De segundo un filete de atún en su punto medio-hecho con verduras, unos pinchos de teriyaki y unos chipirones fritos crujientes.



Todo estaba delicioso y para nuestra sorpresa tampoco salió tan caro (para tratarse de un restaurante tan famoso, me refiero), 46 € por persona.

Junto al restaurante está la impresionante piscina, para uso exclusivo de los clientes del hotel. Nadar a 200 metros de altura con la ciudad entera frente a ti tiene que ser una experiencia única. Quizás algún día cuando sea rico, jajaja.



Después de la experiencia en Marina Bay Sands regresamos a casa para quedar con Mike y salir de marcha. Esa noche Dani se había pirado de viaje así que éramos 3 para ir de fiesta. No problem, pillamos un taxi y al centro.



El plan era empezar la noche haciendo botellón junto a la estatua del Merlion, ahí con estilo. Creo que la foto de abajo lo dice todo, jejeje, nunca he tenido mejores vistas en un botellón.



La botella la compré en el Duty-Free del aeropuerto, al fin me acordé de hacer compras después de aterrizar. Siempre me despisto y una vez dentro de Singapur el alcohol sale muy caro por los impuestos. Tras terminarnos la botella apareció la novia de Mike con una amiga de la jet-set singapurense que nos coló en la lista de uno de los locales chic de One Fullerton. Olé.



La noche siguió con igual de buen ritmo que el día anterior y por vez consecutiva regresamos a casa a las tantas, después de pasar por mil y un sitios: una discoteca repleta de chinas finas, un club de estilo barroco en un hotel, un antro de perversión abierto a última hora de la noche... y el clásico desayuno del McDonalds.

El día siguiente Javi regresaba a Hong Kong. Tras los dos fines de semana de desfase en Bangkok y en Singapur y los días de playa en Ko Tao volvía el tío a casa con una sonrisa de oreja a oreja, necesitaba esas vacaciones. Mi plan de viaje original incluía abandonar Singapur ese día también para quedar con Jago en Kuala Lumpur, Malasia. Sin embargo, el ajetreo en las últimas semanas había sido muy intenso; primero Vietnam, luego Tailandia y después Singapur, sentía que necesitaba parar quieto un rato. Aparte, por entonces no sabía si el viaje tendría que alargarse unas cuantas semanas por el desastre del terremoto de Tohoku en Japón, así que quise ver bien cómo evolucionaba la situación y estudiar mis alternativas. Decidí quedarme por tanto unos días más en Singapur.



Pasado el fin de semana, salí a recorrer el centro de la ciudad. Lo he visitado ya más veces pero me gusta pasear y disfrutar de la solana ecuatorial.







Me acerqué de nuevo hasta el Marina Bay Sands para verlo de día en todo su esplendor.





Lo cierto es que no deja indiferente a nadie, o te encanta o te parece la mayor horterada del mundo, aunque, digan lo que digan, el concepto es una maravilla de la arquitectura moderna.



Por la tarde quedé con Dani, que ya había regresado de su viaje, y quiso llevarme a un sitio muy molón: la terraza de bar más alta del mundo, el 1-Altitude.



Está situado en el piso 61-63 del rascacielos One Raffles Place, en pleno distrito financiero, a 282 metros del suelo. Eso lo sitúa por encima incluso del Sands SkyPark y del Swissôtel, al que subí la anterior vez que pasé por Singapur.







El bar 282 en la planta 61 no sale especialmente caro y si se pide una consumición se puede acceder a la terraza en la planta 63. De otra forma es necesario pagar entrada, tomad nota del truco. Aún así, yo la hubiera pagado bien a gusto porque las vistas son de infarto, especialmente durante la puesta de sol.





Cuando anochece el sol se esconde y la ciudad se ilumina, es agradable tomarse una copa mientras cambia el tono del paisaje urbano. Desde luego que el sitio me sorprendió y doy gracias a Dani por descubrírmelo. Lo recomendaría como uno de los puntos de obligada visita de la ciudad. Si es posible, acudir durante el atardecer y esperar a que caiga la noche.





Poco más que añadir, mi experiencia en Singapur estaba cumpliendo todas las expectativas. Me queda por contar lo que hice los otros dos días que pasé en esta jungla de asfalto, que parece que te atrapa ya que es al mismo tiempo ciudad y estado, ¿conseguiría no caer en el aburrimiento? Lo veremos en el próximo capítulo.



Muchas gracias a Mike y a Dani, como siempre fue un placer ir de visita.

7 comentarios :

Pepa dijo...

El capullo de Mike ya no actualiza su blog :( no tenía claro siquiera si seguia en Singapur. Que bien os lo montais, leñe, a veces me arrepiento de no haber pedido sudeste asiático en la entrevista de la beca (claro que no vale de nada lamentarse, porque probablemente tampoco me lo habrían dado, y Senegal tampoco estuvo mal). Que me ha encantado el post, a pesar de los deleznables sentimientos de envidia que me despierta, jejjej (como siempre). Un abrazo :D

Pau dijo...

Está claro que esa generación ICEX ha quedado muy unida jejeje

Singapur nos atrae muchísimo, de hecho Vero me comentó que tenía ganas de ir... quizás sea nuestro próximo destino asiático. Nunca se sabe ;)

Javier I. Sampedro dijo...

A ver que saque cuentas... he estado 3 veces ya en Singapur y aún con ganas de seguir visitándola más veces. Que suerte haber podido descubrir un sitio de la mano de Dani y con esas vistas tan espectaculares. Para la próxima me lo apunto ;)

La cenita del Kudeta fue tremenda, y la suerte que tuvimos al tener una mesa en cuestión de segundo, priceless! y estaba todo de vicio. La mejor forma de empezar la noche singapuriense antes de la fiesta.

EL TÍO CHIQUI dijo...

Joer...allí estuve el año pasado viendo la bahía desde el Marina Bay...la próxima no me pierdo ese baño en la piscina...jurao!

irenegallego dijo...

Voy a dejar de visitar tu blog porque la envidia me corroe! xD
Genial el post, como siempre.
Un abrazo!

Xavi_kun dijo...

Buufff, que ganas de ir a Singapour!! todo el mundo me ha hablado bien y viendo las fotos y lo que cuentas parece espectacular!

De echo en breve voy a empezar a mandar currículums a ver si hay sitio por allí.

Un abrazo

iRe dijo...

Que fotazas y que vistas... me he quedado anonadada! Yo también quiero ir :( Ha sido un placer conocer tu blog :) Me iré pasando :D

Saludos desde Valencia!!