viernes, 28 de marzo de 2008

Introducción a Hong Kong

Antes de empezar a contar cosas sobre Hong Kong, vamos a conocer cómo está distribuido geográficamente el territorio y un poco de historia. Así luego ya estáis ambientados.

Organización geográfica - Hong Kong no es sólo una isla

La Región Administrativa Especial de Hong Kong está al Sureste de China. Está formada por una península y varias islas.



El territorio se organiza en tres partes:

- La isla de Hong Kong, centro político y económico de la región.
- La península, parte continental, de Kowloon y los Nuevos Territorios, donde vive más de la mitad de la población de Hong Kong.
- Otras islas, como Lantau o Lamma, apenas pobladas y explotadas únicamente por industrias y zonas pesqueras.

Se denomina Hong Kong a la región, no a la ciudad en sí. Victoria es la ciudad-estado que contempla la capital de Hong-Kong.

Iré contando cosas de cada zona en sucesivos posts.


Desde el Victoria Peak, la cumbre de la montaña de la isla de Hong Kong, se divisa el extremo sur de Kowloon, Tsim Sha Tsui, al otro lado del canal.

Historia - Del Hong Kong británico al Hong Kong Chino

Tal y como aprendí en el Museo de Historia, los británicos comenzaron a llegar a Hong Kong (etimológicamente Puerto Fragante) sobre 1685 desde sus concesiones en la India. Establecieron la Compañía de las Indias Orientales con el fin de exportar té, seda y porcelana a Europa. La demanda de productos chinos en Europa creció rápidamente, pero los chinos no estaban interesados en importar productos de Europa, sólo aceptaban plata, por lo que la balanza comercial se empezó a desestabilizar. Sin embargo, con el tiempo los británicos encontraron por fin algo que los chinos querían: opio, traído de la India.

China cayó en una grave adicción al opio, que se convirtió en la única moneda de pago británica, difundiendo y alimentando aún más tal adicción. Las reservas de opio en los campos de la India eran inagotables y el Gobierno chino empezó a preocuparse por la salida de plata del país a cambio de una sustancia que, literalmente, se esfumaba. En 1799, el Emperador Qing prohibió el comercio de opio en China. Los británicos continuaron vendiendo opio de forma ilegal a través de oficiales corruptos, hasta que en 1839, el Gobierno quiso frenar definitivamente el comercio de opio y enviaron a las tropas a sitiar Cantón, quemaron todas las posesiones de opio y expulsaron a todos los comerciantes británicos de China.

El Reino Unido cortó las relaciones con China y en 1840 envió a su flota naval en Asia a ocupar y bloquear los principales puertos del país como medida de presión para que China liberalizara el comercio, en lo que se denominó la Primera Guerra del Opio. China no pudo hacer frente al bloqueo y finalmente capituló. A cambio de la retirada de tropas, China cedió formalmente al Reino Unido la isla de Hong Kong durante un periodo de 100 años tras la Convención de Chuenpi, y más tarde en régimen de perpetuidad tras la firma del Tratado de Nanjing en 1842.

El ambiente no se estabilizó y varios incidentes desencadenaron la Segunda Guerra del Opio, que culminó con la Convención de Pekín en 1860. Además de legalizar el comercio de opio, China se vió obligada a ceder parte de la adyacente península de Kowloon al Reino Unido.

En 1898, el territorio de la colonia británica aumentó con el arrendamiento de los Nuevos Territorios, New Kowloon y la isla de Lantau por 99 años.

Desde 1843 hasta la actualidad, Hong Kong ha dependido como colonia de la Corona del Reino Unido. El máximo dirigente político era el Gobernador de Hong Kong, nombrado por el Gobierno británico.

Llegados a 1997, el acuerdo de arrendamiento de los territorios adyacentes a Hong Kong había cumplido su plazo y el Reino Unido se encontraba en la obligación de devolverlos; No así con la isla de Hong Kong y Kowloon, cedidos de forma perpetua. Sin embargo, con más la mitad de la población de la colonia viviendo en los Nuevos Territorios en ese momento, la situación hubiera resultado insostenible. El Reino Unido decidió devolver todo el territorio.

Tras la Declaración Conjunta Sino-británica, el territorio completo de Hong Kong bajo gobierno colonial británico se convirtió en la Región Administrativa Especial de Hong Kong de la República Popular China el 1 de julio de 1997.

En la Declaración Conjunta, China prometió que bajo la política "un país, dos sistemas", el sistema económico socialista en China no se aplicaría en Hong Kong, que mantendría su sistema y estilo de vida capitalistas durante 50 años. La Ley Básica de Hong Kong acordada en la Declaración Conjunta dejaba a Hong Kong un alto grado de autonomía en todas las materias, a excepción de las relaciones exteriores y la defensa.


La foto muestra una herencia británica todavía muy presente, los tranvías de dos pisos y el edificio del Consejo Legislativo, de estilo neo-clásico diseñado por un arquitecto británico, que data de 1912.

Región Administrativa Especial, SAR

Hong Kong es una de las dos Regiones Administrativas Especiales de China, la otra es la antigua colonia portuguesa de Macao. Además de la independencia del sistema económico, administrativo y judicial, gozan de un sistema de aduanas y fronteras propio. Para entrar y salir de cualquiera de estas regiones es necesario pasar por un control de Inmigración, incluso si se viene desde la China continental.

La ventaja de ser Español es que como ciudadano Europeo no necesitas visado, puedes disfrutar de un permiso de estancia como turista de hasta 3 meses en cada una de las regiones.

Ambas regiones también disponen de su propia moneda, el dólar de Hong Kong y la Pataca, de similar valor monetario.

Para más información sobre Hong Kong, recomiendo el blog de Javi, becario de Informática destinado allí, que suele postear con regularidad cosas interesantes sobre su vida en la isla.

5 comentarios :

tiestillo dijo...

EL PUTO AMO ERES!!

Alberto dijo...

XD

Javier Sampedro dijo...

Esto si que es información... diosss, que bueno. Intentaré esmerarme en futuros posts, jeje, aunque no llegaré a tu altura.

Alberto dijo...

Te faltó ir al Museo de Historia. De verdad, lo explican tan bien que sólo tuve que mirar las fechas y los nombres de los Tratados. De hecho, la historia de Hong Kong en Wikipedia es bastante pobre. No cuentan la movida del opio, que es lo interesante.

Anda que no te queda todavía por contar de Hong Kong. Yo estuve una semana y tengo para rato, así que tú en un año, uf.

Javier Sampedro dijo...

Si, tengo tiempo por delante. Espero aprovechar los findes algo más y hacer algunas visitas culturales.. ya iré contando.