martes, 5 de febrero de 2008

Têt

El Tết Nguyên Đán o Festival de la Primera Mañana del Primer Día del Nuevo Año es la festividad más importante de Vietnam. Anuncia la llegada del Año Nuevo Lunar. El país entero se paraliza durante una semana, antes y después del día de Año Nuevo. Se conoce comunmente como Têt.





En Vietnam no se celebra simplemente el paso de un año a otro, sino que al igual que hacemos en occidente durante la semana de Navidad toda la familia se reúne y se llevan a cabo varios ritos y tradiciones. En esta época, todos los vietnamitas expatriados regresan a Vietnam para pasar tiempo con sus familias.

La fecha exacta del Têt varía de un año a otro debido a las diferencias que existen entre los calendarios lunar (354 días) y solar (365 días). Tiene lugar entre el 19 de enero y el 20 de febrero del calendario gregoriano, coincidiendo con el Año Nuevo Chino. Al igual que en China, cada año sigue el zodiaco de 12 animales en 5 ciclos. 2008 es el año de la Rata, en vietnamita Mậu Tý.




La celebración del Têt se divide en 3 etapas:

Preparación previa al Têt (Tất Niên)

Durante la semana anterior, las calles de Saigón se llenan de luces y adornos, de pétalos de flor amarilla de albaricoque y de farolillos rojos.







Los ritos del Têt comienzan siete días antes del día de Año Nuevo. Es entonces cuando los Táo Quân, los tres espíritus del hogar que habitan en todas las casas, ascienden a los cielos para informar sobre los acontecimientos del año anterior al Emperador de Jade. Durante estos siete días, los vietnamitas ponen orden en su vida de cara a empezar un nuevo año. Visitan los cementerios e invitan a los espíritus de los familiares fallecidos a volver a casa para que toda la familia pueda celebrar el Têt unida. Se hace borrón y cuenta nueva, se pagan deudas, se limpia todo y se arregla la casa. Es importante que todo esté en perfecto estado para el día de Año Nuevo. Es habitual que durante estos últimos días las obras en los hogares se prolonguen día y noche (lo cual implica martillos a las 3 de la madrugada) con el fin de estrenar casa en Año Nuevo, esto trae buena suerte.

Una de las tradiciones más bonitas es colgar en el salón de casa un papiro con un poema pintado con tinta negra deseando felicidad, prosperidad y longevidad para el Año venidero.


Varios papiros, dedicados a la Primavera (Xuân), Felicidad (Phúc), Fortuna (Lộc), Longevidad (Thọ).

Al igual que hacemos en occidente durante la Navidad, los vietnamitas también decoran sus casas con un árbol, el Árbol de Año Nuevo. En el sur se planta el Hoa Mai y el albaricoque, ambos de flores amarillas. En el norte se planta el Hoa Ðao, melocotón de flores rosas. En el árbol se cuelgan adornos de color rojo, para proteger el hogar de los espíritus malignos.



Las calles y los bulevares también se llenan de flores con ocasión del festival de la primavera.



La época de Têt es la más cara del año para las familias. Se pagan todas las deudas, las propinas son generosas y los policías se hinchan a poner multas para obtener sobornos. Cuanto más dinero se consiga reunir para el Têt, más derrochadora será la celebración. Una bonita tradición es dar a los niños unos sobres rojos con Lì Xì (lucky money o dinero de la suerte). Los vietnamitas ven todo este gasto como algo necesario para ganar la aceptación de los dioses durante el siguiente año.




Puestecillo callejero donde venden adornos para el árbol de Têt y sobres rojos para el dinero de la suerte.


Víspera del Têt (Giao Thừa)

En la víspera de Año Nuevo, los Táo Quân vuelven a la tierra. Al llegar la medianoche todos los problemas del año anterior se dejan atrás y se celebra con júbilo. Para dar la bienvenida a los dioses y ahuyentar a los espíritus malignos que estén merodeando, la tradición dice que hay hacer el máximo ruido posible con tambores, petardos y fuegos artificiales.




Día del Têt y posteriores (Tân Niên)

Durante el día de Año Nuevo todos los acontecimientos que le ocurran a uno son muy importantes y marcarán el curso de la vida en el año entrante. Cualquier cosa o persona con la que se tenga contacto ese día puede simbolizar buena o mala suerte. La gente se esmera en no enfadarse y ser amable y también en no realizar acciones que traigan mala suerte, como ensuciar o romper cosas.

También es crucial que el primer visitante del año de una casa sea el apropiado, para garantizar la buena suerte de la familia que la habita. Este acto se conoce como Xông Ðất. El padre de familia se cuida mucho de que ningún indeseado pueda entrar en su casa después de la medianoche. Lo ideal es un hombre rico, casado y con hijos, y si es extranjero mejor. En la lista negra de visitantes están las mujeres solteras de mediana edad, gente sin trabajo, gente que haya sufrido un accidente o haya perdido un familiar recientemente. ¡Llevan la superstición al extremo!

Los tres días siguientes al día del Têt son oficialmente festivos, pero casi todo el mundo se toma libre toda la semana. Las calles se vacían, los vietnamitas se quedan en casa con su familia o van al pueblo a visitar a sus familiares, hasta que la actividad va volviendo poco a poco. Esto implica que Têt sea la peor época del año para hacer turismo en Vietnam. Muchos locales cierran toda la semana o abren sólo parte del día, los museos cierran, los guías turísticos no trabajan, es casi imposible encontrar taxis, antes del Têt la ciudad se colapsa de gente por las calles y después todos se quedan en casa con sus familias.



Sin más que añadir, Chúc Mừng Năm Mới, ¡Feliz Año Nuevo (Lunar) a todos!

2 comentarios :

tiestillo dijo...

copón!! vaya entrada te has currado hoy chaval! de donde has sacado toda la info? no me creo que te la sepas de memoria xD seguro que has traducido la lonely planet :P

Oye tiene que ser un sufrir para una solterona ese día de año nuevo no? me imagino que nadie la querrá invitar a su casa... que lástima

Alberto dijo...

Estos días he estado haciendo muchas fotos y sabía de qué iba la historia, pero me faltaba hilar los temas. Para eso he tirado un poco de guía Lonely y Wikipedia.

El árbol de Año Nuevo no lo había visto en la vida, no sabía qué especie era, por ejemplo, y tanta flor amarilla por todas partes me descolocaba. La historia de los Tao Quan tampoco la conocía; sabía que antes de Têt la gente arreglaba sus asuntos, pero no sabía porqué, desconocía las implicaciones divinas.

En fin, que tirar de guía ha sido más para ordenar las ideas e hilar las fotos que para documentarme. Para eso ya he dejado frito al contable vietnamita de la Oficina con mis preguntas :)

Sobre las solteronas en Año Nuevo, pues se quedan en sus casas. No son bien recibidas en casa ajena, así de simple y desgarrador.