lunes, 3 de noviembre de 2008

Revisitando la Ciudad Prohibida de Pekín

He empezado mi semana de turismo por Pekín visitando de nuevo la Ciudad Prohibida, ya que cuando estuve el pasado febrero estaba en proceso de restauración.

Esta vez he empezado el recorrido desde el principio, desde la Puerta de Qianmen, puerta principal de acceso a la Ciudad Interior amurallada de la antigua Pekín.



Luego he cruzado toda la Plaza de Tian'anmen para llegar a la Puerta de Tian'anmen o Puerta de la Paz Celestial, que permite acceder al recinto imperial.





La entrada en sí de la Ciudad Prohibida es conocida como la Puerta Meridiana.



A continuación se accede al patio de la Puerta de la Armonía Suprema.



Y se llega por fin a la Sala de la Armonía Suprema.



No me detuve demasiado en recorrer la Ciudad Prohibida ya que era mi segunda visita. Simplemente recorrí el eje principal hasta salir por la puerta Norte, la Puerta del Valor Militar Divino.



Siguiendo el eje Sur-Norte, nos encontramos con la Colina del Carbón, la cual se construyó a partir de la tierra excavada del foso del palacio. Supuestamente, protege al palacio de los malos espíritus del norte, esto es, las tormentas de polvo.





Al ser un punto bastante elevado, permite contemplar unas vistas magníficas de la Ciudad Prohibida.



Al Oeste de la Colina del Carbón se encuentra el Parque de Beihai, donde antiguamente se situaba el palacio de Kublai Kan, el punto central de Pekín antes de la construcción de la Ciudad Prohibida.



Es reconocible por la Dagoba Blanca, que se levantó con motivo de la visita del Dalai Lama en 1651.





La dagoba está situada en el islote de Jade, rodeada de un inmenso lago.



Merece la pena dar un paseo por su orilla a media tarde y contemplar las dos colinas, de lo mejor de Pekín.

4 comentarios :

Javier Sampedro dijo...

Y yo que me quedé con ganas de subir a la Colina de Carbón :( que bonitas vistas desde arriba, Si señor.

Pekín tiene mucho que ver, es una pasada.

flapyinjapan.com dijo...

A mi me pasa como a Javi-HK. Ya he ido muchas veces a Beijing y nunca he subido a la colina.

Apuntado para la próxima !!

Prognatis dijo...

No has citado ninguna vez la de Hué. Algo está cambiando en este blog ;)

Alberto dijo...

Yo en Febrero estuve a punto de subir pero no sabía muy bien si era accesible y acabe dejándolo. Esta vez ha sido una de las recomendaciones de Peque, así que he ido a eso principalmente y no me ha decepcionado.

Me estoy dejando una pasta estos días en entradas a monumentos que no veas, pero todos merecen la pena.

Pau, no he citado la de Hué, cierto (aunque no tienen nada que ver, sigo prefiriendo la de Hué). Pero eso no significa que no eche de menos Vietnam, lo sigo llevando en el corazón.