viernes, 12 de marzo de 2010

Ojos en la proa, una antigua superstición

Si alguna vez viajáis al Delta del Mekong y observáis con atención os daréis cuenta de que muchas de las embarcaciones tienen pintados un par de ojos en la proa.





Después de haber recibido las sugerencias de los lectores paso a explicar la razón por la que llevan esta curiosa marca pintada en el casco y su significado. Gracias a todos por participar.

Como sabéis, en muchos países del mundo las tradiciones suelen tener a veces dos orígenes: uno fantástico y uno histórico. Cuando hablamos de Vietnam es importante tener siempre en cuenta ambos ya que la cultura popular rica en mitos y leyendas está muy presente en la sociedad vietnamita de ayer y de hoy.

Origen fantástico

Atendiendo al origen mitológico, la leyenda de los ojos pintados en los barcos provendría del mismísimo Lạc Long Quân, considerado el primer rey de Vietnam y el padre de los vietnamitas.

En aquel tiempo -allá por el 2839 a.C.- la tribu de los Viet asentada en el Delta del Río Rojo en el Norte de Vietnam se encontraba aislada del mundo por causa de unas temibles bestias y monstruos que rodeaban el territorio por mar y tierra y dirigían contínuos ataques contra la población. Uno de estos monstruos era Ngư Tinh, un gigantesco pez que desde hacía siglos vivía en el Mar del Este y tenía atemorizados a pescadores y a navegantes que intentaran llegar lejos de la costa. Se decía que tenía una boca tan grande que podía tragarse entero un barco de hasta diez hombres.


Lạc Long Quân, que descendía de una estirpe de dragones y contaba con una fuerza sobrehumana, se ofreció a ayudar a los inocentes. Ordenó construir un enorme barco y se dirigió a la cueva donde vivía el pez Ngư Tinh. Logró engañarle para que se acercara y cuando el pez abrió la boca para intentar comérselo le clavó un tridente. Esto le produjo un terrible dolor y quedó suficientemente debilitado para que Lạc Long Quân pudiera sacar su espada y cortar la cabeza del pez, acabando con su vida.


Cuando se dirigió a los pobladores de la costa para comunicarles que había terminado con la opresión de Ngư Tinh les ordenó que pintaran dos grandes ojos en la proa de sus barcos. De esta forma, a su paso las embarcaciones asustarían a las criaturas que vivían debajo del agua. Así mismo, les dijo a los pescadores que se tatuaran figuras de animales feroces en el cuerpo para poder sumergirse y bucear sin temor a ser atacados.


Todos los vietnamitas conocen esta leyenda y es probable por tanto que si preguntamos a un pescador la razón por la cual sus barcos tienen dos ojos pintados nos responda que para asustar a los tiburones y otros peces peligrosos, ya que estos temen enfrentarse a un enemigo más grande.

Laura es la que más cerca ha estado al sugerir que los ojos hacen parecer al barco una especie de pez gigante, dragón o monstruo aunque no con el fin de asustar a los malos espíritus, opinión que comparten Eloy y el/la comentarista anónimo, sino a las criaturas marinas. No obstante, es posible que en su origen el desconocimiento de la fauna marina hiciera que muchos pescadores pensaran que dichas criaturas podían encerrar malos espíritus y que el objetivo era asustarlos de igual modo.

Chiqui y Rober se han ido un poco por las ramas al situar el contexto en una batalla. Aunque eso sí, en lo de intimidar o asustar con la mirada han acertado.

Origen histórico

En cuanto al origen histórico, seguramente tiene que ver con una práctica conocida como Oculi (plural de ojo en latín) que apareció por primera vez en Egipto como bien habéis sugerido la mayoría de los lectores, y con el paso del tiempo llegó a extenderse por el Mediterráneo, las dos costas de África (como corrobora Pepa), la India y el Lejano Oriente. Así es como lo explica James Hornell en sus trabajos Boat Oculi Survivals: Additional Records. Vol. 68, Jul. - Dec., 1938 y Survivals of the Use of Oculi in Modern Boats. Vol. 53, Jul. - Dec., 1923 para The Journal of the Royal Anthropological Institute of Great Britain and Ireland.

Como bien dice Monika, en el Antiguo Egipto el Ojo de Horus, dios con cabeza de halcón, se utilizaba frecuentemente como emblema en todo tipo de amuletos por sus cualidades protectoras y contrarrestantes del mal de ojo. El ojo sagrado era así mismo motivo de decoración en la punta de los barcos funerarios con el objetivo de que los ojos hicieran de guía del cuerpo hasta las dependencias de Osiris, dios de los difuntos.


Se desconoce por cual de las dos razones los fenicios (1200 a. C. - 539 a. C.), en contacto con el Egipto faraónico, empezaron a adornar sus naves con dos ojos pintados en la proa, pero como apuntan Robert y Lorco se sabe que rápidamente extendieron esta costumbre por todas las civilizaciones del Mediterráneo, incluida España, y ha llegado hasta nuestros días. Existe un tipo de embarcación pesquera de origen fenicio conocida como jábega que se usa actualmente en regatas deportivas en el litoral de Málaga y una de sus características es la presencia de unos ojos en la proa.

Además de griegos y romanos, uno de los pueblos en adoptar la costumbre fenicia de pintar los ojos en la embarcación fueron los árabes. Probablemente fueron estos los que se encargaron de llevar dicha costumbre desde el Levante mediterráneo hasta el Lejano Oriente a través de las rutas comerciales con India y China, Ruta de la Seda por mar y Ruta del Incienso. En esto habéis coincidido Robert y Pepa.



Sin embargo, con el surgimiento del Islam en el año 622 el vínculo entre el Mediterráneo y Asia se rompe, puesto que los preceptos del Corán prohibían cualquier representación de la figura humana o sus partes, incluído el oculus. La marca de los ojos desaparece de las embarcaciones del Mar Rojo y el Golfo Pérsico y no se vuelve a ver hasta llegar a la India, de ahí continúa por Birmania, Vietnam hasta llegar al sureste de China.

La razón por la que los árabes entraron en contacto con los pobladores de la costa a lo largo del camino y pudieron transmitir sus costumbres es sencilla. Se sabe que los navegantes de aquella época aprovechaban los vientos monzónicos para moverse en dirección Este-Oeste a través del Oceano Indico y Sur-Norte a través del Mar de China, permaneciendo en puntos intermedios hasta que los vientos soplaran en dirección opuesta con el cambio de estación. En algunos casos llegaban a permanecer varios meses, tiempo suficiente para que los pescadores locales aprendieran las costumbres de estos navegantes extranjeros. Una de las cosas que por supuesto llamaría su atención sería la presencia de los dos ojos pintados en la proa del barco.

Los pescadores locales debieron pensar que al igual que los ojos ayudaban a los navegantes árabes a encontrar la ruta en sus largas travesías también les ayudarían a ellos a encontrar buenos puntos de pesca y el camino de regreso a casa. En tierra, los ojos permanecen quietos e inanimados, pero en el mar el movimiento de las olas hace que cobren vida, como si la embarcación fuera un animal marino más que cuenta con ojos para guiar su camino y esquivar el peligro, como bien decís Monika y Lu. Los ojos otorgan alma al barco, que debe cuidar de los pescadores y devolverlos a su hogar sanos y salvos.

La tradición del Oculi en Vietnam

Los primeros vínculos entre Vietnam y el Mediterráneo datan de los primeros siglos d. C.. Existen indicios de que el enclave arqueológico de Óc Eo al Sur de Vietnam podría tratarse de lo que en el s. II los romanos denominaban Kattigara como la punta más al Este del Mar Índico, ya que se han encontrado monedas del Imperio Romano entre otros objetos excavados.



En la época en la que los primeros navegantes de Occidente llegaron a Vietnam el territorio se encontraba dividido en varios reinos, con los Viet bajo dominio chino al Norte en la zona del Delta del Río Rojo, los pre-Champa en el Centro y los Fúnán (pre-Angkor) al Sur en el Delta del Río Mekong.

Existe la posibilidad de que cada una de las distintas regiones recibiera la visita de los comerciantes árabes y tomara prestada la marca de los ojos pintados en la proa interpretándola a su manera. Eso explicaría por qué los diseños son diferentes en unas y otras zonas del país.

  • En el Centro de Vietnam las marcas de los ojos son estrechas y afiladas.



  • Si viajáis por ejemplo a Hội An os encontraréis estas marcas en los botes y barcos pesqueros.





  • En los pueblos costeros de Vũng Tàu y Mũi Né, al Este de Ho Chi Minh City, la forma de los ojos es ovalada terminada en punta, un diseño curiosamente muy parecido al original del ojo de Horus.



  • En Mũi Né basta con acercarse hasta el puerto al atardecer para encontrarse los barcos pesqueros atracados.



  • En el Sur, en la zona del Río Saigón y el Río Mekong, los ojos de las embarcaciones fluviales son ovalados.



  • Los mercados flotantes en el Delta del Mekong son el mejor lugar para comprobarlo.



  • En la isla de Phú Quốc, en el Golfo de Tailandia, la forma es completamente redonda en cambio.



  • Quizás al ser esta una tierra aislada y apartada de la península el diseño evolucionó de forma independiente.



    No obstante, a pesar de las diferencias en el diseño en cualquiera de las regiones de Vietnam el significado es el mismo para los pescadores, que los ojos sirvan de guía y les permitan encontrar buenos puntos de pesca y regresar a casa más tarde a salvo de los numerosos peligros que esconden los ríos y los mares. Vietnam es una nación profundamente ligada al agua, gran parte del territorio se encuentra rodeado por mar y al mismo tiempo los dos grandes asentamientos en el interior se han dado a orillas del Delta del Río Rojo en el Norte y del Río Mekong en el Sur, los dos grandes ríos navegables.

    Tengan los ojos pintados en la proa su origen en una antigua superstición que vino de Occidente o en una leyenda local nadie lo sabe con certeza, la tradición simplemente se ha trasmitido de padre a hijo y hasta ahora ha funcionado, la fortuna ha sonreído siempre a los pescadores vietnamitas. Que siga siendo así por los siglos de los siglos.

    26 comentarios :

    Laura dijo...

    Por lo que me han contado, sirven para asustar a los malos espíritus, ya que los ojos hacen parecer al barco una especie de pez gigante, dragón o monstruo (según versiones). Y creo que viene de Egipto pero cómo ha llegado a Vietnam, ni idea.

    Monika dijo...

    Representan los ojos de un dios (antiguo Egipcio) y se usan como simbolo protector, para preveer y evitar peligros que el ojo humano puede no ver

    Chiqui dijo...

    ¿Con la idea de intimidar al adversario en las batallas?

    Robert dijo...

    Muy interesante. Yo si que sé que en la antigüedad muchas de las civilizaciones del mediterráneo hicieron uso de ese detalle: egipcios, fenicios, cartagineses, griegos,... romanos ya no lo sé.

    Yo apuesto por la mezcla de tus dos comentarios, por un lado ser vigia del barco y por otro asustar en combate. A mi las imágenes de ojos en barcos que me vienen -si me pongo a imaginar- son todo de trirremes y barcos de guerra de la edad antigua. Igual por alguna película que ahora no recuerdo.

    Pudiera ser que alguna otra civilización de asia lo utilizara (chinos, japoneses o coreanos), aunque del s XV el Barco tortuga acorazado de Kim Yu Shin lleva una cabeza de Dragon y debajo una cara con ojos grandes y que da miedo.

    Si fuera de origen occidental, me resulta muy raro que egipcios llegaran hasta Vietnam, pero puede ser que si lo trajeran de fuera sea á través de:

    o Alejandro Magno (aunque no pasó de la India, si pudiera haber llegado de rebote algo).
    Los romanos a através de China.
    Los árabes a través de la ruta de la seda por mar que iba del mar índico hasta Asia oriental?

    Me decanto por lo último ya que otra cosa que me resultó curioso es que, en la película Agora -situada en Alejandría- por ejemplo hacen uso de calculos astronómicos no muy diferentes a los que llevaron a que hubiera un observatorio astronómico (se puede visitar hoy en día) en el reino de Shilla Unificado en Corea.

    Yo siempre he creido que hay más conexiones entre oriente y occidente que desconocemos.

    Por otra parte tambien podría ser algo propio de Vietnam ya que tambien está demostrado que en puntos del planeta distantes entre si las civilizaciones -sin contacto alguno unas con otras- han desarrollado instrumentos, arquitecturas y demás artefactos de forma similar. Coincidencias.

    Joer, menuda rallada xD Esperaré tu respuesta.

    Anónimo dijo...

    La primera vez que vi esos ojos en barcos fue en el delta del Nilo, y según entendí en mi rudimentario árabe era para espantar a los espíritus.

    Lu dijo...

    Hola!

    No tengo ni idea!
    tal vez se refiera a los ojos humanos como una forma de gobernar el barco.

    Es como ser un iluminador.

    Me gusta mucho tu blog.
    Sigo tu blog desde hace bastante tiempo.
    Tus fotos son maravillosas.

    Abrazos,
    Lu

    Pepa dijo...

    Que cosas, un año en senegal, y no me habia fijado en los "ojos" de los barcos. Ahora me acabo de pasar un rato buscando fotos de cayucos senegaleses y tambien los tienen. Supongo que la respuesta será bastante parecida a l que comentan por aqui: tienes lectores muy cultos! :D Un abrazo :D

    Pepa dijo...

    Ah, por cierto, ni idea del origen de la superstición (me mola la idea de que sea egipcia), pero en cuanto al modo de expansión voto por los árabes, basándome en la coincidencia en Senegal).

    lorco dijo...

    Malditos Fenicios!!!

    Ellos ya empezaron con eso de "el gran hermano" y la prueba de ello es que llegaron a Vietnam, el como, fácil, fácil, ya salían en el satélite de la época, en el 23!!

    Cygnus Nazca dijo...
    Este comentario ha sido eliminado por el autor.
    eloy dijo...

    jeje, ¿para protegerlos de los demonios del río?

    Alberto dijo...

    Gracias a todos por vuestros comentarios, habéis acertado en muchas cosas pero el origen es más complejo de lo que parece, ¿no? Quién iba a decir que existirían dos posibles razones, ¿con cuál os quedáis?

    Espero leer vuestras impresiones.

    Robert dijo...

    Simplemente una de las entradas más interesantes que he leido en mucho tiempo en la blogosfera ^_^. Me gustó el juego que propusiste, pero sobretodo la explicación final. Muy curioso los cuerpos tatuados en la imagen. No sabía lo de las monedas romanas y eso me gusta, no hace mucho lei no me acuerdo donde de uan expedición de Roma que habría llegado hasta territorio chino. Como dije al final de mi comentario, hay más conexiones entre oriente y occidente de las que oficialmente se conocen. me ha encantado. genial! :P

    Monika dijo...

    Me encanta, ¿me dejas que copie un trocito en mi blog? siempre con referencias al tuyo, claro... Estoy recopilando toda la info que pueda de Vietnam, nuestro dragoncito proviene precisamente de Hôi An...

    Alberto dijo...

    @Robert, gracias. Me alegra que te guste la entrada. A mi estos temas de conexiones antiguas entre Oriente y Occidente también me parecen interesantes. Gracias por participar con tu comentario tan extenso. Intentaré proponer estos acertijos más a menudo.

    @Monika, gracias. Por supuesto que puedes copiar el texto en tu blog si te parece interesante. :-)

    Manolo (Seúl) dijo...

    Vaya post! Muy interesante, y digno de una tesis. Sigue así Alberto!

    Alberto dijo...

    Jejeje, sí... igual se me fue un poco la mano profundizando en el asunto. Quizás me equivoqué de carrera y lo mío eran los estudios asiáticos.

    Javier I. Sampedro dijo...

    Esta vez llegué un poco tardé para averiguar el acertijo, jeje. Muy interesante esta lección de historia y tradiciones, ver el paso desde una punta del mundo a otra y como se ha conservado a lo largo del tiempo.

    Uno no deja de maravillarse de lo avanzadas que llegaron a ser esas civilizaciones y la cantidad de cosas que han aportado a lo largo de la historia.

    Alberto dijo...

    ¡¡Sí, Javi!! No llegaste a tiempo para el acertijo, no suelo hacer estas cosas muy a menudo así que hay que estar atento, jejeje.

    Cuanto más aprendo sobre las civilizaciones de Asia más interesante me parecen y más me atraen.

    Laura dijo...

    Este fin de semana estuve en un pueblo flotante del Tonle Sap, cuyos habitantes son de origen vietnamita, y también había muchas embarcarciones con ojos, aunque no todas.
    En barcos camboyanos no los he visto casi nunca, quizá porque muchos de los pescadores pertenecen a la etnia cham, cuya religión es el islam.

    Muy interesante el post. Me quedo con ambas interpretaciones porque aunque la del origen egipcio parece más probable, la del rey vietnamita me gusta más :).

    Sirventés dijo...

    Hay que ver la recreación histórica que has montado. Vaya panzada a trabajar. Muy informativo.

    Alberto dijo...

    Genial, Laura. Gracias por el apunte, qué curioso que los ojos también hayan llegado hasta el Lago Tonle Sap, ¡eso está en el interior! ¿Podrías recordar qué forma tenían los ojos, por un casual?

    Yo también me quedo con las dos interpretaciones. Los vietnamitas se toman muy en serio la cultura popular y los mitos. Una vez leí que el propio Ho Chi Minh utilizó en un discurso de su partido el argumento de que los vietnamitas eran hijos de los dragones y que no podían estar sometidos a los franceses para así reunir apoyo en favor de la independencia.

    Sirventés, no te creas. El caso es que me llamó la atención la primera vez que lo vi en 2007 y tiempo después he ido encontrando por casualidad la información desperdigada en libros sobre Vietnam, artículos en revistas de avión y páginas de internet. Sólo ha sido necesario atar los cabos.

    Pepa dijo...

    Madre mía, qué curradísima. Me has dejado impresionada... la de chicha que se le puede sacar a un simple detalle...

    Alberto dijo...

    Jajaja, ¡gracias Pepa!

    Laura dijo...

    Pues he estado revisando las fotos y había principalmente ojos con la primera forma, la más alargada, y con la última, la más redonda.

    Alberto dijo...

    Interesante, ¡dos formas distintas pero ninguna la del Delta del Mekong! Hubiera apostado a que sería ésta porque tiene sentido que los barcos del Delta subieran por el río Mekong cuando la corriente cambia de sentido hasta el Lago Tonle Sap y extendieran la costumbre.

    Quizás los habitantes de origen vietnamitas que dices provienen del Centro de Vietnam, donde la forma es alargada. También del Sur de Camboya, cerca de la isla de Phu Quoc, donde la forma es redonda.

    Gracias por tu comentario.