miércoles, 16 de enero de 2008

Mui Ne

Escapada de fin de semana a Mui Ne.

Esta vez no he ido con mis amigos becarios de Saigón, sino con Thoai.

Mui Ne es un pueblo costero cerca de Phan Thiet. Está a 4 horas en autobús de Ho Chi Minh City y se ha convertido en el destino playero más popular en las proximidades de la capital del Sur de Vietnam, perfecto para relajarse un fin de semana y huir del bullicio urbano y la contaminación.



Mui Ne es un pueblecito de pescadores, pero el creciente turismo estos últimos años ha hecho que en la costa proliferen los resort hoteleros. Aún así, han sabido conservar la linea de palmeras cocoteras a lo largo de los 15 km de playa y queda un paisaje bonito.



Por lo general, algunas zonas de playa no están muy limpias y están llenas de restos de moluscos, algas, medusas y basura. Pero entre tanto desperdicio, se pueden encontrar estrellas de mar :)



La mayor parte de la costa está frecuentada por pescadores de barcas-cesta, embarcaciones típicas de Vietnam muy curiosas.







Mui Ne es un buen destino para surfistas entre agosto y diciembre y de octubre a abril, cuando los tifones de Filipinas producen grandes olas. La fuerte brisa marina también lo hace muy popular entre los amantes del windsurf y kitesurf. Como me queda aquí al lado, espero volver para disfrutar de estas actividades.

Lo mejor de Mui Ne, además de las playas, son las excursiones. Si estás alojado en cualquier resort de la costa, es fácil preguntar y apuntarte a excursiones que se llevan a cabo diariamente.

Es posible recorrer los puntos de interés en plan circuito en autobús o en jeep.

Nosotros empezamos por el Suoi Tien o Manantial del Hada (Fairy Stream). Es un arroyo que atraviesa una zona de dunas con formaciones de roca tipo cañón a un lado y bosque de bamboo con dunas al otro, en plan oasis.





El agua transcurre sobre la arena y crea un camino de barro muy cómodo para andar descalzo a lo largo de unos pocos kilómetros hasta llegar a su nacimiento, una pequeña cascada rodeada de palmeras.



Aunque el acceso es libre, es recomendable (e inevitable) hacer el camino con guías locales: niños de entre 6 y 10 años que te hacen el paseo más animado y te señalan donde no debes meter la zarpa si no quieres hundirte en el barro. Son muy divertidos y hablan bastante bien inglés. Durante el camino se ponen a jugar, a pelearse, a echar carreras, a rebozarse en plan croqueta, a tirarse bolas de barro... cosas de niños.


Nosotros íbamos acompañados de 3 niños y 3 niñas, parecíamos una familia.

Cuando regresas al pueblo, les das una propinilla para chuches y más contentos que unas pascuas.

En realidad se agradece ir acompañado porque la estampa del cañón es bastante desoladora, piensas que en cualquier momento te pueden salir los moradores de las arenas de Star Wars.



El segundo punto de interés era el puerto de Mui Ne, donde atracan los pescadores y venden e intercambian la mercancía pescada.

El puerto es verdad que olía raro, Thoai me comentó que en este pueblo y en los de alrededor de Phan Tiet elaboran la salsa de pescado Nuoc Mam, una especialidad culinaria de Vietnam. Consiste en una salsa picante preparada a base de pescado fermentado en salmuera durante 12 meses. El olor de esta salsa es tan fuerte que según la normativa de aviación internacional se prohibe su transporte a bordo.






Aquí tenemos a una buena mujer recuperando los cangrejos de las redes.

El siguiente punto del circuito es para mí el más interesante: el Desierto de Arena Blanca. Está a 10 kilómetros de Mui Ne pero vale la pena acercarse.

Surge de la nada en medio del campo un desierto de arena blanca de varios kilómetros de extensión.



En cuanto pasas la primera duna, ya estás completamente rodeado de arena.



Echas a andar para adentrarte en el desierto y en pocos minutos ya estás agobiado de ver sólo arena en el horizonte.



Nada más llegar al desierto, se te acopla un niño con un trineo casero de plástico para que te deslices por las dunas. No parece gran cosa pero no te puedes quitar de encima al niño y este te pone caras tristes si no usas su trineo, así que acabas aceptando.

Lo mejor para mí fue que pude practicar vietnamita básico y logramos conocernos.


Toc, que majo el niño. También le di propina para chuches.

El trineo no desliza todo lo que debería y la pendiente de las dunas no es muy pronunciada, suficiente para controlar la frenada si no quieres llegar abajo y comer arena. Nada comparable a cuando nos tirábamos Oli, Toni y yo sentados en una tabla de snowboard por las colinas nevadas de la Calabaza, ¡vaya piñas!




Ya está, ya he hecho la gracia.

Hay otro desierto en Mui Ne, el Desierto de Arena Roja. Está más cerca del pueblo y, por tanto, más concurrido. Se hace más difícil imaginar que estás en un desierto.





Nada más llegar, los niños también te dan la chapa con el trineo, pero les dices que ya te has deslizado en el otro desierto. No te creen, pero (Bricoconsejo) te vacías los bolsillos de arena blanca y te dejan en paz.

El circuito todavía tiene más puntos de interés, como el Cañón Rojo, que te traslada a Marte, pero ya era un por demás. Pasamos de coger esa excursión opcional y volvimos al hotel cansados.

Todos los puntos de interés son de acceso libre, por lo que pillar la excursión en el resort es un poco timo, pudiendo alquilar una moto y hacer las excursiones a tu bola. Para la próxima vez ya sé. ;)


La puesta de sol en Mui Ne, muy bonita.

Y fin del viaje.



Al día siguiente, de vuelta a Ho Chi Minh City. El viaje en autobús fue bastante movido e intranquilo. En una carretera de doble sentido, el conducto no dejaba de adelantar cuando veía claramente un camión viniendo en sentido contrario. Había momentos en los que tenían que pasar los tres vehículos en paralelo a escasos centrímetros. Yo no dejaba de llevarme las manos a la cabeza. En fin, ya se sabe, en las carreteras de Vietnam no hay accidentes, sino "errores de cálculo".

Hasta otra.

4 comentarios :

tiestillo dijo...

Muy buena la entrada tio, como siempre.

Y las fotos cojonudas. Me encanta tu blog :)

hermanisima (twentydur) dijo...

Las fotos son espectaculares, menos mal que no eres como twentydur que no se digna a poner fotos propias ;)

Alberto dijo...

@Tiesto: Tu blog también se sale Borja, creo que somos los becarios que más actualizado lo solemos tener... (¿nos sobrará mucho tiempo?)

Después de tanto viaje, a ver si continúo contando culturilla general de Vietnam, que tengo muchos temas en el tintero.

@Hermanisima: Juan saca unas fotos increibles. Sabe manejar su pepino de cámara como un profesional. En Singapur me flipaba verle jugar con los tiempos de exposición y hacer fotos de noche que parecían de día.

A ver si se monta un flickr o un picasa y empieza a colgar sus fotos y ya de paso pone alguna en el blog :)

Vietnamitas en Madrid dijo...

Se nos hace raro que no visitarais la fábrica de salsa de pescado...
Aquí os dejamos las fotos un par de lugares de interés de Mui Ne.

Un abrazo