lunes, 25 de agosto de 2008

Carreteras en Vietnam

Estas son algunas fotos de la autopista que une Hanoi con Ninh Binh...









Tráfico continuo, alegre, vehículos adelantando a otros, vehículos que circulan por el medio, ... nada especial...

¡De no ser porque se trata de una maldita carretera de doble sentido!



Sí, eso que véis son 3 vehículos cruzándose en paralelo, lo habitual por aquí.

(Y recordemos que los arcenes son sagrados, están para que circulen las motos, no se pueden invadir.)

domingo, 24 de agosto de 2008

Teatro de la Ópera de Saigón

El Teatro Municipal de Ho Chi Minh City, más popularmente conocido como (el Teatro de) la Ópera de Saigón, es un teatro de la ópera de estilo colonial francés construido durante el periodo de Indochina francesa.



Está situado en la plaza de Lam Son, entre los míticos hoteles Caravelle y Continental.



Después de la invasión de Cochinchina, en 1863 los colonos franceses trajeron una compañía de Teatro para entretener a la legión asentada en Saigón. En un principio, la compañía actuaba en la esquina de Nguyen Du con Dong Khoi (cerca del actual edificio de Correos). Posteriormente, se construyó temporalmente un teatro en el emplazamiento del hotel Caravelle en la actualidad. En 1897 comenzó la construcción del Teatro de la Ópera que permanece hasta el presente.



Tras de su construcción, el edificio fue utilizado como teatro de la ópera hasta la invasión japonesa en la Segunda Guerra Mundial y la posterior guerra de Indochina. En 1955, se utilizó como Cámara baja de Vietnam del Sur hasta que en 1975 se produjo la caída de Saigón y el edificio recobró su función original.



Aunque en 1998 el gobierno municipal llevó a cabo una restauración de la fachada, con motivo del 300 aniversario de la fundación de Saigón, durante este año 2008 se ha vuelto a renovar el edificio completo pintándolo por fuera.



Sin duda, uno de los edificios más emblemáticos de Saigón, aunque no llegue a ser tan imponente como el Teatro de la Ópera de Hanoi, también de estilo de arquitectura colonial francés.

miércoles, 20 de agosto de 2008

El mito de comer arroz con los palillos

Todos (los españoles) pasamos alguna vez por nuestra primera experiencia con palillos. Generalmente, suele ser en el típico restaurante chino del barrio al que decidimos ir a cenar una noche con los amigos para hacer la gracia.

Y siempre es la misma historia. Está el típico que ya había estado antes en un restaurante chino, que más o menos se apaña con los palillos y que enseña cómo hacerlo a los que no saben, al igual que le enseñaron a él. Entonces todos nos ponemos como tontos a intentar sujetar firmemente los palillos con los dedos y a abrir y cerrar la cuña. Cuando traen la comida, que típicamente suele ser un plato de arroz tres delicias (la primera vez todo el mundo pide lo clásico), intentamos coger el arroz con los palillos y fracasamos estrepitosamente, el arroz se cae. Entonces nos preguntamos, ¿cómo cojones hacen los chinos para comer arroz con palillos si resulta tan difícil?

La respuesta es... Error, los chinos no comen arroz con los palillos, o al menos no de la forma que nosotros pensamos.


Tienda exclusiva de palillos que vi en Shanghai.

Cuando llegué a Vietnam, uno de los países donde los palillos son el utensilio de comer tradicional (junto con China, Corea y Japón), todavía era bastante torpe usándolos y siempre intentaba comer el arroz con palillos como un pringao. Algunas veces tenía suerte y el arroz frito estaba bastante pegajoso y se dejaba coger, pero otras estaba suelto y resultaba imposible. Entonces me di cuenta de que junto al cuenco donde uno se echa la comida del plato común ponían muchas veces una cuchara. Durante un tiempo ¡no entraba en mi cabeza utilizarla para comer arroz porque en España siempre comemos el arroz con el tenedor!, hasta que vi a los vietnamitas comer el arroz con la cuchara. Desde entonces, la vida fue maravillosa. :)

En Vietnam, se utilizan los palillos para comer todo tipo de comidas salvo ciertos arroces y sopas. Se come arroz con palillos cuando se trata de sticky rice o bien está hervido y apelmazado (el arroz vietnamita es de la variedad pegajosa) o bien está frito pero mezclado con una salsa que lo hace tan pegajoso que se puede coger en bolas. Si es arroz frito y suelto (el más común), se usa cuchara.

Si se come de un cuenco, existe también la costumbre de llevarse el cuenco cerca de la boca de forma que el camino desde que se agarra el arroz con los palillos hasta que llega a la boca es menor y se cae menos arroz. Si se come de un plato, se usa cuchara.

En la siguiente foto que tomé un día por ahí a la hora de comer se observa a dos vietnamitas claramente comiendo el arroz con cuchara.



Si observamos más en detalle, el de la izquierda está separando el arroz del montón con la cuchara ayudándose con el tenedor y el de la derecha utiliza los palillos con una mano para los trozos de carne o verdura y con la otra se lleva una cuchara de arroz a la boca.



Aparte de Vietnam, Wikipedia explica muy bien las diferentes etiquetas a la hora de utilizar los palillos en otros países:

- En China, si se come de cuenco se lleva el mismo a la boca y se arrastra el arroz con los palillos (bastante guarro, pienso). Si se come de plato, que no es lo habitual en Oriente, sino en los restaurantes chinos de Occidente, se debería utilizar una cuchara.
- En Japón está prohibido llevarse el cuenco a la boca (sino se trata de sopa) así que usan los palillos o ¿la cuchara esa de porcelana que ponen siempre?.
- En Corea es habitual usar una cuchara, aunque hasta hace poco se usaban palillos.

Así que ya sabéis amigos, lo de que en Asia comen el arroz con palillos, y más aún pensar que si el arroz está suelto cogen los granos uno a uno, es un mito que tenemos en España. En realidad muchas veces se come con cuchara.

En el resto de Asia, en países como Filipinas o Tailandia se lleva comiendo arroz con cuchara desde hace más de un siglo y en otros países se come... a lo Malayo. xDDDD

martes, 19 de agosto de 2008

Da Lat

Da Lat es una ciudad de Vietnam situada en las tierras altas centrales, a 1.500 metros sobre el mar, con una temperatura media entre 15º y 25º todo el año, lo que le otorga el apelativo de la Ciudad de la Eterna Primavera.



No es una ciudad muy conocida entre los turistas extranjeros ya que se sale un poco del circuito típico, pero entre los vietnamitas arrasa, es uno de los principales destinos turísticos del país. El clima es su mejor característica. Está a menos de una hora en avión de Saigón y es un refugio perfecto para escapar del bochorno tropical.

Durante el periodo de colonización de los franceses, fue lugar de encuentro de artistas y vanguardistas que buscaban un clima agradable y un punto de inspiración. Se le llamaba Le Petit Paris, el París de Vietnam. De hecho, hasta tiene una torre de comunicaciones réplica de la Torre Eiffel.



El mismo Bao Dai, último emperador de la Dinastía Nguyen, estableció en Da Lat su residencia de verano, un chalé art decó, aunque su reinado fue corto, desde 1929 a 1945, ya que tuvo que abdicar tras el triunfo de la revolución comunista en Vietnam y la llegada al poder de Ho Chi Minh. Dicen que vivió rodeado de todo lujo: mujeres, coches deportivos, caza y golf, todo un playboy.





Da Lat, la ciudad de los enamorados

Da Lat es conocida también como la Ciudad de los Enamorados por excelencia de Vietnam, muchas parejas vietnamitas van allí a celebrar su luna de miel o a pasar simplemente un fin de semana romántico, yo fui con Thoai.



La atracción estrella de la ciudad es el Lago Xuan Huong, en pleno centro, donde las parejas pueden disfrutar de un paseo en barco de pedales con forma de cisne. Ohhhh...









Junto al lago está el Jardín Floral de Da Lat. La ciudad entera está impregnada de un rollo floral muy cursi, hay flores por todos lados.







Alrededores de Da Lat

Lo mejor de Da Lat son los alrededores. Y es que las tierras altas centrales son una región repleta de lagos, cascadas, bosques y jardines, la cara menos conocida de Vietnam.



La ciudad se ve en un día, así que el resto de estancia se puede dedicar a recorrer montaña arriba montaña abajo en moto. Hay varios puntos de interés, entre ellos...

La Pagoda de Truc Lam, un monasterio zen.







Está situada en una colina junto al lago Tuyen Lam, unas vistas espectaculares.





La cascada de Datanla







El Valle de Oro (Thung Lung Vang), alternativa recomendada frente al masificado Valle del Amor (Thung Lung Tinh Yeu), ambos a las afueras de Da Lat. Se llama Valle de Oro porque contiene un lago que cuando le da el sol parece de oro.







Da Lat, otra marca más en el mapa de Vietnam y un cambio de aires muy saludable, se agradece dejar por unos días el calor y la humedad tropicales de Saigón.

martes, 12 de agosto de 2008

Templos de Angkor en Camboya

Este fin de semana pasado he viajado a Camboya para ver los Templos de Angkor con Javi (de Hong Kong) y Sergio (de Dubai). Era una de esas visitas obligadas que hay que hacer si vives en el Sudeste Asiático pero que sin querer había ido dejando...



Angkor fue la antigua capital del Imperio Jemer. Las ruinas se encuentran en el centro de Camboya, cerca de la actual ciudad de Siem Riep, y representan el esplendor de la arquitectura y arte de la civilización Jemer. Siem Riep es la puerta de entrada a los templos de Angkor, su pequeño aeropuerto tiene conexiones diarias con Bangkok, Kuala Lumpur, Hanoi, Ho Chi Minh City y otras ciudades de Asia, recibe cientos de turistas al día.

El área de Angkor se compone de varios sitios arqueológicos de gran importancia. Y es que los restos de la civilización Jemer no tienen nada que envidiar a los de civilizaciones como el Antiguo Egipto, Teotihuacan, la Antigua Grecia o Roma. El redescubrimiento de occidente de la ciudad de Angkor fue una de esas míticas historias de arqueología llenas de romanticismo, tipo Indiana Jones.



Los templos fueron construidos por los diferentes reyes que gobernaron Camboya y territorios adyacentes durante el periodo Jemer entre los s. XI y XV. En un principio, los templos estaban dedicados a deidades hindúes, pero la llegada de los budistas entre los s. XIV y XV propició el cambio a la nueva religión, y los monjes permanecieron en estos templos tras la decadencia del Imperio y abandono de los mismos en la selva hasta que fueron redescubiertos por los franceses en 1860 y dados a conocer al mundo.



Entre los más de 20 templos, unos se encuentran mejor conservados que otros, son más o menos imponentes, están construidos con diferente material y con diferentes estilos, según el rey que diseñó la obra. Resulta imposible verlos todos en un sólo día, así que es labor del viajero decidir cuales debe visitar y en qué orden. Para recorrerlos, se puede optar por alquilar un coche con conductor todo el día (sale por unos 30$), un tuk tuk o bien una bici.



Yo voy a enumerar los templos que vimos nosotros, en el orden en el que los visitamos y comentando lo que me pareció más interesante de cada uno. No es una guía para descubrir Angkor pero puede ser de gran ayuda, la cantidad de templos abruma y es importante priorizar.

En conjunto, los templos de Angkor son la maravilla arquitectónica más impresionante que he visto hasta ahora, por delante incluso de la Gran Muralla China o la Ciudad Prohibida de Pekín. Por no decir que se trata del complejo de templos religiosos más grande del mundo, es asombroso.

Los Templos de Angkor son una visita obligada a los que vengan de viaje por el Sudeste Asiático. Puede salirse un poco de los circuitos de Tailandia y Vietnam, pero merece la pena y complementa el viaje culturalmente.

Angkor - Complejo de Angkor Thom





Angkor Thom fue en realidad toda una ciudad real fortificada, construida por el más grandioso rey Jemer, Jayavarman VII. Contiene varios templos y paseos, entre ellos:
La ciudad está rodeada de un muro de varios metros de altura y con 5 monumentales puertas de acceso.



Angkor - Templo de Bayon





Situado en el centro de Angkor Thom es el segundo templo más importante del complejo de Angkor. Se caracteriza por las torres que adornan el templo con enormes caras sonrientes a cada lado, y que algunos sugieren que simbolizan el poder del rey que vigila su imperio.













Contiene además numerosos bajorrelieves que representan deidades hindúes y otros que narran escenas épicas del Imperio Jemer del s. XII, sobretodo relacionadas con la lucha que mantenían con el Reino de Champa (en el actual Sur de Vietnam).