sábado, 27 de septiembre de 2008

Guía de Vietnam: Visita a Saigón

Todo viaje a Vietnam que se precie incluye pasar unos días en Ho Chi Minh City, la capital del sur de Vietnam y la ciudad más grande y cosmopolita del país. Al llegar no os dejéis confundir por los nombres, Saigón es el término con el que se conocía antiguamente esta ciudad, hoy en día se utiliza sólo para referirse a los distritos del centro. Ho Chi Minh City es el nombre del área metropolitana formada por 24 distritos.

A continuación doy algunas claves para visitar Saigón en uno o dos días, tiempo suficiente para ver lo más atractivo.

Qué ver


En contraste con Hanói o Hue, Saigón no destaca por sus monumentos de interés cultural. No obstante, todavía conserva el encanto de la herencia francesa en algunos bulevares del distrito 1 con edificios emblemáticos y casas de estilo colonial. Os propongo seguir esta Guía de Saigón: Recorrido por el Centro para dar una vuelta por el centro y visitar los puntos más interesantes. Es un recorrido que puede llevar perfectamente una mañana o todo el día, dependiendo de vuestro ritmo.



Uno de los aspectos por los que Saigón es conocido es por ser escenario crucial durante la Guerra de Vietnam. La caída de Saigón trajo consigo el fin de la guerra y los vencedores decidieron entonces cambiar el nombre de la ciudad por Ho Chi Minh City. Si soy aficionados del turismo bélico y sentís curiosidad por aprender sobre la Guerra de Vietnam, podéis visitar el Palacio de la Reunificación y el Museo de los Recuerdos de la Guerra o incluso hacer una excursión hasta los túneles de Cu Chi, a las afueras de Ho Chi Minh City. En cualquier guía encontraréis las direcciones.

Si por el contrario buscáis algo de paz y tranquilidad, os recomiendo visitar alguna de las pagodas y templos que hay repartidos por la ciudad. En esta Guía de Saigón: Templos y Pagodas describo los principales lugares de culto.




Dónde comer

Si después de visitar lo más interesante queréis tomaros vuestro tiempo para encontrar un buen restaurante de cocina vietnamita, Saigón es un buen sitio. La gastronomía vietnamita es una de las más exquisitas de toda Asia, así que no podéis marcharos sin haber tenido la mejor de las experiencias culinarias. En esta Guía para comer en Vietnam hablo de la cocina vietnamita y de los platos típicos que uno no puede perderse, por si queréis tomar nota antes de viajar hasta allí. Una vez en Saigón, os recomiendo los siguientes restaurantes, elegid la especialidad que más os guste:

Para comer...
  • Quan An Ngon (o simplemente Ngon), especialidades vietnamitas en general.
    160 Pasteur, Distrito 3
  • Bunta, especialidades de platos Bun, bowl con noodles.
    136 Nam Ky Khoi Nghia, Distrito 1
  • Pho Hoa, especialidad de Phở, plato tradicional vietnamita.
    260 Pasteur, Distrito 1
Para cenar...
  • Quan Nuong 3T (o simplemente 3T), barbacoa vietnamita de plancha.
    31 Ton That Thiep, Distrito 1 (En el ático)
  • Barbecue Garden, barbacoa vietnamita de plancha.
    135A Nam Ky Khoi Nghia, Distrito 1
  • Temple Club, comida vietnamita en general con un ambiente muy íntimo y agradable, reservar con antelación.
    29/31 Ton That Thiep, Distrito 1 (1a planta)
  • Ngoc Suong, especializado en marisco.
    19C Le Quy Don, Distrito 3
Normalmente, se almuerza a las 12h y se cena a las 20h, para más señas.


Dónde salir de noche

Saigón es la ciudad con más vida nocturna de Vietnam. No os podéis perder el ritmo de fiesta de una ciudad del sudeste asiático así que os animo a salir y disfrutar de la noche en Saigón. En esta Guía de Saigón: Salir de fiesta encontraréis direcciones de bares y clubs para todos los gustos y colores.


Dónde comprar

Saigón es un lugar estupendo para hacer compras, mientras paseáis por el centro descubriréis multitud de tiendas de artesanía y recuerdos, aunque si queréis que el hecho de comprar sea una experiencia en sí misma, os recomiendo ir hasta algún mercado vietnamita.

Para comprar productos de artesanía y arte, os recomiendo las calles Đồng Khởi y Nguyễn Huệ. Para comprar trajes de caballero, Áo Dài (traje típico de mujer vietnamita) y productos de seda, alrededores de Đồng Khởi y Hai Bà Trưng. Para comprar ropa barata de imitación, ir al Mercado de Saigon Square en Lê Lợi con Nam Kỳ Khởi Nghĩa. Para comprar recuerdos y camisetas típicas, Lê Lợi (en el Distrito 1) y Đề Thám (en la zona de Phạm Ngũ Lão, el distrito mochilero). Para comprar productos de propaganda comunista vietnamita, ir a la tienda Dogma en 175 Đề Thám.

Por último, si queréis acercaros hasta algún mercado típico vietnamita, los más conocidos son estos:

Mercado de Bến Thành, en la Glorieta de Quách Thị Trang, al final de Lê Lợi.



Mercado de Bình Tây, en Cholon (el barrio chino) en el Distrito 5.




Cómo desplazarse

Del aeropuerto de Tan Son Nhat al centro de la ciudad se tardan 30 minutos aproximadamente en taxi. La tarifa ronda los 100.000 VND. Es importante pedir siempre taxímetro y huir de los taxistas que ofrecen llevarte por X dolares. Compañías como Mai Linh, Vinasun o Vinataxi son de confianza.

Ya en la ciudad, recomiendo tomar un taxi para distancias largas y desplazarse entre distritos. Para los aventureros, la opción del Xe Ôm es la más barata para distancias cortas o rutas turísticas a la carta (sino se sabe dónde ir, preguntar al conductor por lugares turísticos y dejarse llevar). Por último, para los nostálgicos todavía es posible dar una vuelta en cyclo por el Centro y por Cholon, el barrio chino.

Sin más, espero que esta información os ayude a planificar vuestra estancia en Saigón durante vuestro paso por Vietnam.

viernes, 26 de septiembre de 2008

Nón lá

Si hace poco hablé del Áo Dài, el traje típico de las mujeres vietnamitas, hoy toca hablar del Nón Lá, el sombrero cónico típico de Vietnam.



Nón Lá es el apelativo que le dan en Vietnam al sombrero de paja originario de los países del este de Asia.



Es cónico, su forma es muy simple. Es funcional, permite resguardarse tanto del sol (tapa hasta el cuello por detrás) como de la lluvia. Es muy ligero, al estar hecho de paja. Cuando hace calor puede sumergirse en agua y actuar de utensilio refrescante. Es cómodo y se mantiene sujeto a la cabeza gracias a una tira de seda que se ajusta a la barbilla. Y sólo cuesta 5.000 Dongs (20 céntimos de €) en el mercado. ¿Encontráis otro sombrero en el mundo que sea tan práctico?

Es utilizado principalmente por agricultores de arroz y pescadores, ya que tienen que permanecer muchas horas al día a la intemperie, bajo el sol y la lluvia.







No obstante, también se utiliza para cualquier tipo de actividad que se realice en la calle.







Incluso a pesar de ser un sombrero tradicional, es muy popular entre las jóvenes vietnamitas de zonas rurales, ya que les ayuda a no ponerse morenas.



Durante mis excursiones por Vietnam me hice con muchos, pero siempre los acababa perdiendo...



El secreto del Nón Lá

El Nón Lá vietnamita tiene un secreto. Es un detalle que pocos extranjeros llegan a descubrir y que le da un toque romántico.

Resulta que los Nón Lá tienen 3 capas, dos exteriores y una interior que le da consistencia al sombrero. Los Nón Lá confeccionados en el Sur y Centro del país tienen escondido un mensaje entre las dos capas de hojas que sólo es visible cuando se apunta el sombrero contra el sol.

En los del Sur de Vietnam, es habitual encontrar representadas las figuras de una pagoda, un puente y una flor.





Los de la zona de Hué contienen un poema escrito en vietnamita.

Se puede saber si un sombrero no está confeccionado siguiendo el método tradicional artesanal si al apuntar el mismo contra el sol vemos papel de periódico chino entre las dos capas de hojas. :)





Curioso, ¿verdad?.

Donde nosotros vemos sencillez, los vietnamitas ven cierta complejidad en los materiales y en el diseño de los Nón Lá y por ello suelen tomarse su tiempo para elegir qué sombrero llevarse.



Yo me traje uno para España, no sé qué voy a hacer con él pero me gusta. Así que si algún día véis a un tipo sentado en cuclillas con sombrero cónico en mitad de Madrid, ese soy yo. xDDD

jueves, 25 de septiembre de 2008

Áo Dài

Áo Dài (pronunciado Ao Yai) es el traje típico de las mujeres vietnamitas.



El Áo Dài se compone de dos piezas de seda, unos pantalones y un vestido ajustado que cubre desde el cuello hasta por debajo de las rodillas y que se abre a la altura de la cintura. A pesar de ser un traje de cuerpo completo, está pensado para ser muy femenino, a la par que elegante.



Fijaos que el corte a la altura de la cintura no coincide con el pantalón y deja entrever una parte del cuerpo, muy provocativo para ser un traje tradicional. No llega a ser tan sugerente como el Qipao chino pero no está mal para una sociedad tan conservadora como la vietnamita, que tiene el siguiente dicho sobre el Áo Dài: "El Áo Dài lo cubre todo, pero no esconde nada".

El Áo Dài tiene su origen en el Áo Ngũ Thân, un vestido tradicional vietnamita del S. XIX basado en los vestidos típicos de China. En 1930 un artista de Hanoi, inspirado por la moda francesa, rediseñó el Áo Ngũ Thân ajustándolo a la cintura y dejándolo como traje de dos piezas enteras de una sola capa, aprovechando el avance de la industria textil.

En los 50, los diseñadores de Saigón ajustaron aún más el vestido a las curvas del cuerpo femenino, enfatizando el busto y el trasero, dando lugar a la versión del Áo Dài que se conoce en el presente. Hoy en día, se crean diferentes diseños más o menos modernos, con cuello abierto o cerrado de forma particular, lisos o bordados, ... pero la estructura de dos piezas siempre se conserva.

Durante el periodo comunista, Vietnam del Norte ensalzó el Áo Dài como traje nacional y hoy en día sigue siendo así, es el traje oficial de la representante vietnamita en Miss Universo y anualmente se celebran concursos de Miss Áo Dài dentro y fuera de Vietnam.



Generalmente se usa en ocasiones especiales, como en bodas o durante la celebración del Têt.

Además de ocasiones especiales, se utiliza como uniforme para el personal femenino en muchas empresas, en restaurantes, hoteles y compañías aéreas. Es habitual ver a chicas vestidas con Áo Dài por la calle en el descanso o después del trabajo.







Por último, también se utiliza como uniforme escolar en todo Vietnam, en su versión más clásica (holgada) y de color blanco, símbolo de pureza.



Un traje típico muy singular, ¿no os parece?

martes, 23 de septiembre de 2008

Niños de Vietnam

Hoy tenemos special request...



Dicen que una imagen vale más que mil palabras, así que ahí van algunas fotos de "amiguitos" que hice en Mui Ne y Phu Quoc.













Juan de Kuala Lumpur me ha pasado esta foto de una niña que vió en el Norte de Vietnam. Gracias.

lunes, 22 de septiembre de 2008

Guía para comer en Vietnam

Aquí va una pequeña guía para disfrutar de la cocina vietnamita, una de las famosas de toda Asia. No voy a hablar de las delicatessen que sirven en los restaurantes de moda de occidente como gastronomía vietnamita, sino de la comida típica del día a día, la que comen los vietnamitas y la que llevo comiendo yo todo el año.




Utensilios y condimentos básicos

Los utensilios básicos para comer en Vietnam son tres: el bol, la cuchara y los palillos. El bol es el recipiente donde se echa el arroz, el acompañamiento principal de la cocina asiática. Por lo general, la comida se comparte entre los comensales así que utilizaremos los palillos para coger alimentos, mojarlos en las salsas y condimentos y luego llevarlos directamente a la boca o bien depositarlos en el bol de arroz. La cuchara se utiliza para comer arroz cuando este no puede ser cogido con palillos; ya hablé en su día del mito de comer arroz con palillos.

En cuanto a los condimentos básicos destacan el chili picante, las salsas de pescado en salmuera como el Nước Mắm y el trío Muối Tiêu Chan (sal pimienta lima), todos de fuerte sabor.



El plato típico vietnamita

Estoy seguro de que si preguntara a algunos "expertos" en comida asiática de occidente por el plato típico de la cocina vietnamita muchos no acertarían. Se trata del Phở, un plato ciertamente con poco glamour pero que se lleva comiendo desde hace décadas en Vietnam.



Originario de la zona norte de Vietnam, el Phở es una sopa de fideos de arroz. Generalmente se hace con carne de pollo (Phở Gà) o con carne de ternera (Phở Bò). Suele llevar cebolla, cilantro, brotes de soja, pimiento chili y adicionalmente se le puede echar menta, lima, etc.



Sirven Phở en muchos sitios, desde puestecillos callejeros hasta restaurantes de lujo, pasando por las cadenas de comida rápida Pho 24 o Pho 2000. Si tuviera que recomendar algunos restaurantes en Saigón donde comer Phở serían:
  • Bunta, especialidades de platos Bun, bol con noodles.
    136 Nam Ky Khoi Nghia, Distrito 1
  • Pho Hoa, especialidad de Phở.
    260 Pasteur, Distrito 1

Comida del día a día

Aparte del plato típico-típico vietnamita, la comida del día a día es:

- Rollitos: bien fritos, como los Chả Giò; bien frescos, como los Gỏi Cuốn, que puede preparar uno mismo enrollando los ingredientes en papel de arroz.



- Arroz para acompañar (hervido o salteado con ajo y/o verduras)
- Verduras, como el Morning Glory (Rau Muống Xào Tỏi)
- Platos de carne (pollo, ternera, cerdo) stir- fried o sautéed con verduras y acompañados de cilantro (se lo ponen a todo)
- Algo de pescado y marisco, como almejas al lemongrass, gambas a la plancha y cangrejo con salsa de tamarindo



Si tuviera que recomendar algunos restaurantes donde comer platos variados vietnamitas diría:
  • Quan An Ngon (o simplemente Ngon)
    160 Pasteur, Distrito 3, Saigón
    18 Phan Boi Chau, Distrito de Hoan Kiem, Hanoi
  • Temple Club
    29/31 Ton That Thiep (1a planta), Distrito 1, Saigón
Además de los restaurantes clásicos están los restaurantes de barbacoa. Hay de dos tipos, barbacoa de parrilla y barbacoa de plancha.


Con mi amigo Nuño comiendo cocodrilo en una barbacoa de parrilla.

En la siguiente foto tenemos a mi amiga María Luisa comiendo en una barbacoa de plancha.



En esta foto he señalado los principales elementos que nos encontramos normalmente cuando nos sentamos a comer en la mesa de un restaurante vietnamita (de izqda. a dcha.):

- El plato de arroz que acompaña todas las comidas
- El plato principal, en este caso ternera cruda rellena de queso que se cocina a la plancha.
- Morning Glory (Rau Muống Xào Tỏi), espinacas que están riquísimas.
- Platito de soja con chili, para mojar la carne o darle sabor al arroz.
- Platito de Muối Tiêu Chanh (sal pimienta lima), para mojar carne, marisco y pescado.
- Cerveza (Bia, en vietnamita), en este caso Tiger Beer, popular en todo el Sudeste Asiático.

En los restaurantes de barbacoa es habitual encontrar carnes no típicas, como cocodrilo, canguro, cabra, iguana, rana y perro. Sí, perro. En Vietnam se puede comer perro, aunque no es un plato habitual. La siguiente foto es de ternera, tranquilos:



Si tuviera que recomendar algunos restaurantes de barbacoa en Saigón diría:
  • Quan Nuong 3T (o simplemente 3T)
    29/31 Ton That Thiep, Distrito 1 (En el ático)
  • Barbecue Garden
    135A Nam Ky Khoi Nghia, Distrito 1
Por último, Vietnam, como país costero que es, permite disfrutar de pescado y marisco fresco y a buen precio.



En los restaurantes podemos pedir gambas a la plancha, o cocidas en whiskey o en jugo de coco, calamar, cangrejo, langosta, ostras y almejas.


Calamar a la plancha.


Gambas a la plancha. Te las dan vivas trinchadas en un pincho y las ves moverse mientras las cocinas.


Gambas borrachas, se llaman así porque están cocidas con vino de arroz o con whiskey. Se cuecen vivas y empiezan a saltar cuando el alcohol se calienta, es importante poner la tapa.

Si tuviera que recomendar algunos restaurantes en Saigón donde comer buen marisco diría:
  • Ngoc Suong, especializado en marisco.
    19C Le Quy Don, Distrito 3
  • Quan Nuong 3T (o simplemente 3T), barbacoa vietnamita de plancha.
    29/31 Ton That Thiep, Distrito 1 (En el ático)
Por último, si se lo queremos es degustar las especialidades locales, lo mejor es sentarse en cualquier restaurante en la calle que tenga buena pinta y pidamos una ración de lo que sirvan.

Y después de la comida, de postre un Cà phê sữa đá.

¡Que aproveche!

El americano impasible y las vietnamitas

El Americano Impasible (The Quiet American) es una película adaptada de una novela famosa de Graham Greene.



Aparte de ser una película en la que Michael Caine hace uno de sus mejores papeles, al igual que Brendan Fraser, cuando aún no se dedicaba a hacer el payaso y tenía personajes con papeles serios, es una de las pocas películas occidentales en las que se toca Vietnam pero sin tratar directamente el asunto de la guerra, sin ser de temática bélica (en este caso es el telón de fondo). La historia se centra en un triángulo amoroso y da algunas muestras de cómo era la sociedad vietnamita hace 50 años, antes de la Guerra de Vietnam. Es una cinta que recomendaría a todo el mundo, independientemente de que tengan o no curiosidad por Vietnam.



Vi la película por primera vez justo antes de venir a Vietnam, por ambientarme un poco, y durante las primeras semanas no hacía más que recordar una y otra vez las palabras del personaje Thomas Fowler al principio de la misma:

No sé qué hizo que me enamorase de Vietnam.

Que pueda cautivarte la voz de una mujer...
Que todo sea tan intenso...

Los colores,
el sabor,
incluso la lluvia...

Dicen que busques lo que busques, puedes encontrarlo aquí.

Dicen que cuando vienes a Vietnam entiendes muchas cosas en pocos minutos, pero el resto tienes que vivirlo.


¡Era todo verdad!

Lo primero que me marcó nada más llegar aquí fue el camino del aeropuerto al hotel, la cantidad de colores (luces de neón), olores y ruidos que inundaban las calles. Era todo muy intenso, bienvenido al infierno.

El calor, la humedad y la lluvia (llegué a finales de la temporada de lluvias) estuvieron muy presentes durante el primer mes y tardé en conseguir acostumbrarme a ir por la calle sudando todo el rato y a como la lluvia, en lugar de refrescar, hacía que el aire que te rodeaba estuviera más espeso aún. Insoportable.

El sabor de Vietnam también es inconfundible, una de las mejores gastronomías de Asia. Y no es sólo el sabor en la boca sino en el olfato, vas por la calle y hueles comida cocinándose a todas horas, un olor que te alimenta.

Cuando llegas a Vietnam, entiendes muchas cosas en pocos minutos. Tu intuición funciona incansablemente intentando entender lo que pasa a tu alrededor y según vas conociendo a la gente te explican cómo funcionan las cosas aquí y te dan consejos para adaptarte lo menos traumáticamente posible. Estás en otro mundo, en la otra parte del mundo. A lo largo del año tampoco dejas de seguir aprendiendo cosas nuevas y no dejas de vivir experiencias que generan en ti sentimientos antes desconocidos. Entiendes que por mucho tiempo que pase nunca llegarás a comprender del todo este país ni a esta gente.



Por último, a la semana de llegar a Vietnam conocí a una chica vietnamita que un año después todavía me tiene cautivado. Cuántas veces habré oído la expresión: No sé que tienen las vietnamitas, que a todos los extranjeros les vuelven locos... (refiriéndose también a los soldados americanos durante la guerra).

Después de un año puedo afirmar que todo lo que dice Fowler es verdad. Estoy enamorado de Vietnam.

Hoy he vuelto a ver la película y me he dado cuenta de que acierta en muchas otras cosas, sobre todo relacionadas con la forma de pensar y de actuar de la sociedad vietnamita. Por ejemplo, reconocí muchos rasgos del personaje de Phuong presentes en las vietnamitas de hoy en día.



Cuando les dices algo que no esperan o no entienden ponen esa misma cara inexpresiva, congelan la mirada y se quedan pensativas, introspectivas. Siempre tranquilas, evitando cualquier conflicto. No se discute.


"Seguro que si pongo esta cara de cordero degollado me acabas perdonando..."

La relación entre el hombre y la mujer en Vietnam también se ve reflejada en la película. En todo momento se ve a Phuong tratando a Fowler como un rey, viviendo por él, por ejemplo, cuando le da de fumar opio. En Vietnam, las mujeres son bastante más sumisas al hombre que en occidente, intentan complacerle en todo lo que pueden y no dudan en hacer por él cosas que en nuestro país serían tildadas de machistas. Hoy en día no es tanto como se ve en la película, pero por lo general siguen teniendo poca iniciativa en la relación, siempre lo que quiera hacer el hombre. Son bastante dependientes del hombre. No es algo que acepte pero aquí es así.



A cambio, el hombre tiene que ser un hombre, protegerla, cuidarla, estar pendiente de ella en todo momento, concederla todos los caprichos y hacerla regalos, tenerla contenta. En España este tipo de actitud agobiaría a muchas. En la actualidad, se puede afirmar que todavía es costumbre en Vietnam que los hombres tengan que pagar todo a sus mujeres, cuando salen de cena, de copas, de compras, de viaje, etc. Sí, a mi también me ha tocado. Tampoco es algo que acepte pero aquí es así. Es algo que está cambiando poco a poco y empieza a haber cada vez más chicas independientes que trabajan y pagan su parte cuando salen de cena con su pareja, pero todavía hay muchas que no tienen otro objetivo en la vida que ser una perfecta esposa ama de casa. Ese ha sido más o menos mi caso y los otros casos que he conocido han sido siempre chicas fuera de lo común entre las vietnamitas, que han estudiado en el extranjero o han viajado, generalmente.


"Nena, me estás dejando la cartera seca con tantos zapatos que te compras..."

Las relaciones en pareja en Vietnam se viven de forma diferente que en occidente. No es que las vietnamitas sean mejores ni peores que las occidentales, son diferentes. Desde luego que tratan muy bien a los hombres, pero les falta algo de chispa, de iniciativa, discutir también es parte de la relación, que te digan sí a todo acaba cansando, que te digan lo siento y se queden cabizbajas al mínimo drama también acaba cansando. En cualquier caso, no sé que tienen las vietnamitas, que a todos los extranjeros les vuelven locos...

Al final me he salido un poco de la película y me he puesto a hablar de las vietnamitas, pero no importa, nunca había hablado sobre esto antes. También es interesante, ¿no os parece?