miércoles, 31 de diciembre de 2008

Resumen de viajes en 2008

Llevo un tiempo queriendo hacer esto, resumir en un post todos mis viajes por Asia en 2008. Para que quede de recuerdo...

He visitado varios países y muchas ciudades y lugares, creo que aproveché bien el tiempo: Camboya, China, Indonesia, Malasia, Singapur, Tailandia, Taiwan y, por supuesto, Vietnam de arriba a abajo.





































Me dejé algunos países interesantes como Japón y Filipinas, espero visitarlos este año que viene. ¡Que el 2009 sea también un año viajero!

Ahora que todos mis compañeros han acabado la beca, es tiempo para pensar en lo que ha dado de sí el año y echar un vistazo a las fotos acumuladas. Os paso la idea para vuestro blog. :)

martes, 23 de diciembre de 2008

Baai Baai Hong Kong

Al final no ha podido ser.

No he conseguido encontrar trabajo en Hong Kong. Ha sido todo un cúmulo de circunstancias que han hecho que el proceso se fuera complicando con el tiempo hasta aceptar que iba a ser imposible.



Me vuelvo a casa por Navidad. Será tiempo de replantearme mi futuro, en España, en Vietnam o incluso en otros países. Ya veremos...

Hasta que sepa lo que voy a hacer el año que viene, cierro este capítulo de mi vida de aventura en Asia y dejo el blog abierto como recuerdo de lo bonito que fue el año 2008 para mi.

Hasta siempre.

domingo, 14 de diciembre de 2008

Stanley y Aberdeen

El pasado fin de semana me dio por ir a descubrir el otro lado de la isla de Hong Kong. En el Norte de la isla está el centro de la ciudad: desde Sheung Wan hasta más allá de Causeway Bay hay rascacielos y más rascacielos, calles llenas de gente, ruido, bullicio urbano, ... y ¿qué tenemos al Sur de la isla? Tranquilidad: Stanley y Aberdeen.

Stanley

Stanley es un pueblecito convertido en atracción turística por los habitantes de Hong Kong. A tan sólo 15 km de Central, 30 minutos en autobús, es el lugar perfecto para escaparse de la ciudad un domingo por la tarde.



El paseo marítimo es el lugar más transitado, la gente pasea junto al mar o se sienta tranquilamente en la terraza de un bar a tomar algo.





Al principio del paseo marítimo está el Mercado de Stanley, un mercadillo bastante famoso frecuentado por turistas donde se pueden encontrar recuerdos típicos de China a precios muy baratos.



Al final del paseo está Murray House, un antiguo edificio gubernamental que fue movido desde Central a Stanley piedra a piedra para dejar así sitio donde construir rascacielos.





En el mismo extremo, hay un pequeño muelle desde donde parten los barcos a Aberdeen.







La verdad es que se nota muchísmo el silencio y la tranquilidad de Stanley comparado con el centro de Hong Kong. Se estaba tan agusto allí al sol del atardecer que hasta me acabé echando una pequeña siesta junto al dique.



Aberdeen

Durante años, Aberdeen fue una de las mayores atracciones turísticas de Hong Kong por la cantidad de pescadores que vivían y trabajaban en los barcos-junco en el puerto. En la actualidad, ya no hay gente viviendo en barcazas pero sí es un importante puerto pesquero lleno de barcos y de sampanes reutilizados con fines turísticos.







En Aberdeen volvemos a encontrarnos rascacielos pero sigue sin haber tanto trasiego como en el centro de Hong Kong. Por cierto, Aberdeen es la ciudad que se ve desde el Peak si miramos al otro lado de la montaña.



Como véis, aunque Hong Kong es sinónimo de ciudad bulliciosa y de ritmo ajetreado, no hace falta ni media hora para salir de la ciudad en autobús y disfrutar de algo de tranquilidad. ¿Cuántas ciudades del mundo pueden decir lo mismo?

jueves, 11 de diciembre de 2008

Apostando a las carreras en Happy Valley

Ayer miércoles por la tarde fuimos Javi y yo a Happy Valley, el hipódromo de Hong Kong. Era la segunda que vez que íbamos, tras mi visita en Marzo, y esta vez queríamos hacerlo más interesante: ¡apostando!



Las carreras de caballos son el espectáculo deportivo más popular en Hong Kong, es algo que mueve a las masas y es de obligada visita si se viene por aquí. Hay dos hipódromos en la ciudad, el de Happy Valley y el de Sha Tin, el más famoso es el de Happy Valley, cerca de Causeway Bay.



En Happy Valley se celebran solamente dos días a la semana: miércoles y sábados, de modo que el recinto se llena a tope de gente los días que toca.



Las carreras empiezan a las 7 de la tarde y tienen lugar cada 30 minutos, tiempo suficiente para que los jugadores vean llegar a los jinetes en sus caballos y hagan sus apuestas.







Javi y yo llegamos con intención de apostar, para hacerlo más emocionante. Al principio nos costó enterarnos de cómo funcionaban las diferentes modalidades de apuesta: a caballo ganador; a 1º y 2º en cualquier orden; a 1º, 2º y 3º en cualquier orden, ... apuestas simples o combinaciones múltiples, un cacao.

Al final decidimos apostar a la modalidad Triple Trio: 1º, 2º y 3º en cualquier orden. A la hora de elegir los caballos mirábamos las estadísticas de % de victorias, rendimiento, velocidad punta, ... ¡hasta el nombre del caballo influía!



Apostamos durante 3 carreras, apuestas pequeñas, sólo para hacerlo un poco más interesante, no teníamos la intención de salir de allí siendo ricos. A mi me daba hasta corte, viendo a la peña dejarse tranquilamente cientos de euros en cada apuesta. Al final, como suele pasar, no ganamos nada. Perdimos 100 HK$ (10 €) entre los dos, pero la emoción de ver a tus caballos pelear por las primeras posiciones ¡no tiene precio!, son segundos frenéticos.

Las carreras de caballos se viven con mucha pasión en Hong Kong. Ni la quiniela, ni la lotería, ¡las apuestas de carreras de caballos! Sólo hay que pasarse los sábados por la tarde cerca de alguna oficina del Hong Kong Jockey Club para comprobarlo: cientos de chinos, en su mayoría abuelillos, escuchando las carreras por la radio con el periódico en la mano apuntando los resultados.





¿Qué os parece apostar a las carreras de caballos? ¿Más o menos emocionante que la quiniela futbolística? Tengo entendido que la quiniela hípica lleva en España desde hace tiempo pero no tiene mucho éxito, ¿será que no es lo mismo si uno no lo vive desde las gradas?

martes, 9 de diciembre de 2008

El tranvía de Hong Kong

Volvemos a Hong Kong, en esta ocasión, para hablaros del tranvía. El tranvía es uno de los principales medios de transporte en la Isla de Hong Kong, además de una atracción turística en sí misma desde su puesta en marcha en 1904.



Es uno de los pocos sistemas de tranvía de dos pisos que todavía quedan en funcionamiento en el mundo y, desde luego, uno de los elementos que confieren ese aire tan europeo a Hong Kong.





Además de medio de transporte sirve también como medio de publicidad ya que su cubierta exterior está disponible para colocar anuncios, como podéis comprobar en las fotos. Algunos anuncios son tan coloridos que resulta imposible que pasen desapercibidos cuando el tranvía está en movimiento.





Desde Kennedy Town en el este hasta Shau Kei Wan en el oeste seis diferentes rutas recorren la costa norte de la isla a lo largo de 13 km con 10 paradas entre medias.





Durante los dos meses que viví en Hong Kong solía coger el tranvía en algunas ocasiones para realizar los siguientes recorridos:
- Desde la casa de Javi en Sheung Wan hasta su lugar de trabajo en Admiralty
- Desde mi apartamento en Causeway Bay hasta Central
- Desde Central hasta Happy Valley para asistir a las carreras de caballos

Al principio era divertido y la tarifa de HK$2 muy asequible, pero cuando tenía prisas no lo dudaba y me montaba en el MTR (metro).





Os invito a dar un paseo en el tranvía de Hong Kong en el siguiente vídeo.



La velocidad que cogen las máquinas junto con el traqueteo sobre las vías hacen de la experiencia algo inolvidable.

¿Qué os parece un sistema de transporte tan anticuado en una ciudad tan moderna?