lunes, 22 de noviembre de 2010

Itinerario express por Tokio

Hace un par de semanas estuvo por aquí de visita un amigo y me pidió que le organizara un itinerario por Tokio durante los dos días que iba a estar en la capital antes de continuar viajando por el resto de Japón. Yo no vivo en Tokio así que no soy ningún experto conocedor de la ciudad y seguro que aún me faltan por descubrir un montón de rincones chulos, pero sí he visto lo suficiente como para acompañar a alguien por los lugares más destacados.

El principal inconveniente era el tiempo, visitar Tokio en sólo dos días es una tarea harto complicada, la ciudad es enorme y hay muchas cosas que uno no puede perderse, pero mi amigo no disponía de más tiempo, así que me tocó planear un itinerario express. Para dividir la visita a Tokio en dos días, decidí que el primer día nos moveríamos por la zona oeste de la línea JR Yamanote y el segundo día por la zona este, más que nada para ahorrar tiempo en transporte.


Zona oeste de Tokio

Comenzamos visitando Shinjuku (ver más en detalle), uno de los centros financieros de Tokio, conocido por su arquitectura moderna de rascacielos y hoteles de lujo.



Subimos hasta el mirador del emblemático edificio del Gobierno Metropolitano de Tokio, también conocido como Tōchō. La entrada es gratuita y las vistas son espectaculares. Pienso que es buen sitio para tomar contacto con la ciudad y entender su geografía.


Después de ver Shinjuku vamos hasta Harajuku y buscamos la puerta torii de entrada al Santuario Meiji.



Tras dar un agradable paseo por el bosque que hay en el interior del recinto llegamos hasta el santuario sintoísta consagrado al Emperador Meiji. Estando en pleno centro de Tokio, sorprende el ambiente tranquilo y el poco ruido que se escucha. Es como escapar de la ciudad por un instante.



Junto a la estación de Harajuku encontramos la concurrida Takeshita-dōri, un punto de encuentro de las tribus urbanas repleto de tiendas de ropa y gente vistiendo con apariencias muy curiosas.



De Harajuku nos movemos a la siguiente estación: Shibuya (ver más en detalle), uno de los barrios de Tokio con más actividad tanto de día, un popular sitio de compras, como por la noche, una ambientada zona de marcha.



Lo mejor de Shibuya es el famoso cruce en forma diagonal, por el que pasan más de un millón de personas al día. Se ha convertido en toda una atracción turística para los visitantes.



De Shibuya nos vamos hasta Hamamatsucho para ver la Torre de Tokio.



Si llegamos a última hora de la tarde vemos que ya han encendido las luces de la torre. Desde el Templo de Zojoji se tiene una bonita postal que contrasta lo antiguo y lo moderno.



Esta torre es uno de los iconos de la ciudad de Tokio y de noche es fácilmente reconocible desde cualquier parte. A mí sencillamente me parece espectacular e imponente con las luces encendidas.


Llegados a este punto, podemos dar por terminado el recorrido por el oeste de Tokio, para continuar al día siguiente por la parte este de la línea JR Yamanote.


Zona este de Tokio

Empezamos la visita del segundo día por Asakusa, uno de los barrios de Tokio que mejor ha sabido conservar un ambiente tradicional.



En el barrio predominan las casas de baja altura, algunas datan de la década de los 50 y 60 mientras que otras han sido decoradas con el propósito de darle un aire antiguo, todo ello hace que se respire esa atmósfera del pasado al pasear por sus calles.



Uno puede caminar tranquilamente por los alrededores del Templo de Sensō-ji, un área peatonal, y llegar hasta la gran puerta Kaminarimon.



Aquí da comienzo Nakamise-dori, una avenida con multitud de tiendas de recuerdos y por la que pasan cientos de turistas al cabo del día.



Llegados al final, nos encontramos con la puerta Hōzōmon que da acceso al templo y una pagoda de cinco pisos.



El Templo de Sensō-ji es un templo budista, nada menos que uno de los más antiguos e importantes de Tokio (sus orígenes datan de 645).



Cerca de Asakusa se sitúa la recién inaugurada Tokyo Sky Tree, una moderna torre de comunicaciones —la más alta del mundo— inspirada en el diseño de las pagodas y capaz de resistir terremotos. Dispone de dos miradores, a 350m y 450m, desde los que se puede contemplar la ciudad.



Después podemos ir hasta Shimbashi para coger el monorail de la línea Yurikamome que circula hasta Odaiba (ver más en detalle).



Odaiba es una moderna isla artificial sobre la que se construyó un área comercial y de entretenimiento.



Desde la isla se tienen buenas vistas a la Bahía de Tokio y al skyline de la ciudad, es un buen lugar para contemplar el atardecer.



Antes de que se ponga el sol ponemos rumbo a la Estación de Tokio para dar una vuelta por Marunouchi y los alrededores del Palacio Imperial, residencia del Emperador de Japón. El Palacio no se puede ver por dentro, pero desde la esplanada de los jardines uno puede contemplar los muros y algunos edificios del interior al otro lado del foso.



Al caer la noche nos acercamos hasta Ginza. Se trata del barrio comercial más famoso y el más lujoso. Normalmente se compara Ginza con la Quinta Avenida de Nueva York. En la arteria principal, Chuo-dori, no faltan los grandes almacenes y las tiendas de marca más caras y conocidas del mundo.



Dejamos para el final Akihabara, el barrio de las luces de neón, las tiendas de electrónica y el paraíso de los amantes del manga y los videojuegos. En Tokio anochece muy pronto, así que si uno está pensando en comprar tecnología barata puede ser un buen momento para echar un vistazo.



Aquí termina el itinerario de dos días por Tokio. Quiero insistir en que se trata simplemente de una referencia de los puntos de interés más importantes, no una guía completa de Tokio. Aquellos que dispongan de tiempo suficiente, les recomiendo tomarse la visita con tranquilidad y añadir algunos lugares interesantes más, si cabe.

7 comentarios :

Andres = คนตรส dijo...

Espectacular la foto de cabecera que has puesto tio. Sigue así con el blog.

Javier I. Sampedro dijo...

Sin duda ese recorrido recoge lo mejor de la ciudad. Me imagino que después de esos dias tan intensos, un poco de cansancio acumulado, no? pero bien que mereció la pena para que se fuera con un buen sabor de boca de sus últimos días en Japón.

Seguro que con el tiempo vas conociendo más rinconcitos que podrás enseñar a tus futuras visitas ;) ya nos irás contando.

Un abrazo

zordor dijo...

Genial ruta, nada que objetar ;)

Chiqui dijo...

Buen paseo, lástima de las prisas, que a veces no te dejan disfrutar de las cosas como merecerían. Para no ser un experto....jejeje

Un abrazo!

Alberto dijo...

Hey, ¡gracias a todos por vuestros comentarios!

Andrés, las fotos de cabecera las voy cambiando de vez en cuando, jejeje. Genial, que aún me sigas. Diría que eres uno de mis primeros lectores.

Javi, tú ya has visto la mayoría de estos sitios de Tokio así que cuando vengas por aquí ya hacemos un itinerario algo más alternativo. En dos días es imposible ver Tokio y lo que vimos fue a matacaballo, el principal problema es que la ciudad es enorme y en llegar a sitios como Odaiba se tarda la vida, por ejemplo. Acabamos derrotados los dos días, menos mal que la noche anterior a empezar el itinerario habíamos tenido una buena fiesta de Halloween. Ya iré buscando otros rincones para cuando tu vengas...

Rodrigo, estoy preparando un post para complementar tu increible artículo sobre el mercado de Tsukiji. Atento a los próximos días. ;-)

Chiqui, muchas prisas, ahí le has dado, apenas podíamos disfrutar de los paseos pero había que ver todo lo que diera tiempo. Por suerte, mi amigo ya había pasado unos días tranquilos cuando estuvo por el sur de Japón antes de venir a Tokio.

Un abrazo a todos.

Alex dijo...

Con la línea yamanote se puede ver todo esto? Cuanto gastaron extra ,llevo el jr pass

Anónimo dijo...

Buenísimos tus datos y las explicaciones que entregas, creo que si me dan los horarios y tiempos haré exactamente lo que propones.
Muchas gracias!
Mariana