martes, 29 de julio de 2008

Oficios callejeros

Una de las características que más llama la atención de Vietnam en sus pueblos y ciudades es que las calles están siempre llenas de gente. Los vietnamitas hacen mucha vida en la calle. Es una de las cosas que más me gustan de Vietnam, que las calles estén tan llenas de vida, con gente de acá para allá, gente jugando al ajedrez chino o tomando café, gente sentada sin hacer nada, gente haciendo sus negocios... y de eso voy a hablar hoy: de la gente que tiene sus negocios en la calle; y con eso me refiero a pequeños comerciantes que montan su chiringuito por el día y por la noche lo recogen y se piran.

Ya hemos hablado de los puestos de Cà phê sữa đá que tanto gusta a los vietnamitas, a cualquier hora del día.



También tenemos a los vendedores de fruta. Aquí son muy de "de camino a casa compro una bolsa de fruta". Thoai me trae de vez en cuando frutas tropicales rarunas como lichi y longan. Ñam.







Esta señora que vende revistas tiene un kiosko de quita-y-pon, no dispone de un establecimiento fijo.



Oficios tan curiosos como el copiador de llaves o llavero, los encontrarás en la glorieta de Thanh Giong cerca de Pham Ngu Lao. Estos sí que saben sacarle partido a la moto... :)



O más curioso aún, el peluquero y afeitador. En plena calle, ¡sí señor!





Por último están los mecánicos de moto que arreglan pinchazos a pie de carretera.





Y como no, los reyes indiscutibles del oficio callejero, los Xe Ôm y su cantinela del You motorbike, sir?



Un día de estos me saco un portátil, me conecto por VPN a la Intranet de la Oficina y a vivir! xDDD

2 comentarios :

Javier Sampedro dijo...

Ya que estamos te montas un puestecito IT en la calle para reparar pcs y demás, aireadito si que ibas a estar, aunque seguro que cuando el calor apriete. Y robando los wifis cercanos, jeje :)

Prognatis dijo...

Eso, eso, ha ganar Dongs para cumplir el sueño del anterior post.

La verdad es que las fotos están muy chulas. En la India es un modo de vida parecido, el problema es que hay demasiados hindúes. Esto tiene otra pinta.

Cuando acabe el viaje ya te diré qué me ha gustado más.