jueves, 8 de mayo de 2008

Tioman

Tras pasar por Kuala Lumpur y quemar el día y la noche en la capital daban comienzo las auténticas vacaciones. Vinimos a Malasia buscando el descanso, la paz y la tranquilidad de sus islas, las aguas cálidas y cristalinas que bañan sus playas. Es por ello que la segunda etapa de la Quedada de Informáticos ICEX de Asia-Pacífico transcurrió en Tioman, una isla al sudeste de Malasia.





Tioman es un auténtica isla paradisíaca.



Sólo algunas zonas de la costa están urbanizadas por muelles y resorts, el interior de la isla se conserva virgen, pura selva. No existen las carreteras y la única forma de moverse de un punto a otro de la isla es en barca. Es por ello que organizamos una excursión en barco alrededor de Tiomán que nos llevó todo un día.

Empezamos visitando una de las muchas playas de arena fina desiertas, ¡qué paz!



Fue el momento para echarnos unas fotos y celebrar la vida como becarios ICEX.


Yo con Peque, destinado en Pekín


Asistentes a la quedada: Sidney, Kuala Lumpur, Manila, Sofía, Jakarta, Singapur, Pekín, Hong Kong y Ho Chi Minh City.

Después de pasar un rato tranquilo en la playa, algo de aventura. Nos llevaron a ver una cascada de agua dulce en el interior de la isla.


Momento Lost

La cascada era de película. Agua pura y fresca salida de un manantial. Arriesgamos un poco ascendiendo por las resbaladizas rocas pero mereció la pena llegar hasta arriba y dejar que el salto de agua te diera un masaje en la espalda.



Continuamos el viaje alrededor de la isla y descubrimos una posible inspiración de las Torres Petronas de Kuala Lumpur.



Para terminar la excursión, esnórquel.

Lo mejor de Tioman es el mar transparente de color turquesa, impresionante. Es uno de los mejores lugares del mundo para bucear, sin duda.



Estuvimos nadando una hora larga, bajando para ver de cerca el coral.



Y rodeados de pececillos mientras les dábamos de comer pan bimbo. Hasta vimos peces payaso entre anémonas.



Fue una experiencia divertida. Era la primera vez en mi vida que hacía esnórquel y me lo pasé como un enano. No puedo esperar a sacarme la certificación PADI de buceo y hacer inmersiones, como están haciendo la mayoría de mis compañeros becarios del sudeste asiático.

El final del día fue mágico. Volvimos a nuestra playa y nos quedamos chapoteando en la orilla con unas cervezas contemplando la puesta de sol, momento que se me quedará grabado para siempre.





La quedada fue un éxito. A menos de medio año para acabar la beca, tuvimos tiempo de compartir nuestras experiencias estos meses en nuestros destinos, nuestros viajes por el mundo y nuestras perspectivas de futuro de quedarnos por Asia o volver a España cuando acabe la beca. La verdad es que todos mis compañeros son gente de puta madre, buenos amigos que cuando nos juntamos lo pasamos en grande.

No quisiera empañar el viaje detallando el infierno que sufrimos hasta llegar a Tiomán pero el organizador, Juan, no puede quedar impune después de haberme hecho pasar la peor travesía de mi vida, en serio. Por suerte, la estancia en Tiomán fue tan maravillosa que lo compensa todo. Mil gracias por llevarnos allí, estamos en paz. xD

Después de este viaje, no puedo dejar de pensar en la próxima escapada a Bangkok en Junio con mis compañeros.

3 comentarios :

Prognatis dijo...

Wow que fotos más paradisíacas. La vida del becario es durísima. Aunque supongo que alguien tiene que hacerlo ¿no?

Javier Sampedro dijo...

Pues si, la verdad que el trayecto fue un poco infierno como algunos comentaban, pero una vez llegado al lugar... lo demás queda atrás y sólo tocaba disfrutar de la paz del lugar y sus increibles parajes.

Fue un placer compartirlo con tan buena gente. Ahora se echa de menos :( esperemos que algo más se pueda repetir.

blete dijo...

Qué cab$%&!!!!!

Vaya pedazo de viaje con tanta buena gente (bueno, todos no, Koala es el más cabr$%& de todos! :P)

Un abrazo chaval, seguid disfrutando que se nos acaba!!!!