miércoles, 17 de noviembre de 2010

Zhouzhuang, la Venecia de Oriente

Y el tiempo pasó volando para de repente detenerse en nuestro último día de vacaciones.



El día había llegado antes de lo esperado. No podía creer que hubieran pasado ya dos semanas y nuestro viaje por China llegara a su fin. Como dicen por ahí, qué pronto se acaba lo bueno. Todavía quedaban frescos los recuerdos de los rascacielos de cristal en Hong Kong; el paisaje mágico de montañas de karst atravesadas por ríos y arrozales en Guilin y Yangshuo; la sensación de tranquilidad paseando a la orilla del Lago del Oeste en Hangzhou; el embrujo de El Bund y Pudong en la noche Shanghainesa. Cuando uno está disfrutando del viaje en el último día siempre afloran esos sentimientos contradictorios de querer regresar a casa y al mismo tiempo prolongar la aventura hacia un nuevo destino. Lo cierto es que nos estábamos acostumbrando a China y ya nos sentíamos cómodos, a cada paso que dábamos el país nos enseñaba una cara distinta y todas nos gustaban. Merecíamos despedir el viaje con una excursión a lo grande. No se nos pudo haber ocurrido nada mejor que Zhouzhuang...



Zhouzhuang es uno de los pueblos inundados por canales de agua situados alrededor de Suzhou, en su conjunto denominados la Venecia de Oriente. Localizado a menos de dos horas en autobús desde Shanghai es una excursión que realmente merece la pena. En concreto dicen que este es uno de los pueblos de agua más antiguos e importantes de toda China y lleva décadas siendo una atracción turística no únicamente por sus majestuosos canales, también por sus residencias antiguas tan bien conservadas, el ambiente tradicional de sus calles y sus profundas raíces culturales.



Hubo un momento en la historia de China en el que los habitantes de Zhouzhuang decidieron echar el ancla y quedarse estancados en el tiempo, preservando el lugar frente a cualquier cambio. Y es que a quién no le gustaría imaginar que Marco Polo se encontró con algo parecido a esto cuando llegó a Suzhou en 1276.





Pero la historia de Zhouzhuang data de mucho antes, de cuando en la antigüedad era conocida como Zhenfeng Li y luego pasó a ser Yaocheng durante el periodo de historia china de Primaveras y Otoños (722 aC - 481 aC). No fue hasta principios de la dinastía Qing (s. XVII) cuando pasó a nombrarse oficialmente como Zhouzhuang, en honor a un famoso escritor nacido aquí. Durante esa época llegó a ser un importante punto de distribución de seda, cerámica y arte del sur de China. La planta de la ciudad se ha mantenido intacta desde entonces, rodeada por ríos y lagos e inundada por canales.



La ciudad está conectada por 14 puentes de piedra sobre la red de canales. Estos puentes fueron construidos durante las dinastías Yuan, Ming y Qing respectivamente pero el estado de conservación es excelente y por encima de ellos pasan a diario los cientos de visitantes que vienen a ver el pueblo.







El más famoso de todos los puentes es el Puente Doble, considerado el símbolo de Zhouzhuang. Construido durante la era Wanli (1573 – 1619) de la dinastía Ming está compuesto por dos puentes: el puente Shide con forma de arco redondo en dirección este-oeste y el puente Yongan con forma de arco cuadrado en dirección norte-sur. El puente cruza los dos canales y está conectado justo en el medio como una antigua llave china, por lo que a veces se le llama Puente Llave. Durante su historia ha inspirado a numerosos artistas venidos de todas partes del país para pintar el puente durante las cuatro estaciones; hoy en día se ha convertido en objetivo de los amantes de la fotografía que pasan por aquí.



Al igual que Venecia las casas de Zhouzhuang están construidas sobre el agua. Más de la mitad de estas casas datan de las dinastías Qing y Ming, tienen más de 100 años. Cada una de ellas pertenece a una familia y hasta tienen su propio embarcadero. Como dice un viejo proverbio local "Las sillas de manos pasan por delante de la casa mientras las barcas pasan por detrás", refiriéndose por sillas de manos a las antiguas literas sostenidas por porteadores que antiguamente transportaban a las personas ricas.





La principal atracción de Zhouzhuang como no podía ser de otra forma es un agradable paseo en barca por los canales. Por unos pocos yuanes podemos acercarnos al embarcadero para turistas y alquilar un bote con remero incluido. El recorrido da una vuelta al pueblo por el canal principal, dura unos 15 minutos. Totalmente recomendado.





Además de disfrutar de un momento de descanso a bordo del bote, la perspectiva que se tiene del pueblo es distinta al pasar por debajo de los puentes y ver a la gente caminando por las estrechas aceras junto a la orilla.



Al igual que los famosos gondoleros de Venecia, los boteros de Zhouzhuang reman de pie sobre la popa y gustan de amenizar los trayectos entonando canciones tradicionales, en este caso chinas. Al principio nos mostramos un poco escépticos cuando nuestro remero se ofreció a cantar pero la verdad es que era bonito escucharle y ayudaba a relajarse aún más, el buen hombre se mereció la propina.



Al contrario de lo que pueda parecer la barca es propulsada con un remo, no con una pértiga que se apoya sobre el lecho del río. El remo se sostiene sobre un enganche en el lado derecho que permite colocarlo en distintas posiciones y tener así un control completo de la embarcación. Adicionalmente, los remeros llevan un palo para realizar maniobras más precisas cuando se cruzan con alguna otra barca por los estrechos canales.





Después del obligado paseo en barca lo mejor que puede hacer el visitante es perderse por las angostas callejuelas e intentar encontrar el camino a los principales monumentos con el mapa que venden a la entrada del pueblo. Es como un juego de orientación, ya que las calles apenas tienen elementos que las distingan y los puentes son todos parecidos. Pierdo la cuenta de las veces que nos dijimos "me parece que ya hemos pasado por aquí"...



Aparte, siempre te puedes encontrar algún detalle digno de fotografiar.


El pueblo es pequeño así que tarde o temprano se llega a los puntos de interés señalados en el mapa. Los más destacados son la residencia de Shen Wansan, construida en el s. XVIII, y la residencia de Zhang, construida en el s. XV. Otro lugar de interés es el Templo Quanfu, que aunque no data de una fecha tan antigua supone uno de los pocos espacios abiertos de Zhouzhuang y hace gala de los típicos puentes chinos en zigzag.







Llega la hora de comer y no podemos sino decantarnos por la especialidad local, el codillo de cerdo Wansan. Los restaurantes de Zhouzhuang exhiben con orgullo en su carta este plato originario de la familia de Shen Wansan durante la dinastía Ming. Aunque tiene una pinta grasienta no resultaba pesado y por supuesto estaba delicioso. Mejor aún acompañado de cerveza china, presente en todos nuestros almuerzos y cenas a lo largo del viaje.





Para bajar la comida seguimos paseando otro rato por las calles del pueblo a orillas de los canales intentando encontrar el punto de recogida del autobús, cómo no. Por el camino de vuelta me encontré dos detalles que me llamaron la atención sobre el paso del tiempo en Zhouzhuang.

Por un lado, un señor intentando regar unas plantas al otro lado del canal a base de cubazos de agua.



Por otro lado, unas señoras haciendo la colada de las sábanas a la antigua usanza en el río.



El tiempo pasa más despacio en Zhouzhuang y el contraste con Shanghai nos pareció radical; un pueblo que lucha por permanecer anclado en los tiempos de la dinastía Ming y una de las ciudades más modernas de China, tan cerca uno de otro. La vuelta a Shanghai nos recordó que allí terminaba la gran aventura, nuestra travesía de dos semanas por China. Al día siguiente había que madrugar para ir al aeropuerto y yo me tenía que despedir de mis amigos Nuño y Miguel con la promesa de vernos en España en Navidades mientras ponía rumbo de regreso a Japón.

Visitar la Venecia de Oriente fue el mejor final posible para una experiencia inovidable viajando por China. Con algo de pena dije adiós y regresé al país vecino pero seguro que dentro de no mucho vuelvo otra vez, ¿verdad?

12 comentarios :

Chiqui dijo...

Precioso sitio Alberto, y preciosas fotos.

Un saludo!

Sílvia dijo...

Muy bonitas las fotos, como siempre ;)

El sitio, como has dicho, parece que esté sacado de un dibujo antiguo, como si el pueblo se hubiera estancado hace cientos de años.

Por cierto, por las fotos sinceramente tiene mejor pinta este pueblecito que Venecia (no me acabó de gustar del todo...).

¡Saludos!

Alberto dijo...

Gracias por los comentarios. Estoy muy contento con el set de fotos que me llevé de allí, es un lugar muy fotogénico.

Zhouzhuang tiene su encanto, pero Venecia me impresionó mucho cuando la visité en su día. Tendría que volver de nuevo para comparar, jeje, aunque por las dimensiones algunos dirían que no hay comparación posible.

La tecnología llega a cuentagotas a este pueblo, pero ya hay algunos cafés con Wi-Fi incluso. Eso sí, se aprecia el esfuerzo por mantener una apariencia homogénea en todas las casas. Da un poco la sensación de viajar en el tiempo, sobre todo cuando montas en la barca y escuchas de fondo al señor remero cantando.

Saludos

zordor dijo...

Genial el sitio, otro lugar que quiero visitar! :) Lo único lo de lavar en el canal me parece una guarrada que te cagas, el jabón es super contaminante!

Alberto dijo...

Rodrigo, en China todavía queda mucho por concienciar en cuanto a cuidar el medio ambiente, más aún en los pequeños pueblos. Pero vamos, que eso no empañe una bonita excursión .

Ya he terminado de contar mi viaje a China. Tienes en este blog bastantes destinos con los que montarte una buena ruta cuando quieras viajar al país vecino. Aunque por supuesto tienes que añadir Pekín y alrededores, como la Muralla China. Si te interesa, a la hora de planificar el viaje puedes encontrar más información en posts anteriores.

China te espera, amigo. ;-)

Un abrazo.

Igor dijo...

Que sitio mas chulo, nosotros tenemos que elegir en hangzhou y zhouzhuang, con cual te quedarias?

Un saludo

Alberto dijo...

Hola Igor,

Yo me quedaría con Zhouzhuang, es un pueblo precioso. Hangzhou es una ciudad muy bonita también, pero tiene menos encanto.

Un saludo.

igor dijo...

muchisimas gracias
alberto.
Queria preguntarte unas cosillas mas en guilin hicisteis todo con guia menos lo de la bici?
y sabes cuanto os gastasteis en guilin en las excursiones?

Muchisimas gracias otra vez

Alberto dijo...

Hola Igor,

Para ver Guilin y alrededores de la ciudad contratamos un coche con chófer desde el hotel para todo el día pero no nos hizo de guía, simplemente nos llevó a los sitios más interesantes. Luego allí ya nos apañábamos con la Lonely Planet.

Para ver las Longsheng y las terrazas de arroz contratamos una excursión en el hotel, de estas compartidas con gente de otros hoteles a través de una agencia local. Esa excursión sí que tenía guía.

De Guilin a Yangshuo por el río Li tampoco fuimos con guía. Compramos los billetes de barco en el hotel, desde Yangdi y Xing Ping. De Guilin a Yangdi fuimos en autobús desde la estación.

En Yangshuo simplemente alquilamos las bicis en el hotel, que no costaron mucho.

Así que lo único que contratamos en Guilin fue el coche para visitar la ciudad y la excursión a Longsheng. No recuerdo el precio pero fueron muy pocos yuanes. China es muy barato.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Me gustaria hacerte una consulta: Voy a ir a china en dos semanas y desde sanghai quiero ir a este bonito pueblo mi pregunta es como llegar alli me han comentado que salen autobuses desde el estadio de sanghai pero me gustaria saber si se pueden sacar los billetes por internet cto cuesta ir si es complicado o si hay alguna excursión para contratarlo desde alli a ver si me puedes ayudar. Gracias. y me encanta el blog

Alberto dijo...

No creo que puedas comprar los billetes por internet y si reservas alguna excursión con alguna agencia probablemente te salga más caro por tener que pagar al intermediario.

Lo mejor es presentarse temprano en el estadio de Shanghai y comprar los billetes in situ. En el hotel te podrán decir los horarios (si acaso puedes pedir que llamen a la estación para preguntar a qué hora sale el bus a Zhouzhuang).

Saludos

Anónimo dijo...

Muchas Gracias asi lo haré. Gracias tu blog es super util para viajar a china