martes, 22 de julio de 2008

Héroes legendarios I

A lo largo de la historia de Vietnam aparecen ciertos personajes cuyas hazañas por liberar el país de los invasores extranjeros entremezclan mito y realidad dando lugar a bonitas leyendas que elevan su figura a la de héroes nacionales.

Lê Lợi

Le Loi es un general vietnamita que consiguió expulsar a los chinos en el S. XV y que se proclamó emperador bajo el nombre de Le Thai To. Fue el fundador de la dinastía Lê, que posteriormente logró conquistar el reino Champa y expandir la nación de Vietnam hacia el Sur, dando lugar al territorio que ocupa en la actualidad.



En el S. XV, China mantenía el control sobre Vietnam. Fue un período oscuro en el que los chinos expoliaron los principales archivos y tesoros de la civilización vietnamita, causando una irreparable pérdida para su patrimonio. Un noble aristócrata llamado Le Loi, harto de la destrucción que estaba llevando a cabo China en Vietnam, inició la rebelión de Lam Son viajando por todo el país reuniendo a gente para luchar contra los chinos. La victoria llegó en 1428, tras la cual Le Loi se coronó emperador y proclamó la independencia de Vietnam.

La leyenda de la Espada Recuperada

Cuenta la leyenda que en la provincia de Thanh Hoa había un pescador llamado Le Than. Una noche, mientras pescaba, su red capturó un objeto pesado. Pensando que había encontrado un tesoro, el pescador se alegró mucho, pero cuando comprobó que se trataba de una pieza de metal alargada la tiró de vuelta al lago. Volvió a echar la red en otro lugar y al sacarla, vió que la pieza de metal había caido de nuevo en la red. Cogió la pieza de metal y la lanzó tan lejos como pudo con todas sus fuerzas. Echó por tercera vez la red al agua y cuando volvió a sacarla, la pieza de metal había vuelto allí. Sorprendido, examinó con una lámpara el extraño objeto metálico y comprobó que se trataba de la hoja perdida de una espada. No sabiendo qué hacer con ella, se la llevó a casa y la dejó en un rincón.

Varios años más tarde, Le Than se unió a la armada rebelde de Le Loi, donde rápidamente fue ascendido. En una ocasión, el General Le Loi visitó su casa, que carecía de luz y estaba a oscuras. Nada más entrar Le Loi en la casa, la hoja de la espada sintió su presencia y comenzó a brillar. Le Loi cogió la hoja y pudo leer dos palabras: Thuận Thiên (La Voluntad del Cielo).

Con el consentimiento de Le Than, Le Loi se llevó la hoja de la espada consigo.

Un día, mientras huía de un enemigo vislumbró un extraño brillo saliendo de una higuera. Escaló el árbol y encontró una empuñadura con incrustaciones de piedras preciosas. Recordando la hoja de la espada que había encontrado, unió ambas partes y vió que se ajustaban a la perfección.

Proclamando haber sido elegido legítimamente para liderar la revuelta por voluntad divina, Le Loi comenzó a reclutar soldados para su ejército y su popularidad se extendió rápidamente. En adelante, no perdió ni una sola batalla ni tuvo que volver a esconderse, todos los enemigos caían ante su espada mágica. Según dicen, cuando la utilizaba se volvía más alto y conseguía la fuerza de varios hombres. Así, poco a poco, Le Loi consiguió expulsar a todos los chinos y en 1428 ascendió al trono como emperador y proclamó la independencia de Vietnam.

Un año después de su victoria, Le Loi estaba cruzando el Ho Luc Thuy (Lago de Aguas Verdes) cuando justo en mitad del mismo emergió una enorme tortuga dorada. La espada de Le Loi comenzó a moverse por sí sola de su cinturón. La tortuga entonces se acercó al barco y dijo con voz humana que debía devolver la espada mágica a su legítimo dueño, el Rey Dragón que vivía bajo el agua. Le Loi vió claro que la espada le había sido entregada para cumplir el deber de expulsar a los chinos de Vietnam y que una vez cumplido esta debía ser devuelta o acabaría por corromperle. Le Loi lanzó la espada a la tortuga que la atrapó con la boca y descendió a las profundidades del lago. Desde entonces, el lago se conoce como Ho Hoan Kiem (Lago de la Espada Recuperada) y actualmente se sitúa en el corazón de Hanoi.





El mito de la tortuga sigue presente hoy día en Hanoi. Se sabe que existe una tortuga enorme, de 2 metros de longitud, que habita en las profundidades del lago y que rara vez sale a la superficie. De hecho, trae suerte a quien la consiga ver. Cuando estuve en Hanoi por primera vez tuve mucha suerte porque conseguí verla, ya que justo esa semana le había dado por asomarse a tomar el sol, algo que no pasaba desde hacía años. Se ha visto tan pocas veces a esta enorme criatura que entre aparición y aparición, con el paso de los años, la realidad se va conviertiendo en mito... ¿Será esta tortuga la descendiente de la tortuga dorada de Le Loi? ¿Existe de verdad? Pues sí, yo la vi... :)

Le Loi es, sin duda, uno de los héroes de Vietnam más legendarios. Todas las ciudades del país tienen una de sus calles principales con su nombre, excepto en Hanoi, donde la calle lleva su nombre de Emperador Le Thai To.

6 comentarios :

Leo Yoshiyuki dijo...

Que interesante es aprender sobre las tradiciones e historias de otros lugares y vaya suerte el haber podido ver a la tortuga.

La historia es muy bonita. Gracias por compartirla!

Prognatis dijo...

Me he empapado bien de este tipo de cracks en las guías de viajes de Vietnam. Suelen aparecer mucho.

Creo que está bien aprender un poco de historia del país que uno va a visitar.

Un abrazo!!!

Javier Sampedro dijo...

Curiosa historia. Uno nunca deja de aprender :) Pues como tu dices, los nombres son algo similares, y uno tiende a hacerse un poco de lío, jeje.

Afortunado al ver la tortuga ;) seguro que te da suerte en un futuro no muy lejano...

Alberto dijo...

Sí, la historia de Vietnam tiene muchas leyendas y hazañas heroicas interesantes que iré contando.

Es díficil seguir la pista a estos cracks porque los nombres son muy similares. Mucha gente confunde a Le Thai To (Le Loi) con Ly Thai To, fundador de Thang Long (la actual Hanoi) o con Le Thanh Tong.

tiestillo dijo...

Joer macho, es que mira que te curras toas las entradas. Yo te nombro mejor blog del ICEX 2007/2008 y puede que de más promociones. Vale, Javier también se curra el suyo bastante pero he de reconocer que en cuanto guía de viaje, curiosidades, notas históricas, etc etc te mereces un 10!

La historia está to guapante por cierto y vaya suerte, que digo suerte! vaya SUERTE! poder haber visto la tortuga :D

Alberto dijo...

Pues nada, hacéis todos fondo común, me pagáis una 2nda fase en otro país y sigo contando más cosas :) Voy abriendo una cuenta paypal...

Gracias por el 10!