viernes, 8 de febrero de 2008

Shanghai

Bienvenidos a un paseo por Shanghai.



Shanghai es la capital económica de China y una de las cuatro ciudades administradas directamente por el gobierno central. Es el símbolo del comunismo capitalista de la nueva China.

Durante el S. XIX vivió una época de esplendor con los asentamientos de británicos, americanos y franceses; herencia que todavía hoy es visible en partes de la ciudad como el Bund o la Concesión Francesa.



El mejor sitio para empezar la visita es People's Square. El parque, rodeado de rascacielos, da una buena perspectiva de la ciudad y además contiene 3 edificios interesantes: el Museo de Shanghai, el Teatro Ópera de Shanghai y el estrambótico Museo de Planificación Urbana de Shanghai.







La visita continúa por Shanghai Old Street, a la que se puede llegar caminando.



Se llama Old Street porque recrea una calle de edificios de la China clásica.







La ambientación está muy conseguida, con edificios de arquitecturas de estilo Ming y Qing.

Adentrándonos en las callejuelas de bazares de Old Street descubrimos uno de los lugares más pintorescos de Shanghai, el Jardín de Yuyuan. Para mi fue lo mejor de la visita, un respiro de tranquilidad en medio de una ciudad en frenética actividad.







Están considerados como uno de los mejores ejemplos de Jardín Chino. Combina a la perfección los elementos esenciales: pabellones, estanques y variada vegetación.





Según parece, fue diseñado durante la dinastía Ming, entre los años 1559 y 1577. Un funcionario, de nombre Pan Yunduan, decidió construirlo a imagen y semejanza de los jardines imperiales. El funcionario quería que sus padres, que no podían trasladarse a la capital ya que eran demasiado mayores para viajar, pudieran ver que aspecto tenía un jardín de este estilo. Por eso le dio el nombre de Jardín Yuyuan (Yu significa salud y tranquilidad).





Junto al Jardín está el Estanque del Loto, atravesado por el Puente de los Nueve Giros, un puente con 9 zigzags que consigue dejar atrás a los espíritus malignos que persiguen al que lo cruza. Durante la semana de Año Nuevo el puente estaba abarrotado de gente; ya se sabe, los chinos y sus supersticiones.



Siguiendo la visita, no podemos dejar pasar un templo budista chino en China. El mejor ejemplo es el Templo del Buda de Jade.





Ese día festivo el templo estaba muy concurrido de fieles encendiendo incienso y rezando en dirección a los cuatros puntos cardinales. Los niños intentaban encestar monedas en la vasija para conseguir buena suerte.



Para terminar la visita por Shanghai fuimos a Pudong, el distrito financiero junto al río Huangpu sobre el que destaca el skyline.

El edificio más llamativo e icono de la ciudad de Shanghai es la Oriental Pearl Tower, la torre de televisión más alta de Asia y la tercera del mundo con 468 m de altura.





La torre consta de 3 esferas con miradores desde los que se puede observar Shanghai en 360 grados. Si miramos abajo vemos los rascacielos que pueblan Pudong, algunos de ellos en construcción, como el Shanghai World Financial Center





Al otro lado del río podemos ver el Bund y el resto de la ciudad de Shanghai que se extiende hasta perder la vista.



Cuando mejor se aprecia Pudong en todo su esplendor es por la noche desde el Bund. Una panorámica del skyline iluminado es uno de los mejores recuerdos de Shanghai.



Shanghai es la ciudad que mejor refleja el espíritu de modernidad de la nueva China, sin perder su personalidad y autenticidad cultural.

Por si hacer turismo fuera poco, también me lo pasé genial saliendo de fiesta con Enrique y el resto de becarios de Shanghai, que buena gente, con Manolo y sus compañeros de Seul, con Javi de Hong Kong, ... ¡fueron unos días inolvidables! Por supuesto doy gracias a Enrique, Informático en Shanghai, por acogernos en su casa (sin calefacción pero con provisión suficiente de edredones, aires acondicionados, estufas y gatos).

3 comentarios :

tiestillo dijo...

Bueno chaval! como te lo curras coño! wapisimo el "documental" :)

que pasa si los niños no consiguen meter las monedas en la vasija y se les acaban? que angustia XD

Javier Sampedro dijo...

Que bien documentado, asi da gusto. La verdad que Yuyuan una pasada, para gastar fotos y mas fotos. No me importaria repetir algun finde por Shanghai.. ya se vera..

Un saludo

Alberto dijo...

@Javi: A mi tampoco me importaría repetir en Shanghai pero no me queda tan cerca como a ti, Javi.

Aparte, tengo todavía mucho por ver en el Sudeste Asiático!

@Borja: El suelo estaba lleno de monedas que rebotaban en la vasija, no creo que se acabaran...

De hecho, todo el templo estaba lleno de monedas, incrustadas en muebles, figuras, puestas de pie en repisas y bordes de vasijas. Una locura.