domingo, 1 de noviembre de 2009

Los mercados en Vietnam

Los mercados (en vietnamita, Chợ) juegan un papel importante en la economía de Vietnam, son los lugares donde se concentra por excelencia la compra-venta de mercancías en áreas pobladas.

En las grandes ciudades como Hanoi, Ho Chi Minh City (Saigón) o Hué, los mercados ocupan edificios cubiertos de varias plantas y suelen estar masificados. Hasta el siglo pasado eran los grandes almacenes donde comerciantes y consumidores podían adquirir casi cualquier artículo al mejor precio. Con la apertura económica del país, en los últimos años han empezado a florecer las cadenas internacionales de supermercados como Big C y grandes centros comerciales como Parkson, que han desplazado los hábitos de consumo de determinados segmentos de la sociedad, en especial las clases más ricas, adaptándolos a un estilo más occidental.

Este hecho unido a la creciente afluencia de turistas en las ciudades ha provocado que lugares emblemáticos como el mercado de Đồng Xuân en Hanoi o los mercados de Bến Thành o de Bình Tây en Ho Chi Minh City (Saigón) ejerzan hoy en día un papel más simbólico y turístico que de canal de distribución comercial, ya que aparte los precios se han inflado con el paso de los años y ha dejado de ser tan barato comprar ahí.







Teóricamente, en un mercado es posible encontrar de todo. Suele estar dividido en pisos y secciones en las que multitud de puestos ofrecen el mismo tipo de producto generalmente al mismo precio, aunque regatear es condición indispensable antes de comprar algo. Llama sin duda la atención el minúsculo tamaño de los puestos frente a la ingente cantidad de mercancías, apiladas unas sobre otras, dejando libre únicamente un espacio donde el comerciante pasa la mayor parte del día, si es que no vive ahí de forma permanente.

Para un occidental, recorrer ese laberinto de pasillos repletos de artículos hasta donde alcanza la vista puede llegar a ser muy claustrofóbico y conviene mantenerse orientado en todo momento para no llegar a sufrir agobio.





¿Alguien dijo sombrero?



Una de las secciones más importantes del mercado es la de productos alimenticios, que a pesar de estar separada físicamente de otras secciones dedicadas a telas y ropa de confección, en ocasiones está pobremente acondicionada y no evita que los olores se propaguen por todo el mercado, algo que resulta bastante desagradable porque llegan olores a pescado o a frutas hediondas mientras paseas junto a puestos de ropa.

Por supuesto, las condiciones de salubridad y conservación de alimentos perecederos como carnes y pescados están en la misma línea que otros países de Asia y no cumplen los mínimos estándares de calidad a los que estamos acostumbrados.



A pesar de los inconvenientes, para un occidental es toda una experiencia visitar un mercado vietnamita porque la curiosidad le lleva a encontrar alimentos extraños que no había visto nunca antes: como frutas exóticas, especias raras, etc. Para los propios vietnamitas también es una obligación visitar los mercados cuando viajan a otras ciudades porque allí pueden encontrar productos originarios específicamente de esa zona del país. Thoai se llevó unos cuantos tarros de salsa de gambas que sólo elaboran en Hué, por ejemplo.



Al contrario que en las grandes ciudades, en los pueblos y núcleos rurales los mercados suelen estar situados al aire libre y todavía se mantienen como el principal canal de distribución de productos alimenticios. El mercado de Hoi An es un buen ejemplo.













Otra forma curiosa de mercado son los mercados flotantes (en vietnamita, Chợ Nổi), típicos de zonas fluviales como el Delta del Mekong. En este tipo de mercados, como el mercado de Cái Răng cerca de Can Tho, la mercancía se intercambia de barco a barco y el principal beneficio que se obtiene es la exención de impuestos al no realizarse la transacción comercial en tierra firme. En ambientes tan rurales es común el trueque de alimentos entre familias de comerciantes que viven en el río, aunque también se acepta dinero de los compradores que se acercan desde la orilla.



El funcionamiento del mercado exige que de cada barco se cuelgue un palo en el que se exponen los artículos a la venta. Los compradores se acercan a adquirir lo que buscan.





Es curioso esto de los mercados en Vietnam, no se puede venir de visita sin conocerlos antes.

miércoles, 28 de octubre de 2009

Cenando en la playa de Cua Dai

Hace poco os hablaba de la experiencia de comer en las calles de Hanoi, con sus especialidades de carne a la brasa. Esta vez os voy a hablar de Hoi An y sus especialidades de marisco. Coincidiendo con la visita de mis amigos a Vietnam y también de Javi de Hong Kong descubrimos a nuestro paso por Hoi An un restaurante nocturno en la playa de Cửa Đại. En mi segundo viaje, no desaproveché la ocasión para ir con Thoai.



A la ténue luz de unos farolillos nos sentamos en unas esterillas sobre la arena; improvisados restaurantes familiares que ofrecen pescado y marisco a precios de risa.



Empezamos pidiendo algo de sepia a la plancha y un plato repleto de cangrejos hervidos, habría 6 ó 7. Me los comía a bocados, uno tras otro, parecía que nunca se acababan. Se podían abrir con los dientes, ya que el caparazón estaba blando. De hecho, en Vietnam es costumbre ingerir la cáscara de debajo de los cangrejos así como la cáscara de las gambas.



Después de los cangrejos nos quedamos con algo de hambre, así que también pedimos almejas al Lemon Grass. Deliciosas.



La cena nos salió por menos de 8 euros, cervezas Tiger incluidas. Fue una velada para recordar, cena tranquila a la luz de los farolillos con el sonido del mar de fondo y la luz de los barcos pesqueros centelleando el horizonte, una escena bastante romántica. ¿Qué más se puede pedir?



Descubrimos este restaurante por casualidad, no viene indicado en las guías, y desde aquí os lo recomiendo. Sin duda hará las delicias de aquellos que se acerquen a pasear de noche por la playa de Cửa Đại en Hoi An. Está situado a la altura del Hoi An Beach Resort.

miércoles, 21 de octubre de 2009

Hué - Tumba de Minh Mang

Hué fue la antigua capital de Vietnam durante el reinado de la Dinastía Nguyen entre los años 1802 y 1945.

En vida, los reyes de la Dinastía Nguyen gobernaban desde el Palacio Imperial situado en la Ciudadela de Hué. Al mismo tiempo, cada emperador ordenó construir a las afueras de Hué un lugar de retiro con suntuosos palacios, pabellones, patios, estanques y jardines. Más tarde, tras su muerte, estos recintos pasarían a ser Mausoleos o Tumbas Reales.

Las tumbas, construidas entre 1814 y 1931, se dispusieron al Sur de la ciudadela de Hué, a orillas del Río del Perfume, de acuerdo con el ancestral arte oriental del phong thuy (viento y agua), conocido también como feng shui. Los geománticos de los emperadores se esforzaron en situar los edificios reales en lugares rodeados de montañas donde el viento fluyera de forma saludable. Así mismo, aunque cada emperador diseñaba los palacios y jardines con mayor o menor fusión de estilos orientales y occidentales, los recintos intentaban ceñirse al mismo modelo, con los siguientes elementos: puerta de entrada, patio de Honor, pabellón de la Estela, templo y camposanto, alineados a lo largo de un eje conocido como el Camino del Espíritu.


Tumba de Minh Mang

Minh Mang fue el segundo emperador de la dinastía Nguyen, hijo menor de Gia Long, el fundador de dicha dinastía. Reinó entre 1820 y 1840 y fue conocido por su firme política de aislacionismo de occidente y conservación de las doctrinas confucionistas. Rechazó innumerables acuerdos de comercio con representantes de países europeos, con los que rehuía reunirse e incluso negaba el desembarco en su territorio, e instauró una violenta persecución contra los misioneros cristianos en Vietnam, a los que ordenó expulsar. La represión cristiana que llevó a cabo generó un gran descontento entre las potencias europeas y terminó por dar a Francia una excusa para intervenir en Vietnam e iniciar un movimiento de ocupación y colonización que duraría 100 años.

La tumba de Minh Mang, construida entre 1841 y 1843, quizás sea la más majestuosa de las tumbas reales y la que se mantiene más fiel al modelo original de elementos alineados a lo largo del eje del Camino del Espíritu.



Para acceder a la tumba se contruyeron tres puertas: Dai Hong Mon (Gran Puerta Roja, centro), Huu Hong Mon (Puerta Roja de la Derecha) y Ta Hong Mon (Puerta Roja de la Izquierda), aunque esta última ha sido siempre la puerta de acceso habitual al recinto.



Tras las puertas se encuentra el patio de Honor, que contiene estatuas a tamaño real de mandarines, elefantes y caballos en representación del séquito real y que acompañan al emperador y lo protegen en su otra vida.



Frente al patio de Honor se alza el pabellón Dinh Vuong, que guarda la Estela. La Estela lleva grabado un ensayo de 2500 caracteres que el emperador Thieu Tri dedicó a la memoria de su padre, Ming Mang, y en el que también se describe el proceso de construcción de la tumba. Se sostiene sobre un altar en el que antaño se sacrificaban búfalos, caballos y cerdos.



Detrás del pabellón de la estela se encuentra el templo Sung An (Templo de la Gracia Infinita), dedicado a Minh Mang y su emperatriz, donde tenían lugar los ritos y ceremonias de oración.





Siguiendo con el eje, tras pasar el templo hay tres puentes de piedra que cruzan el Lago Trung Minh (Lago de la Impecable Limpidez). El puente central, construido en marmol, estaba reservado para uso exclusivo del emperador. Los puentes conducen hasta el pabellón Minh Lau (Pabellón de la Luz), que se alza sobre tres terrazas superpuestas representando los tres poderes: el cielo, la tierra y el agua. Este pabellón está dedicado a honrar el talento y la contribución del emperador y simboliza el último paso antes de llegar al lugar de descanso eterno.



A la misma altura a la izquierda se sitúa el pabellón del Aire Fresco y a la derecha el pabellón de Pesca.



La necrópolis se encuentra al final del Camino del Espíritu, separado por el lago Tan Nguyet (Lago de la Luna Nueva) con forma de media luna.



El lago se atraviesa por un puente de piedra que permite alcanzar el sepulcro, que está situado bajo un promontorio de tierra rodeado por un muro circular. Los restos del emperador yacen en un palacio enterrado para siempre bajo el promontorio.



La puerta del sepulcro, hecha de bronce, permanece cerrada al público y en el pasado sólo era abierta una vez al año para conmemorar el aniversario de defunción del emperador.



La tumba de Minh Mang se encuentra a 12 km de Hué, en la orilla occidental del río del Perfume y cerca del pueblo de An Bang.

jueves, 1 de octubre de 2009

Hué - Tumba de Khai Dinh

Hué fue la antigua capital de Vietnam durante el reinado de la Dinastía Nguyen entre los años 1802 y 1945.

En vida, los reyes de la Dinastía Nguyen gobernaban desde el Palacio Imperial situado en la Ciudadela de Hué. Al mismo tiempo, cada emperador ordenó construir a las afueras de Hué un lugar de retiro con suntuosos palacios, pabellones, patios, estanques y jardines. Más tarde, tras su muerte, estos recintos pasarían a ser Mausoleos o Tumbas Reales.

Las tumbas, construidas entre 1814 y 1931, se dispusieron al Sur de la ciudadela de Hué, a orillas del Río del Perfume, de acuerdo con el ancestral arte oriental del phong thuy (viento y agua), conocido también como feng shui. Los geománticos de los emperadores se esforzaron en situar los edificios reales en lugares rodeados de montañas donde el viento fluyera de forma saludable. Así mismo, aunque cada emperador diseñaba los palacios y jardines con mayor o menor fusión de estilos orientales y occidentales, los recintos intentaban ceñirse al mismo modelo, con los siguientes elementos: puerta de entrada, patio de Honor, pabellón de la Estela, templo y camposanto, alineados a lo largo de un eje conocido como el Camino del Espíritu.


Tumba de Khai Dinh

El Emperador Khai Dinh "reinó" entre 1916 y 1925. Se le consideró una mera marioneta del gobierno francés, ya que su labor era dar legitimidad a todas sus instrucciones. Por esta razón, no gozaba de gran popularidad entre su pueblo, pensaban que mientras él vivía en el lujo imperial, su gente estaba explotada por Francia.

Su tumba es una grandiosa estructura de cemento y mármol situada en la ladera de una colina. Destaca por ser completamente distinta al resto de las tumbas de los alrededores de Hué, una fusión de elementos europeos y vietnamitas, propia de un emperador interesado por la civilización occidental.



La entrada y el primer patio se encuentran al final de una escalera de 36 peldaños con pasamanos esculpidos en forma de dragón.



Tras subir un segundo tramo de 26 escalones se llega al patio de Honor, en cuyo centro se sitúa el pabellón de la Estela.



El patio de Honor también contiene a cada lado dos hileras de esculturas a tamaño natural de elefantes, caballos y mandarines civiles y militares.





Los mandarines civiles llevan sombreros cuadrados y sostienen el símbolo de su autoridad: un centro de marfil; los mandarines militares llevan sombreros redondos y sostienen espadas.



En lo alto de la colina se encuentra el Palacio de Thien Dinh, construido en mármol.



El palacio aloja una exposición de los regalos de Francia al emperador por su "buen hacer" y un buen número de objetos personales y fotografías del Emperador Khai Dinh.



El palacio también contiene el sepulcro del emperador. En el centro de la sala hay un pedestal con una estatua de bronce de Khai Dinh en traje de ceremonia con un sol a su espalda, como símbolo del poder divino, y situada bajo un dosel decorado con mosaicos de cerámica y vidrio, al igual que todas las paredes de la sala, todo un alarde de opulencia. Los restos del emperador yacen bajo la estatua, a 18 metros de profundidad.



La tumba de Khai Dinh se encuentra a 10 km al sur de Hué, en la colina de una montaña, con unas vistas impresionantes al valle. Denota el esfuerzo de los geománticos por encontrar el lugar más adecuado para el descanso eterno del emperador.

martes, 29 de septiembre de 2009

GUÍA DE VIETNAM

¿Te gustaría viajar a Vietnam? ¿Estás pensando ir allí a la aventura, a tu ritmo, pero tienes miedo porque Vietnam te parece un país desconocido? Tranquilo, gracias a esta guía descubrirás que viajar por Vietnam es muy fácil.


Motivación, ¿por qué ir a Vietnam?


Si te sientes atraído por el Lejano Oriente, viajar a Vietnam es una buena elección. Seguro que alguna vez has visto en un libro o en una revista fotografías de la Gran Muralla china, del monte Fuji y de los castillos de Japón o de las paradisiacas playas de Tailandia, pero ¿cuántas veces has visto alguna de Vietnam? ¿Qué conoces de este país aparte de que hubo una gran guerra hace más de 30 años? Puede que no lo suficiente, y eso tiene una explicación muy sencilla. En contraste con el resto de países de Asia que he mencionado, Vietnam se ha mantenido alejado del turismo durante muchos años y en cierta forma todavía permanece como un país exótico y misterioso. Pero eso es algo que está cambiando, le sobra potencial para atraer el turismo y poco a poco se está convirtiendo en uno de los destinos más solicitados de Asia. En España puedes encontrar agencias que ofrecen viajes organizados, una opción muy cómoda si no te quieres romper la cabeza con transportes, hoteles, rutas, etc. Sin embargo, otra opción interesante —y más barata— es viajar a Vietnam a la aventura, organizándolo todo uno mismo. Este tipo de turismo puede echar para atrás a muchas personas, más aún en un país todavía por desarrollar, así que por esa razón, con el fin de dar a conocer las posibilidades turísticas de Vietnam y ayudar a perder el miedo, he decidido escribir esta guía dirigida a todos los que quieren venir hasta aquí y no saben por dónde empezar.


Dónde ir, qué ver


Vietnam es un país con una población de casi 90 millones de habitantes, la mayor parte de la cual se distribuye en zonas rurales. Existen dos grandes núcleos urbanos: Hanói, la capital del país y centro político y cultural, y Ho Chi Minh City (antiguamente conocida como Saigón), la ciudad más poblada y centro económico y financiero. La geografía de Vietnam incluye enclaves de extraordinaria belleza natural e incalculable valor histórico que han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Además, el clima tropical predominante en el centro y sur del país hace que sus playas gocen de buena fama. Podríamos decir que es un país que lo tiene todo.



Dada la disposición geográfica de Vietnam, hay dos formas de recorrer por el país, de norte a sur o de sur a norte. Algunos recomiendan que la ruta de sur a norte es mejor, porque normalmente se entra a Vietnam por el aeropuerto de Ho Chi Minh City y según vas subiendo hacia el norte el viaje se hace más bonito. Yo apoyo esta recomendación, aunque mi familia y mis amigos lo han recorrido en sentido contrario y la experiencia ha sido igual de buena.

De acuerdo a las diferentes perspectivas de interés turístico, podemos dividir el país en tres zonas:

Norte

En el norte de Vietnam está la capital, Hanói, una de las ciudades más antiguas y con más historia de Asia. Es una ciudad preciosa, con muchos lagos, parques y monumentos, y calles que guardan el encanto del viejo Vietnam. En esta guía para visitar Hanói encontrarás todos los detalles de la visita.



Alrededor de Hanói están situadas las maravillas naturales más famosas de Vietnam, la más importante de todas es la Bahía de Ha Long, un atolón de islas de piedra caliza (karsts) que salpica la costa de aguas color verde esmeralda.



No sólo en la costa, en el interior también encontramos estas mágicas formaciones de roca, en Tam Coc o en la Pagoda del Perfume podremos cruzar estas montañas de ensueño navegando por ríos y arrozales en botes de remos.



Al noroeste se encuentran las montañas de Sapa, que harán las delicias de cualquier viajero ansioso por vivir aventuras. Sólo llegar hasta allí ya es parte de la experiencia. Una vez arriba en las montañas, se puede hacer trekking por el increible paisaje de verdes valles tapizados de terrazas de arroz o bien hacer alguna excursión en moto cerca de la frontera con China.



Centro

En el centro de Vietnam nos espera el turismo histórico y cultural. Podemos hacer un viaje al pasado y pasear por las calles de Hoi An, conocido en hace muchos siglos como Faifo, uno de los puertos más antiguos de Asia.



O visitar Hue, la antigua capital de Vietnam en la que los reyes de la Dinastía Nguyen gobernaban desde la Ciudad Púrpura Prohibida situada en el Palacio Imperial.



Más tarde, estos reyes serían enterrados en majestuosas Tumbas Reales: como la Tumba de Tu Duc, la Tumba de Khai Dinh y la Tumba de Minh Mang. Un conjunto de monumentos históricos que muy pocos conocen.



Si terminamos agotados, las playas de la Costa Central desde Da Nang hasta Hoi An serán una buena opción para el descanso.

Sur

En el sur del país se encuentra Ho Chi Minh City (en el pasado la ciudad era conocida como Saigón, pero hoy en día sólo se usa ese término para referirse al centro del área metropolitana). Es la ciudad más grande del país; también el punto de Vietnam donde el choque cultural es menos impactante y se puede tomar contacto con el estilo de vida vietnamita, con sus gentes, con el idioma y con la gastronomía. En esta guía para visitar Saigón encontrarás todo lo que necesitas para hacerte con la ciudad.



Más al sur, en el Delta del río Mekong, podemos visitar una de las formas de vida más interesantes de Asia. Los habitantes de esta región se asientan en la orilla del río sobre casas de pilares o viven en barcazas, los cultivos de arroz se riegan con sus aguas, el principal medio de transporte es en barco y los comerciantes intercambian sus productos en mercados flotantes.



Si se quiere escapar por unos días del clima tropical del sur y además se viaja en pareja, una visita a Da Lat, situada en las tierras altas centrales, está más que recomendada. La Ciudad de la Eterna Primavera es el principal destino turístico para los enamorados en Vietnam. Durante el periodo de colonización de los franceses, los artistas y vanguardistas solían encontrar en este lugar su inspiración.



Al sureste se sitúa el pueblo costero de Mui Ne, el destino playero más popular en las proximidades de Ho Chi Minh City, a tan sólo 4 horas, perfecto para relajarse y huir del bullicio urbano.



Aunque si se dispone de tiempo y se quiere disfrutar de las mejores playas de todo Vietnam, entonces recomiendo viajar en avioneta hasta Phu Quoc, una isla tropical de playas salvajes y parques naturales al sur de Camboya.




Cómo llegar, cómo desplazarse


Visado de entrada a Vietnam

Para entrar en Vietnam, ya sea por motivos turísticos o de negocios, se requiere un visado. Existen dos formas de obtenerlo.

  1. Visado a través de las Embajadas y Consulados de Vietnam en el exterior

    El procedimento consiste en desplazarse hasta la Embajada de Vietnam y presentar una solicitud de visado, junto con el pasaporte original y una fotografía. El formulario de solicitud se puede obtener en la propia Embajada o se puede llevar impreso si se ha rellenado con antelación en la web del Ministerio de Exteriores de Vietnam, visa.mofa.gov.vn. Rellenar la solicitud a través de internet permite al solicitante comprobar el estado en curso y recibir un aviso para recoger el visado cuando esté listo.

    El plazo normal es una semana. Después de abonar las tasas y recoger el visado en la Embajada, el pasaporte ya tiene impresa la pegatina por lo que no es necesario realizar ningún trámite adicional al llegar a Vietnam, tan solo desembarcar del avión y pasar por el control de inmigración. Tener este visado también permite acceder a Vietnam por tierra desde China, Camboya o Laos.

  2. Visado on-arrival

    Una forma alternativa de conseguir el visado es hacerlo al llegar al aeropuerto internacional de entrada a Vietnam, lo que se conoce como visado on-arrival. Para ello es necesario disponer de una carta de invitación de una agencia autorizada por el gobierno vietnamita. Esta carta se puede solicitar a través de internet por medio de agencias como myvietnamvisa.com.

    La carta se tramita en un plazo normal de 2-3 días. Se recibe el documento por email y es necesario imprimirlo para presentarlo en el mostrador de facturación antes de embarcar hacia Vietnam. Al desembarcar en el Aeropuerto de Hanói o en el Aeropuerto de Ho Chi Minh, hay que dirigirse al mostrador de visado on-arrival para abonar las tasas de sellado correspondientes y recibir la pegatina en el pasaporte.

    Esta segunda opción ahorra dinero y tiempo en desplazamientos a la Embajada pero tiene el inconveniente de tener que hacer cola al llegar al aeropuerto después de varias horas de viaje. La espera en el mostrador de visado on-arrival puede tardar entre 15 minutos y 3 horas, dependiendo de la afluencia de turistas que lleguen con carta de invitación.

Si después de aterrizar en Hanói o Ho Chi Minh City se conecta con un vuelo doméstico, se recomienda encarecidamente no optar por hacer el visado on-arrival, sino obtener el visado a través de la Embajada con el fin de evitar la espera al aterrizar en Vietnam y no perder la conexión.

Más detalles sobre extensión de visado para seguir viajando por Vietnam y exención de visado para viajar a Phu Quoc en este post.

Llegar y salir desde España

Vietnam dispone de tres aeropuertos internacionales, el Aeropuerto Internacional de Noi Bai en Hanói (código IATA: HAN), el Aeropuerto Internacional de Tan Son Nhat en Ho Chi Minh City (código IATA: SGN) y el Aeropuerto Internacional de Da Nang (código IATA: DAD). El aeropuerto de Tan Son Nhat es el más grande y con mayor número de conexiones a otros países, por tanto, la mejor forma de entrar y salir de Vietnam.

Actualmente no existe vuelo directo entre Vietnam y España, por lo que es necesario hacer cómo mínimo una escala.

Se puede llegar haciendo escala en Europa con Air France (París) y con Lufthansa (Frankfurt); en Oriente Medio con Qatar Airways (Doha) o Emirates (Dubai); o en Asia con con Thai Airways (Madrid-Bangkok), con Air China (Madrid, Pekín) y con Singapore Airlines (Barcelona-Singapur).

Desplazarse dentro de Vietnam

Una vez en Vietnam, la mejor forma de recorrer el país de un extremo al otro es apoyándose en los tres aeropuertos principales: el aeropuerto de Noi Bai en Hanói es la puerta de entrada al norte de Vietnam, para visitar la Bahía de Ha Long, Sapa y Tam Coc; el aeropuerto de Phu Bai en Hue y el aeropuerto de Da Nang son la puerta de entrada al centro de Vietnam, para visitar Hue y Hoi An; el aeropuerto de Tan Son Nhat en Ho Chi Minh City es la puerta de acceso al sur de Vietnam, para llegar por tierra a Mui Ne y el Delta del Mekong o llegar por aire a Da Lat, Nha Trang y a la isla de Phu Quoc.

Para la visita al Centro de Vietnam, recomiendo entrar por el aeropuerto de Phu Bai en Hue, de ahí ir por tierra hasta Hoi An y salir por el aeropuerto de Da Nang, a menos de una hora. Los billetes de único sentido hacia o desde Hanói o Saigón a cualquiera de los dos aeropuertos son suficientemente baratos.

Las aerolíneas que dan servicios domésticos a Vietnam son Jetstar Pacific y VietJet Air, ambas compañías low-cost, y Vietnam Airlines, la compañía de bandera con precios bastante asequibles.

No aconsejo recorrer largas distancias en tren o en autobús porque es una paliza de viaje, el sistema ferroviario y la red de carreteras en Vietnam no están muy desarrollados. El trayecto de 1723 km entre Hanói y Saigón, por ejemplo, dura más de 30 horas. Lo recomiendo únicamente para viajeros que disponen de un presupuesto limitado y mucho tiempo libre, o solo para distancias cortas, por ejemplo ir de Hanói a Sapa (10 horas en tren nocturno) o de Hue a Hoi An pasando por el puerto de Hải Vân.

Para moverse en avión, en tren o en autobús, recomiendo utilizar Baolau. Es un servicio de información y reserva de billetes para viajar por Vietnam que, entre otras cosas, calcula la ruta más óptima entre dos ciudades, permite comparar opciones de transporte y facilita la reserva de billetes por internet. Sin duda, una herramienta útil e indispensable para planificar cualquier viaje a Vietnam, y está disponible en idioma español.

Desde los tres aeropuertos principales el resto de destinos se alcanzan por carretera, como describo a continuación:

Desde Hanói podemos llegar a los siguientes destinos:

- La Bahía de Ha Long, a 4 horas en bus.
- Tam Coc, a 2 horas en bus.
- La Pagoda del Perfume, a 2 horas en bus + 1 hora en barca + 1 hora a pie o 10 minutos en teleférico.

Desde Hue podemos llegar a los siguientes destinos:

- Da Nang, a 3 horas en bus.
- Hoi An, a 4 horas en bus desde Hue o 1 hora en bus desde Da Nang.

Desde Ho Chi Minh City podemos llegar a los siguientes destinos:

- Da Lat, a menos de 1 hora en avión.
- Nha Trang, a menos de 1 hora en avión o 12 horas en bus.
- Mui Ne, a 4 horas en bus.
- Los Túneles de Cuchi, a 1 hora en bus.
- El Delta del Mekong, a 6 horas en bus.
- Phu Quoc, a menos de 1 hora en avión.

La mayoría de excursiones son de ida y vuelta en el mismo día, aunque en la Bahía de Ha Long y en el Delta del Mekong se recomienda pasar al menos una noche, durmiendo en un barco-junco y en una cabaña home-stay, respectivamente. Las excursiones se pueden contratar en el hotel donde se hospeda uno o en alguna agencia de viajes local como The Sinh Tourist o Sinh Cafe en Saigón y Hanói. Aunque si uno quiere llegar tranquilo a Vietnam, también puede reservar una excursión con antelación a través de Internet y que el día indicado le pasen a recoger por el hotel.

Viajar alrededor de Vietnam

Si además de visitar Vietnam se quiere visitar algún otro país del sudeste asiático, existe la posibilidad de viajar con Vietnam Airlines a casi todos los países de alrededor; con otras compañías low-cost como Air Asia a Kuala Lumpur y Bangkok, Cebu Pacific a Manila o Jetstar y Tiger Airways a Singapur; o con compañías de bandera como Thai Airways a Bangkok, Malaysia Airlines a Kuala Lumpur, Philippine Airlines a Manila, Singapore Airlines a Singapur, Cambodia Angkor Air a Phnom Penh y Siem Reap y Lao Airlines a Vientiane.


Organizar el plan de viaje


Cuándo viajar

Considero que una buena época para viajar a Vietnam es durante los meses de Marzo y Abril.

En Vietnam se dan dos tipos de climas: el clima subtropical en las regiones del norte y del interior, con inviernos secos y veranos húmedos, y el clima monzónico en las regiones centro y suroeste, con altas temperaturas durante todo el año y dos estaciones bien diferenciadas: una estación húmeda o de lluvias que va desde Abril-Mayo hasta Noviembre y otra seca.

Por tanto, si se viaja antes de Febrero, en el norte el invierno será frío, mientras que después de Abril en el centro y sur hay posibilidad de abundantes precipitaciones. En Noviembre deja de llover en el sur pero en el norte ya empieza a hacer frío. Si se viaja durante Julio o Agosto, como es lo más habitual, en el norte hace calor y en el sur también pero por las tardes suele aparecer alguna tormenta que descarga gran cantidad de lluvia y puede arruinar los planes de visita, yo aviso.

Verano es la temporada pico de ciclones tropicales (tifones) en el sudeste asiático, que en ocasiones llegan a azotar con fuerza Vietnam. Recomiendo por tanto mirar las últimas previsiones meteorológicas antes de emprender el viaje por si fuera necesario realizar un cambio de última hora en el itinerario con el fin de evitar un zona de riesgo.

Itinerario de viaje

A continuación propongo algunos itinerarios de viaje por Vietnam en función de los días que dure la visita:

Destinos7 días10 días10 días12 días15 días20 días
Saigón (Ho Chi Minh City)Día 1Día 1Día 1Día 1Día 1Día 1
Delta del MekongDía 2-3Día 2-3Día 2-3Día 2-3
Túneles de Cu ChiDía 4
Phu Quoc(Día 4-5)Día 5-6
Nha Trang / Mui Ne(Día 4-5)Día 7-8
Hue (Ciudadela)Día 2Día 4Día 2Día 4Día 6Día 9
Hue (Tumbas reales)Día 3Día 5Día 3Día 5Día 7Día 10
Hoi AnDía 4Día 6Día 4Día 6Día 8Día 11
Hoi An / Da NangDía 12
HanóiDía 5Día 7Día 5Día 7Día 9Día 13
Bahía de Ha LongDía 6Día 8Día 6Día 8Día 10-11Día 14-15
SapaDía 7-8Día 9-10Día 12-13Día 16-17-18
Tam Coc / Pagoda del PerfumeDía 9Día 9Día 11Día 14Día 19
Saigón / Hanói (Salir del país)Día 7Día 10Día 10Día 12Día 15Día 20

Por supuesto, puede invertirse el sentido si se desea comenzar viajando por el norte y terminar en el sur.


Entender

Gastronomía



La cocina vietnamita es una de las más apreciadas de Asia. Cuando se viene a Vietnam uno no puede dejar pasar la oportunidad de probar los platos típicos y deleitarse con la mezcla de sabores que ofrecen fruto del condimento con hierbas como la menta y el cilantro, el lemongrass, la salsa de tamarindo, la salsa de soja y la salsa de pescado. Además de ser deliciosa y poco picante, la dieta es nutritiva y saludable, los ingredientes habituales son carnes bajas en grasa, pescado y marisco, verduras y suele acompañarse con fideos o arroz.

En esta guía para comer en Vietnam descubro algunos platos típicos, las costumbres a la hora de sentarse a la mesa y además propongo una pequeña selección de restaurantes en Hanói y en Saigón; aunque si lo que queremos es probar como aperitivo alguna de las especialidades locales, nada mejor que escoger el primer restaurante que veamos por la calle y que tenga buena pinta. Sin miedo.

Por último, en Vietnam también el café se toma de forma especial. Recomiendo a todos probar alguna vez el café con leche condensada que sirven en cualquier sitio, es tan dulce que puede llegar a ser adictivo. Se llama Cà phê sữa đá.

Cultura y tradición



Vietnam es país fascinante, interesante y que por lo general termina cautivando al turista de occidente. La diferencia cultural es tan extrema que desarrolla unos sentimientos muy fuertes, o lo odias o lo amas. Afortunadamente, toda la gente que he conocido y que he enviado recomendada ha terminado el viaje con la mejor de las impresiones. Podéis echar un vistazo a algunos comentarios de amigos viajeros en mi blog, sin ir más lejos.

Nada más poner un pie en Vietnam descubriremos que todo allí es diferente, y según vayamos adentrándonos en su mundo y nos dejemos envolver por su forma de vida esta fascinación irá en aumento. Si antes de viajar tienes curiosidad por conocer algunos aspectos de su cultura, te recomiendo echar un vistazo a los posts que hablan sobre el traje típico de las mujeres vietnamitas o Áo Dài, el sombrero cónico o Nón Lá, el festival de la primavera Tết Nguyên Đán, los oficios callejeros, algunas costumbres distintas como sentarse o cualquier otro episodio del que tomé nota mientras vivía en Vietnam.

Por último, si quieres ver alguna película que gire en torno a Vietnam te recomiendo El Americano Impasible (2002) y El amante (1992). A pesar de estar las dos ambientadas en el Vietnam antiguo, muchos elementos culturales aún persisten hoy en día.

Idioma



El vietnamita es un idioma muy particular. Es una lengua tonal y nos recuerda al chino, pero en realidad provienen de familias diferentes y sólo comparten algo de vocabulario. Antes del s. XX la escritura se basaba en los ideogramas chinos pero más tarde el lenguaje sufrió un proceso de romanización al alfabeto latino (con uso de acentos diacríticos).

Aprender el idioma requiere tiempo, esfuerzo y dedicación, además de mucha práctica para acostumbrar el oído y la lengua a los diferentes tonos, pero si podéis memorizar algunas palabras básicas seréis bien recibidos y os atenderán con una sonrisa. Si queréis conocer algunas curiosidades del lenguaje vietnamita, aquí escribí sobre ello.

Durante el viaje a Vietnam, si tenéis ocasión de encontrar un taller donde expongan papiros con poemas escritos en vietnamita, arte conocido como Ông Đồ, os llevaréis un bonito recuerdo.

Salud

Cuando se va a Vietnam es importante preocuparse por la salud antes incluso de viajar.

Una de las cosas imprescindibles que hay que hacer antes de subir al avión es vacunarse. Vietnam está considerado como un país de riesgo para la salud del viajero. El MAE recomienda las siguientes vacunas: Hepatitis A y B, Tétanos-polio, fiebre tifoidea y encefalitis japonesa. La malaria sólo afecta a determinadas zonas rurales, por lo que su tratamiento no está recomendado para el turista por tener fuertes efectos secundarios que pueden terminar estropeando el viaje.

Aparte de las vacunas, recomiendo meter en la maleta medicamentos antidiarreicos como el difenoxilato para actuar en caso de indisposición o diarrea del viajero, la dieta vietnamita es muy diferente de la que acostumbramos a comer en España. Las condiciones de salubridad en los restaurantes de Vietnam han mejorado bastante en los últimos años y se pueden pedir bebidas con hielo, platos con verduras frescas y fruta; no obstante, recomiendo no beber agua del grifo y seguir el sentido común a la hora de ingerir alimentos que nos ofrecen por la calle.

Por último recomiendo llevar un buen repelente de mosquitos como RELEC Extra Fuerte por si se decide viajar a Sapa o pasar la noche en el Delta del Mekong, en la Bahía de Ha Long o en Phu Quoc.


Buen viaje

Espero que esta información pueda servirte de utilidad para preparar tu viaje a Vietnam. Si te ha quedado alguna duda puedes echarle un vistazo a los comentarios de otros viajeros o lanzar tu pregunta, estaré encantado de responderte.

Tan sólo me queda desearte un feliz viaje y que vivas la mejor de las experiencias.