miércoles, 28 de octubre de 2009

Cenando en la playa de Cua Dai

Hace poco os hablaba de la experiencia de comer en las calles de Hanoi, con sus especialidades de carne a la brasa. Esta vez os voy a hablar de Hoi An y sus especialidades de marisco. Coincidiendo con la visita de mis amigos a Vietnam y también de Javi de Hong Kong descubrimos a nuestro paso por Hoi An un restaurante nocturno en la playa de Cửa Đại. En mi segundo viaje, no desaproveché la ocasión para ir con Thoai.



A la ténue luz de unos farolillos nos sentamos en unas esterillas sobre la arena; improvisados restaurantes familiares que ofrecen pescado y marisco a precios de risa.



Empezamos pidiendo algo de sepia a la plancha y un plato repleto de cangrejos hervidos, habría 6 ó 7. Me los comía a bocados, uno tras otro, parecía que nunca se acababan. Se podían abrir con los dientes, ya que el caparazón estaba blando. De hecho, en Vietnam es costumbre ingerir la cáscara de debajo de los cangrejos así como la cáscara de las gambas.



Después de los cangrejos nos quedamos con algo de hambre, así que también pedimos almejas al Lemon Grass. Deliciosas.



La cena nos salió por menos de 8 euros, cervezas Tiger incluidas. Fue una velada para recordar, cena tranquila a la luz de los farolillos con el sonido del mar de fondo y la luz de los barcos pesqueros centelleando el horizonte, una escena bastante romántica. ¿Qué más se puede pedir?



Descubrimos este restaurante por casualidad, no viene indicado en las guías, y desde aquí os lo recomiendo. Sin duda hará las delicias de aquellos que se acerquen a pasear de noche por la playa de Cửa Đại en Hoi An. Está situado a la altura del Hoi An Beach Resort.

miércoles, 21 de octubre de 2009

Hué - Tumba de Minh Mang

Hué fue la antigua capital de Vietnam durante el reinado de la Dinastía Nguyen entre los años 1802 y 1945.

En vida, los reyes de la Dinastía Nguyen gobernaban desde el Palacio Imperial situado en la Ciudadela de Hué. Al mismo tiempo, cada emperador ordenó construir a las afueras de Hué un lugar de retiro con suntuosos palacios, pabellones, patios, estanques y jardines. Más tarde, tras su muerte, estos recintos pasarían a ser Mausoleos o Tumbas Reales.

Las tumbas, construidas entre 1814 y 1931, se dispusieron al Sur de la ciudadela de Hué, a orillas del Río del Perfume, de acuerdo con el ancestral arte oriental del phong thuy (viento y agua), conocido también como feng shui. Los geománticos de los emperadores se esforzaron en situar los edificios reales en lugares rodeados de montañas donde el viento fluyera de forma saludable. Así mismo, aunque cada emperador diseñaba los palacios y jardines con mayor o menor fusión de estilos orientales y occidentales, los recintos intentaban ceñirse al mismo modelo, con los siguientes elementos: puerta de entrada, patio de Honor, pabellón de la Estela, templo y camposanto, alineados a lo largo de un eje conocido como el Camino del Espíritu.


Tumba de Minh Mang

Minh Mang fue el segundo emperador de la dinastía Nguyen, hijo menor de Gia Long, el fundador de dicha dinastía. Reinó entre 1820 y 1840 y fue conocido por su firme política de aislacionismo de occidente y conservación de las doctrinas confucionistas. Rechazó innumerables acuerdos de comercio con representantes de países europeos, con los que rehuía reunirse e incluso negaba el desembarco en su territorio, e instauró una violenta persecución contra los misioneros cristianos en Vietnam, a los que ordenó expulsar. La represión cristiana que llevó a cabo generó un gran descontento entre las potencias europeas y terminó por dar a Francia una excusa para intervenir en Vietnam e iniciar un movimiento de ocupación y colonización que duraría 100 años.

La tumba de Minh Mang, construida entre 1841 y 1843, quizás sea la más majestuosa de las tumbas reales y la que se mantiene más fiel al modelo original de elementos alineados a lo largo del eje del Camino del Espíritu.



Para acceder a la tumba se contruyeron tres puertas: Dai Hong Mon (Gran Puerta Roja, centro), Huu Hong Mon (Puerta Roja de la Derecha) y Ta Hong Mon (Puerta Roja de la Izquierda), aunque esta última ha sido siempre la puerta de acceso habitual al recinto.



Tras las puertas se encuentra el patio de Honor, que contiene estatuas a tamaño real de mandarines, elefantes y caballos en representación del séquito real y que acompañan al emperador y lo protegen en su otra vida.



Frente al patio de Honor se alza el pabellón Dinh Vuong, que guarda la Estela. La Estela lleva grabado un ensayo de 2500 caracteres que el emperador Thieu Tri dedicó a la memoria de su padre, Ming Mang, y en el que también se describe el proceso de construcción de la tumba. Se sostiene sobre un altar en el que antaño se sacrificaban búfalos, caballos y cerdos.



Detrás del pabellón de la estela se encuentra el templo Sung An (Templo de la Gracia Infinita), dedicado a Minh Mang y su emperatriz, donde tenían lugar los ritos y ceremonias de oración.





Siguiendo con el eje, tras pasar el templo hay tres puentes de piedra que cruzan el Lago Trung Minh (Lago de la Impecable Limpidez). El puente central, construido en marmol, estaba reservado para uso exclusivo del emperador. Los puentes conducen hasta el pabellón Minh Lau (Pabellón de la Luz), que se alza sobre tres terrazas superpuestas representando los tres poderes: el cielo, la tierra y el agua. Este pabellón está dedicado a honrar el talento y la contribución del emperador y simboliza el último paso antes de llegar al lugar de descanso eterno.



A la misma altura a la izquierda se sitúa el pabellón del Aire Fresco y a la derecha el pabellón de Pesca.



La necrópolis se encuentra al final del Camino del Espíritu, separado por el lago Tan Nguyet (Lago de la Luna Nueva) con forma de media luna.



El lago se atraviesa por un puente de piedra que permite alcanzar el sepulcro, que está situado bajo un promontorio de tierra rodeado por un muro circular. Los restos del emperador yacen en un palacio enterrado para siempre bajo el promontorio.



La puerta del sepulcro, hecha de bronce, permanece cerrada al público y en el pasado sólo era abierta una vez al año para conmemorar el aniversario de defunción del emperador.



La tumba de Minh Mang se encuentra a 12 km de Hué, en la orilla occidental del río del Perfume y cerca del pueblo de An Bang.

domingo, 18 de octubre de 2009

Llegada a la Bahía de Ha Long

Me despierto sobresaltado. Otro bache en la carretera. Vaya, me he quedado traspuesto por enémisa vez. Siento el calor y la humedad en el minibus, todo es silencio y el resto de turistas duermen. Me pregunto cuánto llevamos de viaje. Miro el reloj, han pasado 4 horas desde que salimos de Hanoi. Está siendo un infierno de viaje, pienso. Echo un vistazo por la ventana, ¿qué es eso que se ve? Parece que por fin llegamos a la Bahía de Ha Long. Diviso las curiosas formaciones rocosas en el horizonte, todavía sobre campos de arroz.



Llegamos al puerto de Ha Long City. El guía nos pide los pasaportes para el registro de huéspedes en la comisaría. Al rato regresa con los billetes y nos pide que le acompañemos. Miro a mi alrededor. El muelle de Bai Chay es un caos, demasiado ruido, un fuerte olor a gasóleo, turistas que van y vienen y un montón de barcos apelotonados a la espera de zarpar.



Tras haber perdido al guía de vista entre la multitud me lo encuentro frente a un barco. Nos estaba esperando. Es nuestro barco. Está hecho de madera y parece antiguo, pero es igual que el resto. Sólo es el aspecto tradicional que imponen a todos los barcos de turistas en Ha Long, le da un toque más auténtico.



Subimos a bordo y entramos en la cabina, nos sentamos a descansar. Estoy impaciente, deseo que el barco salga pronto del muelle. Después de hacer recuento de pasajeros, el guía hace una señal al capitán; zarpamos. El barco, encajado entre otras naves, comienza a moverse de un lado al otro y se procura un hueco por el que salir.

Abandonamos el muelle de Bai Chay y Ha Long City cada vez se va haciendo más pequeña. Por delante no se ve nada, navegamos hacia la calima. De repente poco a poco empiezan a surgir unas siluetas en la bruma. Nos estamos acercando.




El barco gana velocidad. Las siluetas cogen forma y ya se aprecian las primeras islas de piedra caliza (karsts) salpicando el mar. Comienza el espectáculo. Estoy emocionado. Sólo por contemplar lo que viene a continuación ha merecido la pena el viaje hasta Vietnam.

sábado, 10 de octubre de 2009

La playa de Cua Dai

Vietnam central contiene algunas de las mejores playas del país. La playa de Cửa Đại en Hoi An es una de las más conocidas.



Está situada a 4 km del centro de Hoi An, en una península de 3 km de extensión y 300 m de ancho.



Desde la playa se divisa el cabo de Da Nang, Sơn Trà, con la Núi Khỉ o Montaña del Mono.



También se alcanzan a ver las islas Cham (Cù lao Chàm), un grupo de pequeñas islas situadas frente a Hoi An.



La arena es fina y las aguas azules y tranquilas, perfectas para nadar y practicar deportes acuáticos. La playa de Cửa Đại forma parte de una gigantesca playa que se extiende 30 km hasta Da Nang. En el futuro en esta playa estarán situados los mejores resorts de Vietnam, algunos ya se encuentran construidos y suponen una alternativa frente al alojamiento en el centro de Hoi An.



La playa suele ser frecuentada únicamente los fines de semana. A diario, se encuentra totalmente vacía, toda para ti.



Es posible que Vietnam no sea el país del Sudeste Asiático más recomendable para ir a la playa pero algunas de sus playas, como las de Hoi An, Nha Trang o Phu Quoc, contribuyen enormemente a la diversidad turística del país. Así, la suma de la oferta cultural de Hué y Hoi An con el descanso que ofrece la playa de Cửa Đại supone una combinación perfecta para la visita al centro de Vietnam.

martes, 6 de octubre de 2009

De Hue A Hoi An

Hue y Hoi An son sin duda alguna las ciudades más atractivas de Vietnam Central. Se trata de dos enclaves de extraordinario valor histórico, ambas declaradas Patrimonio Mundial.

Hue fue la antigua capital imperial de Vietnam, desde 1802 hasta 1945. Conserva la antigua Ciudad Imperial donde residían los emperadores Nguyen así como las majestuosas tumbas reales donde descansan eternamente. Hoi An es uno de los puertos comerciales más antiguos de Asia y vivió su época dorada en el s. XVII con la llegada de los primeros comerciantes europeos. Su arquitectura de casas tan singular le ha otorgado la fama de ser considerado el pueblo más bonito de Vietnam.

Hue y Hoi An, Hoi An y Hue, no importa el recorrido que siga el viajero por Vietnam, una ciudad viene siempre después de la otra. Y es que sólo las separan 150 km.



La forma de transporte más común entre Hue y Hoi An es por carretera, en autobús, el trayecto dura 4 horas atravesando la cordillera Trường Sơn.

Esta cordillera tiene una destacada relevancia histórica en un país tan poco accidentado en su geografía como es Vietnam. En el pasado, marcaba la frontera histórica de los antiguos reinos Champa y Dai Viet antes de que el territorio de Vietnam se extendiera tras la Marcha del Sur en 1471. También marca la frontera meteorológica entre los dos tipos de clima monzónico de Vietnam: a un lado el clima con inviernos fríos y húmedos del norte y por el otro el clima con inviernos cálidos y secos del sur.



El principal paso de la cordillera Trường Sơn es el puerto de Hải Vân, situado a 496 m sobre el nivel del mar. Su historia se remonta a la legendaria ruta de los Mandarines en s. XV, de la que formaba parte y que fue construida por la necesidad de abrir un camino entre las montañas para que los eruditos pudieran llegar a la capital y presentarse a sus exámenes para mandarín.

El nombre de Hải Vân (Nube Océano) se debe a la formación incesante de vapores de niebla por la humedad del mar, lo que dificulta en mayor grado la visibilidad y hasta hace poco convertía a este tramo en el mayor cuello de botella de la Nacional 1 que recorre Vietnam de norte a sur. Hace unos años terminó la construcción del túnel de Hải Vân, el más largo de todo el Sudeste Asiático con 6.28 km de longitud, y se consiguió reducir en 1 hora el recorrido entre Hue y Da Nang.



Las vistas panorámicas en esta zona son espectaculares, tanto si se contempla la costa desde la montaña como si se divisan las cumbres nubladas desde abajo. Merece la pena echar la vista por la ventana cuando el autobús sube por el puerto y también dar una vuelta por los alrededores cuando se detiene a mitad de trayecto para un descanso.



El paisaje montañoso no es uno de los escenarios más característicos de Vietnam, siendo Sapa y Da Lat los únicos referentes típicos. Yo añadiría a la lista el puerto de Hải Vân, que ofrece unas vistas impresionantes a la Costa de Vietnam Central y es además un lugar de tránsito necesario entre Hue y Hoi An.

jueves, 1 de octubre de 2009

Hué - Tumba de Khai Dinh

Hué fue la antigua capital de Vietnam durante el reinado de la Dinastía Nguyen entre los años 1802 y 1945.

En vida, los reyes de la Dinastía Nguyen gobernaban desde el Palacio Imperial situado en la Ciudadela de Hué. Al mismo tiempo, cada emperador ordenó construir a las afueras de Hué un lugar de retiro con suntuosos palacios, pabellones, patios, estanques y jardines. Más tarde, tras su muerte, estos recintos pasarían a ser Mausoleos o Tumbas Reales.

Las tumbas, construidas entre 1814 y 1931, se dispusieron al Sur de la ciudadela de Hué, a orillas del Río del Perfume, de acuerdo con el ancestral arte oriental del phong thuy (viento y agua), conocido también como feng shui. Los geománticos de los emperadores se esforzaron en situar los edificios reales en lugares rodeados de montañas donde el viento fluyera de forma saludable. Así mismo, aunque cada emperador diseñaba los palacios y jardines con mayor o menor fusión de estilos orientales y occidentales, los recintos intentaban ceñirse al mismo modelo, con los siguientes elementos: puerta de entrada, patio de Honor, pabellón de la Estela, templo y camposanto, alineados a lo largo de un eje conocido como el Camino del Espíritu.


Tumba de Khai Dinh

El Emperador Khai Dinh "reinó" entre 1916 y 1925. Se le consideró una mera marioneta del gobierno francés, ya que su labor era dar legitimidad a todas sus instrucciones. Por esta razón, no gozaba de gran popularidad entre su pueblo, pensaban que mientras él vivía en el lujo imperial, su gente estaba explotada por Francia.

Su tumba es una grandiosa estructura de cemento y mármol situada en la ladera de una colina. Destaca por ser completamente distinta al resto de las tumbas de los alrededores de Hué, una fusión de elementos europeos y vietnamitas, propia de un emperador interesado por la civilización occidental.



La entrada y el primer patio se encuentran al final de una escalera de 36 peldaños con pasamanos esculpidos en forma de dragón.



Tras subir un segundo tramo de 26 escalones se llega al patio de Honor, en cuyo centro se sitúa el pabellón de la Estela.



El patio de Honor también contiene a cada lado dos hileras de esculturas a tamaño natural de elefantes, caballos y mandarines civiles y militares.





Los mandarines civiles llevan sombreros cuadrados y sostienen el símbolo de su autoridad: un centro de marfil; los mandarines militares llevan sombreros redondos y sostienen espadas.



En lo alto de la colina se encuentra el Palacio de Thien Dinh, construido en mármol.



El palacio aloja una exposición de los regalos de Francia al emperador por su "buen hacer" y un buen número de objetos personales y fotografías del Emperador Khai Dinh.



El palacio también contiene el sepulcro del emperador. En el centro de la sala hay un pedestal con una estatua de bronce de Khai Dinh en traje de ceremonia con un sol a su espalda, como símbolo del poder divino, y situada bajo un dosel decorado con mosaicos de cerámica y vidrio, al igual que todas las paredes de la sala, todo un alarde de opulencia. Los restos del emperador yacen bajo la estatua, a 18 metros de profundidad.



La tumba de Khai Dinh se encuentra a 10 km al sur de Hué, en la colina de una montaña, con unas vistas impresionantes al valle. Denota el esfuerzo de los geománticos por encontrar el lugar más adecuado para el descanso eterno del emperador.