domingo, 29 de agosto de 2010

Travesía por el río Li hasta Yangshuo

Tras la estancia en Guilin y la visita a las terrazas de arroz de Longsheng continuamos nuestro viaje por la región autónoma de Guangxi, al sur de China. La próxima parada era Yangshuo, una pequeña localidad al sur de Guilin situada en el cruce del río Yulong con el río Lijiang (también conocido como río Li). Al igual que Guilin, Yangshuo tiene varios puntos de interés turístico en los alrededores que merece la pena visitar.



El trayecto entre Guilin y Yangshuo es en sí mismo una atracción turística y conviene dedicarle todo un día. Se recomienda hacer parte del recorrido por río.



Ambas ciudades están conectadas por el río Li, que presenta uno de los escenarios más pintorescos de toda China y es famoso por la singular orografía del terreno que atraviesa, con montañas y colinas de origen calcareo (karts) emergiendo de campos de arroz.



En la región de Tam Coc, al norte de Vietnam, se da también este tipo de escenario. La experiencia es quizás un poco mejor ya que se trata de un lugar menos conocido y no está tan masificado de turistas como Yangshuo en China.



Aparte de ser navegado por barcos de turistas, el río Li es uno de los canales de comunicación más antiguos de la zona y muchos habitantes recorren a diario el río cargados de mercancías.



De noche es territorio frecuentado por pescadores de cormoranes, que emplean una asombrosa técnica para capturar peces haciendo uso de estas aves acuáticas.



Existen varias combinaciones para llegar desde Guilin a Yangshuo navegando por el río Li, aunque durante el verano no es posible realizar el recorrido completo de 60 km en barco.



La forma más habitual escogida por los turistas es contratar una excursión con crucero en cualquier agencia de Guilin. Se sale de Guilin en autobús y se llega hasta el puerto de Taoyuan, a media hora de camino. Allí se coge un crucero que tarda más de 4 horas en llegar hasta Yangshuo. Es la forma más cómoda y también la más cara, aunque quizás se hace algo pesado y monótono estar encerrado en el barco tanto tiempo.



Si no se quiere navegar el río Li durante tanto tiempo es posible hacer únicamente el tramo entre Yangdi y Xing Ping, la parte más interesante.



Esta opción sale mucho más barata que la excursión con crucero organizada desde Guilin pero no es tan cómoda y exige saber moverse.



Desde las estaciones de Guilin y de Yangshuo parten minibuses locales hasta Yangdi, a orillas del río Li en el punto medio de las dos ciudades, a una hora de distancia por carretera. Al llegar a Yangdi se puede alquilar una balsa hasta Xing Ping, situado a medio camino de Yangshuo. Desde Xing Ping salen minibuses locales a Yangshuo que tardan unos 45 minutos. Los minibuses locales cuestan menos de un euro y por lo general parten cuando se llenan de pasajeros.



Las balsas que se cogen en Yangdi se denominan bamboo boat aunque en la actualidad de bambú tienen más bien poco; los chinos no han tardado en encontrar materiales sustitutivos más eficientes. Tienen capacidad para unas 6-7 personas y se mueven a motor, en contraste con las balsas de Tam Coc, Vietnam, que son de remos.



El tramo del río entre Yangdi y Xing Ping dicen que es el más espectacular de la travesía entre Guilin y Yangshuo y dura 2 horas, en mi opinión tiempo más que suficiente para disfrutar de la experiencia visual sin llegar a saturarse. Las formaciones rocosas toman formas caprichosas y consiguen elevarse hasta una altura considerable. Paisaje kárstico en estado puro, señores.







Durante el recorrido no podía faltar alguna parada para tomar fotos con semejante paisaje de fondo.



Hasta que por fin tras 2 horas largas de paseo en balsa se llega a un embarcadero a las afueras de Xing Ping.



El punto donde se sitúa este embarcadero es bien conocido por todos los chinos porque está representado en la parte posterior de los billetes de 20 yuan. (No es la primera vez que me encuentro con estas curiosidades).



Al llegar a Xing Ping disponíamos de toda la tarde antes de coger el último minibús local a Yangshuo así que empezamos a pasear por el pueblo y a perdernos por sus callejuelas con fachadas de aspecto antiguo.



Llegamos hasta el puerto y nos quedamos un buen rato viendo pasar los barcos río arriba, río abajo por el meandro.



Cuando nos cansamos de estar ahí sentados continuamos explorando el pueblo en busca de algún punto de interés turístico, aunque ciertamente la guía contaba más bien poco de Xing Ping. Fue entonces cuando descubrimos un dibujo pintado en una pared...



El dibujo —un mapa— hablaba de una ruta de senderismo para escalar el monte Lao Zhai. Requería el esfuerzo de subir 1159 escaleras hasta alcanzar una altura de 200 metros, donde las vistas prometían ser espectaculares.



No lo dudamos un momento, todavía nos quedaba tiempo de sobra para volver a Yanghsuo en minibús y nos lanzamos a la aventura. Y digo aventura porque en la guía no salía nada de escalar este monte Lao Zhai y el aviso de "falling stones" resultaba un tanto disuasorio. Las escaleras pronto se convirtieron en escalones tallados en piedra y el camino se hacía más tortuoso conforme llegábamos a la cima. En el último tramo la pendiente era tan vertical que habían colocado unas frágiles escalerillas, aquella no era una ruta apta para todos los públicos.



Pasadas las primeras 600 escaleras dejamos de subir todos al mismo ritmo, la humedad del ambiente pasaba factura y tomar aire se hacía más complicado. Finalmente lo conseguimos casi todos, algunos perdieron la paciencia antes de alcanzar la cumbre, fruto del cansancio de subir tantos escalones. A mi me costó llegar arriba algo más de media hora y llegué sudando a mares.



Al final del camino había un pabellón con unas fantásticas vistas al pueblo de Xing Ping. 200 metros son muchos metros y el vértigo se dejaba notar nada más asomarse por el mirador.



Una bonita vista que recompensaba el esfuerzo, no hay duda, pero lo mejor estaba por llegar. A escasos metros del pabellón había una torre de comunicaciones. Junto a la torre encontramos a un grupo de fotógrafos armados con equipos profesionales. Mi intuición me decía que al otro lado de la cara de la montaña las vistas tenían que ser más que interesantes. Habiendo llegado ahí arriba, no me importó lo más mínimo jugarme el tipo escalando hasta la torre de comunicaciones con el objetivo de confirmar mis sospechas.



Y vaya si eran unas vistas increibles. Tenía ante mi probablemente el paisaje más espectacular que había visto en toda mi vida. Desde la primera vez que visité la Bahía de Ha Long y Tam Coc había soñado con subir hasta lo alto de una colina de karst y ser testigo de uno de esos panoramas que sólo ves en las postales. Me quedé un rato paralizado contemplando el atardecer sobre el río Li con el mar de montañas en el horizonte y luego me emocioné. Si había decidido regresar a Asia era para volver a tener momentos como este, que me hacían sentir vivo, que me dejaban sin aliento, que hacían que me frotara los ojos para comprobar si lo que tenía delante era real o era un sueño. Lo había conseguido de nuevo, sentía ese escalofrío, cómo lo echaba de menos.







Con las últimas luces del día regresamos a Xing Ping para coger el minibús a Yangshuo y desde la lejanía pudimos divisar la montaña que hacía un rato habíamos escalado, con el pabellón asomando tímidamente en la punta. Nos dimos cuenta entonces de la pequeña hazaña que había supuesto subir tan alto sin saber lo que nos esperaba y de la suerte que habíamos tenido de encontrar ese sendero de escaleras perdido de la mano de dios. Había sido el final de un día perfecto.



Todavía con la imagen en la cabeza del atardecer desde lo alto de la colina nos despedimos del río Li sabiendo que era un lugar muy especial y que dejaría huella en nuestro viaje por China. Ese día encontré lo que andaba buscando cuando sugerí a mis amigos incluir el sur de China en nuestro itinerario.

17 comentarios :

Luis dijo...

Desde luego la vista es impresionante. Una vez más se confirma que los mejores lugares no aparecen en las guías. No hay que tener miedo a hacerse uno mismo el camino.

Alberto dijo...

Tuvimos mucha suerte de encontrar ese lugar por casualidad pero estoy seguro de que si pasas el tiempo suficiente en Xing Ping acabas viendo el pabellón en lo alto de la montaña y buscas la forma de subir.

Las escaleras facilitaban el ascenso, de eso no hay duda, pero no tengo claro qué se puso antes: el pabellón o la torre de comunicaciones. Cuando llegamos había un técnico reparando la estación. Un trabajo bastante arriesgado.

En muchos viajes lo inesperado o lo que se sale del itinerario previsto a veces puede terminar siendo la mejor experiencia.

Javier I. Sampedro dijo...

Más que acertada la decisión que tomamos de ir a Yangshuo en guagua y luego desplazarnos hasta Yangdi para coger la barquita.

Le quitaba un poco de encanto que algunos tramos estuviera tan masificado de turistas y gente intentando venderte cosas, pero bueno, hay que "sufrirlo" en lugares como estos.

Menuda sudada la de aquel día, aún la recuerdo, jeje, pero vaya que si mereció la pena desde allá arriba. Lo dicho, sin palabras.

Alberto dijo...

Sí, estuvimos a punto de contratar el crucero de 4 horas por el río Li pero hacer el paseo en balsa fue la decisión más acertada, nos ahorramos bastante. El momento de ir en el minibus lleno de chinos por carreteras de tierra tuvo también su punto.

Yo no me lo esperaba tan masificado pero hay que tener en cuenta que el número de turistas chinos aumenta enormemente cada año, van teniendo cada vez mayor poder adquisitivo.

Espero que pongas pronto la crónica en tu blog para leer los detalles que me dejé del viaje y por supuesto ver tus fotos.

zordor dijo...

De nuevo me quito el sombrero ante tu post y estoy refrenando las ganas de sacar la tarjeta del cajón y comprar un vuelo hacia allá y hacer exactamente tu mismo viaje pisando casi la forma de tus pisadas y es que esta siendo alucinante. Solo me frenan dos cosas, que soy más pobre que una rata y que quiero ver los siguientes pasos para poder ir siguiéndolos bien :)

Ana dijo...

¡Impresionante la foto final! Y no es que las otras no estén bien... :)

Javier I. Sampedro dijo...

Parece como si me hubieras leido la mente porque lo tenía presente y de hecho, haberlo publicado hoy lunes pero al final no me ha dado tiempo. Espero tener hueco en los próximos días :)

Alberto dijo...

@Rodrigo, comparado con Japón hacer turismo por China es increiblemente barato. El principal gasto es volar a China, desde Japón resulta muy caro y más este año con la EXPO (más de 50.000 yenes). Cuando termine debería ser más barato (joer, que es volar al país de al lado). Una vez estés en China todo es super barato, si te lo propones puedes vivir al día con menos de 20 euros (~10 euros hotel, ~5 euros comer, ~5 euros cenar, ...). Y los vuelos domésticos tampoco salen caros, lo mismo que las excursiones. Desde luego que es el país que mejor te pilla para hacer turismo y desconectar de Japón.

@Ana, gracias por tu comentario.

@Javi, llevaba esperando unos días a que lo publicaras para no terminar contando lo mismo pero al final me adelanté. Es un post que me ha llevado tiempo preparar, tiene muchas fotos y mucho texto. Aún así espero con impaciencia tu versión de los hechos, como suele decirse.

Tropiezos y trapecios dijo...

Impresionantes fotos...

Dan ganas de estar allí. Suscribo 100% las palabras de Luis. Los mejores lugares nunca aparecen en las guías.

Un saludo.

Oski

Alberto dijo...

Bienvenido Oski.

Las fotos no hacen justicia con el paisaje. Hay que ir allí y verlo. Y si tienes tiempo, mejor alquilar unas bicis o hacer trekking siguiendo la orilla del río. Es una zona tan extensa que tiene un montón de sitios por los que perderse y descubrir cosas que no vienen en las guías.

Un saludo.

Álvaro González dijo...

La verdad es que es un sitio maravilloso. Yo, si tuviera que elegir entre Rio Li y Bahía de Halong no sabría con cual quedarme. Ahora sí, lo que no recomiendo es que se vean seguidas. Yo estuve el año pasado en China y este en Vietnam y como que Halong es más de lo mismo. Eso sí, de la misma maravilla alucinante.

Halong es una bahía y por tanto las montañas karsticas están dentro del agua por lo que es una creación de la naturaleza única y bella. Sus aguas son mansas y ver amanecer o el ocaso es un momento mágico.

El Río Li es más fecundidad, más aprovechar el río para la vida de los chinos de los alrededores: desde Guilin hasta Yangshuo y más allá. Para mí es más auténtico porque no está tan explotado turísticamente. Incluso Yangshuo que es un pueblito muy muy turístico y que empezó siendo de mochileros todavía no está tan picardeado como en Vietnam.

No sé, también tengo que añadir al debate que yo visité primero el Río Li, y dicen que el que da primero da dos veces....

Un abrazo...

Miguel dijo...

Sí, bonitas vistas, mereció la pena el litro de sudor que se quedó por el camino.

Alberto dijo...

Álvaro, gracias por tu comentario.

Yo tampoco sabría elegir entre el río Li o la Bahía de Ha Long, son dos lugares increibles y tienen mucha magia. Ver China y Vietnam en un mismo viaje es una auténtica paliza, son dos países con mucho por visitar y como dices tienen muchos elementos en común. Por ejemplo, los paisajes del sur de China y los del norte de Vietnam o también las maravillas arquitectónicas de Pekín y las de Hué. El viajero puede llegar a saturarse y no poder apreciar los detalles. Son dos países que conviene visitar por separado, ahí estoy contigo.

Sobre la explotación turística del río Li y de la Bahía de Ha Long, es algo que no se puede negar, hace unos años la experiencia tenía que ser más auténtica. No obstante, todavía es posible encontrar paisajes similares con menor afluencia de turistas, como por ejemplo Tam Coc o el paseo hasta la Pagoda del Perfume en el norte de Vietnam (como alternativa al río Li) o la región de El Nido en Filipinas (como alternativa a la Bahía de Ha Long).

La primera impresión siempre es la que queda, por esa razón yo siempre barro para Vietnam.

Un saludo.

Alberto dijo...

Miguel, por supuesto que mereció la pena el esfuerzo. Sólo lamento que Nuño e Inés llegaran casi hasta arriba del todo y se quedaran sin ver las vistas por tan poco.

El episodio de la montaña pasará a nuestra mítica colección de "anécdotas del Nuño".

El Capitan dijo...

Hehehehe! Xinping mola! Nosotros decidimos pasar un par de noches alli, y estuvo bien. Por la noche se vacia de turistas y solo quedan los pocos que caben en el albergue.

Nosotros subimos a la montañita a eso de las 7 de la mañana, sin haber comido, sin agua... madre mia, sudamos de mala manera y llegamos completamente agotados, para ver como uno de los camareros del hotel subia como si tal cosa xD

Pero las vistas son espectaculares :)

Tengo algunos videos de Xinping en el blog ;-)

Alberto dijo...

¡Qué suerte! Pasar una noche en Xing Ping tiene que ser increible, sobre todo al anochecer, cuando ya se han ido todos los turistas, o al amanecer, cuando aún no han llegado. Guilin y Yangshuo están muy explotados turísticamente y muy saturados de gente, recomendaría pasar un par de noches en Xing Ping para escapar del bullicio, como hiciste tú.

Descubrimos las escaleras al monte Lao Zhai de pura casualidad pero mientras estábamos subiendo Javi y yo recordamos tu video aquel en el subías hasta el techo del mundo e ibas contando los escalones. Teníamos la sospecha de que era el mismo monte, cuando llegamos al hotel Javi se metió en tu blog y lo confirmó. Jajaja, qué bueno.

Subir al amanecer tiene que ser muy bonito también, con los rayos de sol iluminando el pueblo. Nosotros subimos al atardecer así que lo interesante estaba al otro lado. Viendo aquel espectáculo nos entraron ganas de quedarnos a dormir en Xing Ping y ver el atardecer completo pero como teníamos el hotel reservado en Yangshuo tuvimos que volvernos antes de la puesta de sol. Se nos quedó una espinita clavada.

Ya le echamos un vistazo a tu blog antes de viajar a China para informarnos bien. ;-)

Saludos

KelpieSpain dijo...

Hola! Tu blog me está sirviendo de ayuda, de mucha ayuda (incluso he incorporado algun link en mis post)!!!
Este post me ha encantado! Estoy intentar organizarme los dias en esta zona y la ruta de Guilin a Yangsuo me la copio!!!!
Y las fotos geniales! Algunas preciosas y otras curiosas! Gracias!!!