lunes, 14 de abril de 2014

Cambios en el visado de Vietnam

En los últimos meses se han producido algunos cambios en la regulación de visados para Vietnam. Mucha gente que llega al blog me pregunta sobre ello antes de preparar su viaje, así que he pensado escribir un post aparte donde aclarar todo lo que tenga que ver con visados a Vietnam.



Solicitar el visado para Vietnam

Actualmente existen dos formas de obtener el visado a Vietnam:

  1. Visado a través de las Embajadas y Consulados de Vietnam en el exterior

    El procedimento consiste en desplazarse hasta la Embajada de Vietnam y presentar una solicitud de visado, junto con el pasaporte original y una fotografía. El formulario de solicitud se puede obtener en la propia Embajada o se puede llevar impreso si se ha rellenado con antelación en la web del Ministerio de Exteriores de Vietnam, visa.mofa.gov.vn. Rellenar la solicitud a través de internet permite al solicitante comprobar el estado en curso y recibir un aviso para recoger el visado cuando esté listo.

    El plazo normal es una semana. Después de abonar las tasas y recoger el visado en la Embajada, el pasaporte ya tiene impresa la pegatina por lo que no es necesario realizar ningún trámite adicional al llegar a Vietnam, tan solo desembarcar del avión y pasar por el control de inmigración. Tener este visado también permite acceder a Vietnam por tierra desde China, Camboya o Laos.

  2. Visado on-arrival

    Una forma alternativa de conseguir el visado es hacerlo al llegar al aeropuerto internacional de entrada a Vietnam, lo que se conoce como visado on-arrival. Para ello es necesario disponer de una carta de invitación de una agencia autorizada por el gobierno vietnamita. Esta carta se puede solicitar a través de internet por medio de agencias como myvietnamvisa.com.

    La carta se tramita en un plazo normal de 2-3 días. Se recibe el documento por email y es necesario imprimirlo para presentarlo en el mostrador de facturación antes de embarcar hacia Vietnam. Al desembarcar en el Aeropuerto de Hanói o en el Aeropuerto de Ho Chi Minh, hay que dirigirse al mostrador de visado on-arrival para abonar las tasas de sellado correspondientes y recibir la pegatina en el pasaporte.

    Esta segunda opción ahorra dinero y tiempo en desplazamientos a la Embajada pero tiene el inconveniente de tener que hacer cola al llegar al aeropuerto después de varias horas de viaje. La espera en el mostrador de visado on-arrival puede tardar entre 15 minutos y 3 horas, dependiendo de la afluencia de turistas que lleguen con carta de invitación.

Si después de aterrizar en Hanói o Ho Chi Minh City se conecta con un vuelo doméstico, se recomienda encarecidamente no optar por hacer el visado on-arrival, sino obtener el visado a través de la Embajada con el fin de evitar la espera al aterrizar en Vietnam y no perder la conexión.

Extensión de visado dentro de Vietnam

El visado que se obtiene a través de la Embajada o con la carta de invitación tiene una duración máxima de 1 mes o 3 meses, dependiendo de la categoría. Expirado ese tiempo, el visitante está obligado a abandonar Vietnam o enfrentarse a una multa por cada día extra que se permanezca en el país de manera ilegal.

Hasta hace poco, los visitantes extranjeros podían obtener una extensión del visado en Vietnam mediante un sencillo trámite. Uno podía acercarse a cualquier agencia de viajes en el barrio mochilero de Pham Ngu Lao en Ho Chi Minh o la zona de Cau Go en Hanói y solicitar una extensión de visado para seguir viajando o viviendo en Vietnam.

Sin embargo, esta opción ya no es posible desde que el 1 de Noviembre de 2013 entraran en vigor nuevas restricciones en la política de inmigración de Vietnam. Actualmente, las autoridades exigen que la solicitud de extensión de visado venga acompañada de un sello de la policía. Para obtener este sello, uno debe disponer de residencia habitual en Vietnam y estar registrado en la comisaría local, por lo que difícilmente pueden hacerlo las personas que vienen de turismo y se alojan en hoteles.

Así pues, si un visitante desea permanecer más de 3 meses en Vietnam sin tener que pedir un nuevo visado, lo más seguro es negociar el alquiler de una vivienda y asegurarse de que el casero le ha registrado en la comisaría local para conseguir el sello de la policía en el momento de extender el visado.

Exención de visado para viajar a Phu Quoc

Con el fin de incentivar la llegada de visitantes y promocionar su atractivo turístico internacional, el gobierno de Vietnam ha declarado la isla de Phu Quoc como zona exenta de visado.



A partir del 10 de Marzo de 2014 se concede la exención de visado de Vietnam a los turistas con pasaportes extranjeros que entren en Vietnam a través de una puerta fronteriza internacional con destino Phu Quoc. Los turistas pueden entrar a través del Aeropuerto Internacional de Phu Quoc o bien a través del Aeropuerto Internacional de Noi Bai en Hanói o el Aeropuerto Internacional de Tan Son Nhat en Ho Chi Minh City para a continuación dirigirse a la isla de Phu Quoc.

Los pasaportes deben tener una validez mínima de 45 días y la estancia en Phu Quoc no debe superar los 30 días. Si los turistas desean viajar a otras regiones de Vietnam o permanecer en Phu Quoc más de 30 días deben obtener un visado en el Departamento de Inmigración de la isla.

martes, 28 de enero de 2014

Coron

Aeropuerto de Manila, 12 del mediodía.

Después de una escala infernal en la capital filipina llegaba por fin el momento de subir al avión y poner rumbo al paraíso. Tan solo unas pocas semanas antes ni por asomo hubiera imaginado hacia dónde estaba a punto de embarcar. Había organizado las vacaciones deprisa y corriendo, con el anuncio de que todos los comercios y establecimientos en Saigón cerrarían durante días con ocasión del Año Nuevo Lunar. Quedarse tirado en Vietnam no era una opción, así que con el pasaporte prácticamente lleno y sin una página libre donde estampar una mísera pegatina mi lista de destinos se limitaba a aquellos países de alrededor en los que no necesitara visado. Por ejemplo, Filipinas.



Resulta que no era esta la primera vez que viajaba a Filipinas durante Año Nuevo Lunar, el acontecimiento anual más importante del Lejano Oriente, y no era cuestión de repetir destino durante la misma época del año. Así que habiendo descartado Boracay, las otras opciones playeras más populares eran Puerto Galera y Bohol. Pero no terminaban de convencerme y terminé por descartarlas igualmente, realmente lo último que necesitaba eran playas abarrotadas de turistas, fiesta y noches de alcohol. Buscaba la tranquilidad y el sosiego de un lugar remoto y perdido. Y para eso nada mejor que Palawan, la última frontera.



Anteriormente había estado en El Nido, al norte de Palawan, y me pareció entonces un lugar increible. Recuerdo que en aquel viaje nos hablaron de un lugar llamado Coron, que estaba aún más al norte que El Nido, y decían que era igual de espectacular y aún menos accesible por lo que recibía una menor afluencia de turistas. Se antojaba como el destino perfecto. En las noticias había leído además que Coron fue una de las zonas de Filipinas castigadas por el tifón Yolanda el pasado mes de Noviembre. La industria turística se había visto afectada y los comerciantes locales necesitaban la llegada de visitantes como agua de mayo, así que me pareció genial poder contribuir a su recuperación en la medida de lo posible.



Así pues, tras encontrarme en el aeropuerto con Tello, amigo del colegio mayor universitario y compañero de viaje, subíamos a nuestro avión y despegábamos puntualmente en dirección a Busuanga, la isla más grande del archipiélago de las Calamianes. Históricamente, las islas Calamianes fueron el primer lugar de Palawan al que llegaron los españoles, que entonces declararon el conjunto de islas como una provincia político-militar española independiente. Más tarde, en 1749 España compró la parte continental de Palawan al sultán de Borneo y organizó todo el conjunto en una sola provincia, llamada Calamianes, con capital en Taytay. Por su historia, Filipinas siempre nos hace sentir un poco más cerca de casa a los españoles que vivimos en esta parte del globo.



Al aterrizar en el aeropuerto Francisco B. Reyes vimos con nuestros propios ojos los efectos del paso del tifón por la zona de Coron. Faltaban la mitad de las letras del cartel del aeropuerto y aún estaban reconstruyendo varios edificios de la terminal que habían sido dañados durante la tormenta. El paseo por el interior de la isla también fue desolador, bosques enteros de árboles quebrados y arrancados de cuajo de la tierra.



Afortunadamente, a nuestra llegada a Coron Town comprobamos que el principal núcleo urbano de la isla no había sufrido serios daños. Con apenas 43.000 habitantes, la ciudad sobrevive gracias al turismo y a la industria pesquera por lo que resulta muy vulnerable al impacto de un tifón.



La pérdida más significativa que sufrió Coron Town fue el símbolo de la ciudad, una cruz de hierro que coronoba el monte Tapyas, situado a sus espaldas.



Justo en frente de Coron Town se encuentra la propia isla de Coron, que da nombre al municipio. Esta isla formada por roca caliza fue nuestra principal razón para viajar a un lugar tan remoto de Filipinas.



Lo primero que hicimos nada más llegar a Coron fue cumplir con una de las actividades que recomiendan, subir los 700 escalones del monte Tapyas durante el atardecer para contemplar la puesta de sol desde la cima. Desde ese punto se tiene una preciosa panorámica de las islas que salpican el archipiélago.



Después cenamos y nos marchamos pronto a dormir ya que al día siguiente nos queríamos levantar temprano para comenzar con las excursiones.

Día 1 - Tour alrededor de la isla de Coron



El norte de Palawan, y concretamente los alrededores de Coron, son un sitio estupendo para hacer lo que se denomina island hopping o salto de isla en isla en barca. Para el primer día escogimos el tour más básico, un paseo en bangka rodeando la isla de Coron y deteniéndonos en algunos puntos para practicar esnórquel. La primera parada fue Twin Peaks, un par de rocas sobresaliendo del mar. Vimos corales vivos y montones de peces de colores.



Continuamos dando la vuelta a la isla hasta que nos metimos en una bahía de aguas turquesas rodeada de acantilados.



Llegamos hasta un pequeño embarcadero y pusimos un pie en la isla de Coron.



Desde el embarcadero había un camino que se dirigía hacia el interior de la isla. Subimos por unas escaleras hasta un mirador que nos regalaba una impresionante vista de las formaciones de karst en Coron.



El camino continuaba en dirección a una de las principales atracciones, el lago Kayangan. Se trata de un lago que es mitad agua dulce y mitad agua salada y tiene fama de ser uno de los lagos más limpios de Asia.



Aquí también pudimos hacer esnórquel y la verdad es que a pesar de que no había vida marina fue una pasada. La visibilidad debajo del agua era casi total y permitía ver muchos metros por delante. Además, al estar completamente limpio de vegetación el fondo submarino se asemejaba a un planeta desierto compuesto por suelo de arena y pareces verticales de afiladas rocas.



Después de la visita al lago tocó hacer una pausa para el almuerzo. Pasado el mediodía continuamos el recorrido por otras lagunas que perfilaban la costa de Coron, entrando en algunas de ellas.



En la mayoría de estas lagunas el fondo estaba a una profundidad tan escasa que era necesario subir el motor fuera borda y empujar el barco con un palo, para evitar golpear el casco contra las rocas y el coral. Mereció la pena llegar hasta algunos puntos para contemplar el fondo a nuestros pies. El agua del mar era totalmente transparente.



Más tarde nos dirigimos a un grupo de siete islas conocidas como Siete Pecados.





Siete Pecados es sin duda el mejor sitio de Coron para practicar esnórquel. Es como sumergirte en un gran acuario, con una gran variedad de peces y corales. Casi todos los tours que incluyen esnórquel hacen parada en este punto.



La última etapa del tour nos llevó a CYC, la única playa de Coron en la que no hay que pagar acceso. En el resto de playas normalmente cobran un impuesto turístico de 100 PHP o 200 PHP, que va incluido en la tarifa del tour.



Al ser de acceso gratuito, CYC suele estar casi siempre llena durante el día. La composición de su playa resulta además perfecta para los cursos de iniciación al buceo.



Por suerte para nosotros, cuando llegamos a la playa muchos de los barcos regresaban ya a puerto, así que nos quedamos la playa para nosotros solos durante las última horas de luz. Con el ocaso también nuestro barco emprendió el regreso a Coron Town.



El primer día nos había deparado unos bonitos paisajes de karts y el placer de hacer esnórquel en el norte de Palawan. No obstante, nos quedamos con las ganas de descubrir el secreto mejor guardado de estas aguas, unos restos de naufragios de acorazados japoneses hundidos durante la Segunda Guerra Mundial, algunos de los cuales se encuentran a profundidades accesibles. Pero eso merecía otra excursión aparte y lamentamos no contar con días suficientes.

Día 2 - Las playas del Sur



Comenzamos la segunda jornada del viaje rumbo hacia el sur para descubrir las mejores playas de la Bahía de Coron, cruzando el mar abierto hasta el estrecho de Tampel.



La travesía en bangka duró unas 2 horas pero os aseguro que mereció la pena llegar hasta ese grupo de islas, pocas playas he visto yo como estas en Asia. La primera parada fue Bulog Beach, un conjunto de dos islotes que permanecen unidos a la península de Malaroyroy.



El más pequeño de los islotes tenía un par de cabañas construidas, pero vimos que estaban abandonadas. Parecía un lugar ideal para jugar a los náufragos y a punto estuvimos de decirle al capitán del barco que nos dejara allí tirados y que volviera a recogernos dentro de un par de días sino fuera porque aún nos quedaba por ver lo mejor del tour.



Desde el segundo islote la entrada a la península está prohibida, por ser propieda privada del lujoso resort Two Seasons, pero la verdad es que había playa más que suficiente para tumbarse a tomar el sol y pegarse unos chapuzones.



Al mediodía llegó la hora del almuerzo, y para ello nos dirigimos a Banana island, a pocos minutos en barco de allí.



Entre otras comodidades, esta isla dispone de un resort a precios asequibles y zonas de descanso donde hacer camping y barbacoas. Si uno busca desconectar totalmente del mundo y acampar en una isla perdida, definitivamente este es el lugar. Tan sólo es necesario acordar el transporte desde Coron.



Nuestro almuerzo consistió en aros de calamar en salsa picante, cangrejos hervidos, pescado a la parrilla aderezado con una salsa vinagreta muy parecida a la que elaboramos en España y de postre mango. Un festín del que dimos cuenta rápidamente para poder echarnos tranquilamente la siesta en la playa.



Ya por la tarde embarcamos de nuevo para dar el último salto hasta la isla de Malcapuya.



Malcapuya es una de esas playas de catálogo de viajes, de arena blanca y agua azul claro, con la primera línea intacta y repleta de palmeras.



No en vano, los locales la llaman la "Boracay de Palawan" porque es una playa de calidad semejante a Boracay aunque todavía mejor si cabe, ya que apenas hay nada construido.





En esta fantástica playa terminó nuestro segundo día de tour antes de regresar a puerto. La verdad es que solo con haber estado allí ya había merecido la pena el viaje a Coron.

Día 3 - Ruta en moto por el interior de la isla



Después de dos días seguidos con excursiones por el mar nos apetecía algo de turismo interior para cerrar el viaje, así que para el tercer día alquilamos un par de motos de cross y nos echamos a la carretera por el interior de Busuanga.



Los primeros kilómetros nada más salir de Coron Town eran de carretera asfaltada, sin nada de tráfico, cruzando aldeas de chabolas y pasando junto a iglesias construidas en mitad de ninguna parte. Nuestro objetivo era descubrir el auténtico ambiente rural de Filipinas.



Tras un rato conduciendo avistamos en la cima de una colina la Iglesia de Bintuan. Nos salimos de la carretera y nos acercamos a verla de cerca. Era una iglesia curiosa, construida con piedra y adornada con conchas y caracolas, al estilo catedral del mar.



Más adelante llegamos hasta el poblado de Bintuan, que justo estaba celebrando sus fiestas patronales en honor a Nuestra Señora de Candelaria. Después de ver esta imagen del pueblo adornado con los típicos banderines de colores a uno le quedan pocas dudas de que la tradición española arraigó fuertemente en Filipinas.



Poco después de dejar el pueblo atrás la carretera asfaltada pasó a ser un camino de tierra por el interior de la selva. Comenzaban las emociones fuertes.



Cruzamos puentes de madera imposibles y subimos por colinas desde donde se divisaban valles con campos de arroz.



Más adelante llegamos a Puerto del Sol, una bahía donde vimos algunos resorts de lujo con embarcaderos para yates.



Hacia mediodía llegamos por fin al destino que nos habíamos propuesto, Concepción. Situado a 40 km de Coron Town, el poblado no ofrecía mucho a sus visitantes salvo el silencio y la calma de la típica villa costera filipina, pero era nuestra recompensa por el esfuerzo de conducir hasta tan lejos.





Almorzamos y dimos media vuelta para estar de regreso en Coron Town antes de que se nos echara encima la oscuridad de la noche. Os dejo aquí un mapa con el recorrido que hicimos por la costa sur de Busuanga.



Al día siguiente por la mañana pusimos punto y final a nuestra aventura en Coron y regresamos a Manila. Fue un viaje muy breve pero una vez sirvió para confirmar que el norte de Palawan es uno de los destinos más increibles del Sudeste Asiático. Si puedo me gustaría volver para sacarle partido a la certificación PADI de buceo y así ver algunos de los barcos hundidos japoneses. Tiene que ser una experiencia única.



¡Hasta otra, Filipinas!

jueves, 24 de octubre de 2013

Railay

Estoy intentando atar los últimos cabos y terminar de escribir las historias que me faltan por publicar en el blog. Así pues, este post llega con retraso, pero tenía muchas ganas de contar la escapada que hice a Railay durante las vacaciones de primavera justo antes de poner el broche final a mi estancia en Japón.



Railay (o Rai Leh) es una pequeña península situada en la costa del mar de Andamán, en la provincia de Krabi. Aunque fuera de Tailandia no es muy conocida, sus majesuosas playas no tienen nada que envidiar a las de destinos tan populares como Ko Phi Phi o Phuket. Y es que, aunque se encuentra unida a tierra firme, en la práctica podríamos decir que se trata de una isla más, ya que la península permanece aislada por altos acantilados de piedra caliza y únicamente es accesible por mar. La mejor forma de llegar hasta aquí es en barca long tail desde Ao Nang (a 10 minutos) o desde Krabi (a 30 minutos), aunque también hay rutas de ferry que conectan con las islas más importantes.



Railay se divide en cuatro áreas principales: Phra Nang (al sur), Railay Oeste, Railay Este y Tonsai (al norte). El alojamiento en Railay es limitado y por lo general caro en relación a sus prestaciones, por lo que conviene reservar con antelación. La mayor oferta hotelera se concentra en el centro de la península. Los resorts más lujosos están en la cara oeste, mientras que la cara este ofrece precios más asequibles. Esto se debe a que la playa de Railay Este está poblada de manglares y más bien es un barrizal, así que la mayoría de huéspedes que se alojan en esta zona cruzan al otro lado para bañarse en Railay Oeste.



La playa de Railay Oeste es bastante buena y ofrece un bonito paisaje. A un lado se encuentra cercada por Thaiwand Wall, una pared de piedra caliza de 200 metros que todos los escaladores profesionales sueñan con conquistar.



El espacio central de la playa está ocupado por unos pocos resorts que se aseguran de mantener los precios caros durante todo el año. Aún así, si vuestro bolsillo os lo permite os recomiendo alojaros en esta parte de Railay ya que sales de la habitación y tienes la playa a un paso.



Al norte de Railay Oeste existe un pasadizo a través de la jungla que conecta con Ton Sai. Es un trekking de unos 20 minutos trepando por unos riscos. No requiere tener habilidad para la escalada pero el acceso puede llegar a ser incómodo para personas en baja forma, niños y gente mayor.



Ton Sai es el refugio de los mochileros por excelencia en Railay. Los hoteles de esta zona tienen los precios tirados, sobre todo en temporada baja, y hacen las delicias de aquellos viajeros que desean pasar una buena temporada en Railay por un módico coste.



Y es que, por extraño que parezca, muchos de los llegan a este lugar tan paradisiaco y remoto vienen para quedarse durante todo el invierno. Railay está considerada la meca de la escalada en el sudeste asiático y en Ton Sai se ha desarrollado una curiosa oferta turística orientada a este tipo actividad. Así, ya sean principiantes o profesionales, suelen reunirse aquí decenas de aficionados para practicar juntos este deporte, aprender de los más veteranos y compartir el buen rollo.



Las paredes verticales de los acantilados de karst son un elemento natural perfecto para la escalada, pero si además de esto le sumamos unas playas magníficas y un mar en calma apto para el buceo y el kayak ya tenemos el combinado perfecto para unas vacaciones de aventura.



Railay quizás no sea el mejor lugar para aprender a escalar desde cero. La roca caliza es traicionera y el agua puede hacerla resbaladiza o incluso puede llegar a desprenderse de la montaña, así que quizás es mejor dar los primeros pasos en un rocódromo. Aún así hay clases de introducción y guías que se conocen la orografía del lugar como la palma de su mano y proporcionan a los escaladores información útil sobre las diferentes rutas y el grado de dificultad de cada pared.



Aquellos que vengan de lejos no tienen que preocuparse por traer consigo todo el material, ya que es posible alquilarlo in situ.



A partir de ahí, depende de la mentalidad y la resistencia de cada uno llegar hasta los lugares más recónditos de Railay y subir hasta lo más alto para contemplar unas vistas de infarto.



Aquellos que no somos tan valientes como para practicar este deporte de riesgo nos conformamos con hacer algo de trekking. Aparte de la ruta que conecta Ton Sai con Railay Oeste, en Railay Este encontramos un pasadizo que nos lleva a recorrer algunas rutas interesantes por el sur de la península.



A unos cien metros en dirección a la playa de Phra Nang nos topamos con una ladera por la que cuelga una gruesa cuerda hecha con nudos. Nuestros amigos los monos nos indican el camino hacia arriba.



Tras un ascenso prolongado de unos 20 minutos llegamos a una interseccion. Si tomamos el camino de la izquierda al cabo de 10 minutos llegaremos a un mirador y obtendremos nuestra recompensa al esfuerzo. Nos aproximamos con mucho cuidado al borde del acantilado y desde aquí podemos apreciar unas vistas impresionantes al interior de Railay.



Si después de esto nos hemos quedado con más ganas de aventura estamos de suerte, tenemos un segundo reto. Volviendo a la intersección veremos un cartel que indica "Lagoon" hacia la derecha. Aquí comienza el camino que lleva hasta la laguna escondida, uno de los secretos más increibles de Railay.



El camino empieza como un trekking sencillo pero conforme vamos descendiendo aumenta la dificultad. Hay que tener cuidado al salvar los desniveles escarpados y no resbalar en las cuestas embarradas. Se recomienda llevar calzado adecuado, nada de sandalias o chanclas. A mitad de camino llegamos a un punto en el que muchos se plantean dar media vuelta. Si queremos seguir avanzando no nos queda otra que escalar por tres paredes verticales de hasta 5 metros. Algún alma caritativa decidó instalar en su día algunas cuerdas pero aún así resulta complicado para aquellos que nunca hemos escalado. Yo conseguí salir ileso, pero en todo momento me aseguré de tener gente alrededor por si acaso. Por si sirve de consuelo, el camino de regreso es más sencillo. Subir cuesta menos que bajar.



Al cabo de 20-30 minutos, dependiendo de nuestra habilidad como hombre-araña, llegamos a la laguna escondida. La segunda recompensa del día.



La gente no se aclara muy bien de si se trata de una laguna de agua dulce o si está conectada con el mar de forma subterránea, pero uno ciertamente tiene la impresión de haber llegado al centro de la Tierra.



Sin duda fue el momento que más disfruté de mi estancia en Railay y me hizo sentir genial. Pensé que solo por haber llegado hasta aquí el viaje había valido la pena por la dosis de aventura.



No obstante, si esto no es suficiente para convenceros del potencial de Railay como destino turístico, tranquilos que he dejado lo mejor para el final. En el extremo sur de la península se encuentra Phra Nang, la mejor de las cuatro playas de Railay y posiblemente una de las mejores playas de toda Tailandia.



Arena fina, mar cristalino y un paisaje de ensueño, su fama es bien merecida.



El único inconveniente, aunque resulta inevitable, es que desde primera hora de la mañana la playa se llena de turistas que llegan desde Krabi o Ao Nang en tierra firme, o de otras islas como Ko Phi Phi o Phuket solo para pasar el día.



Desde mar adentro la playa es reconocible por el montículo que forma Happy Island y por las dos imponentes masas de roca que encierran la playa ambos lados.



A un lado Thaiwand Wall, y al otro lado encontramos la base de una montaña erosionada formando una cueva que contiene un santuario.



El santuario está dedicado a una princesa tailandesa que murió ahogada y que con el tiempo terminó dando nombre a la playa, Phra Nang. Sorprende encontrar numerosas tallas de madera con forma fálica que han sido donadas como ofrenda por los pescadores de la zona para contentar al espíritu que allí habita.



Después de presentar nuestros respetos podemos dejar correr el tiempo hasta llegar al mejor momento del día en Phra Nang, el ocaso. Es entonces cuando la playa se vacía de turistas y uno puede disfrutar de algo de paz y tranquilidad junto al mar.





Los atardeceres en el mar de Andamán tienen fama de ser espectaculares y Railay no decepciona.



Un paisaje idílico para una luna de miel romántica. Lástima que la mayoría de agencias de viaje en España que ofertan paquetes turísticos a Tailandia incluyan el hotel en Krabi o en Ao Nang, nada que ver con la experiencia que se vive aquí.



Llegar a Railay exige salirse del itinerario típico y mojarse los pantalones al desembarcar del long tail, pero en mi opinión merece mucho la pena. Es un lugar fantástico al que me gustaría volver, la próxima vez espero que acompañado.